14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!
El día del hecho, la Policía se presentó al lugar para realizar las investigaciones pertinentes. LA PRENSA/ Cortesía

El día del hecho, la Policía se presentó al lugar para realizar las investigaciones pertinentes. LA PRENSA/Cortesía

Acusada de matar a su madre partió en dos el cuchillo cuando la atacaba

Aracely Vega Lazo trató de borrar las evidencias del crimen lavando la sangre de la víctima que quedó regada en la escena

La mañana del 10 de junio de 2021, cuando Aracely Vega Lazo, de 32 años, atacó a su madre Dominga Lazo Zeas, de 64 años, lo hizo con tanta saña que partió en dos la hoja metálica del cuchillo de 22 centímetros de largo por dos de ancho, cuando le daba las estocadas.

Lo anterior fue revelado por uno de los policías que acudió al lugar de la escena del crimen, acontecido en la comarca Mina La  India, municipio El Jicaral, departamento de León.

“Una  parte de la hoja metálica (del cuchillo) estaba a tres metros de la entrada de la casa y la otra parte en el costado  derecho”, dijo el investigador policial al brindar su testimonio en la primera audiencia del juicio.

Borró manchas de sangre

Aracely Vega Lazo trató de borrar las evidencias del parricidio que le atribuye la Fiscalía y para ello limpió las manchas de sangre que quedaron dispersas en la casa donde ocurrió el crimen.

“Aplicamos el reactivo luminol en toda la casa y a medida que lo aplicábamos iban apareciendo las manchas de sangre que fueron limpiadas y lavadas”, explicó el perito biólogo y oficial de la Policía, Richard Santamaría.

Lea también: Diez cuchilladas recibió madre de parte de su propia hija en El Jicaral, León

“La mayor cantidad sangre estaba en el pantry y la pared cercana a la cocina, seguidamente se descubrieron gotas de sangre en la antesala, en las sillas del comedor y en una habitación”, describió el testigo ante el juez Sergio Berríos Vallejos.

El luminol es un derivado del ácido ftálico y es utilizado en química forense para detectar manchas de sangre y emite una luz fluorescente al  ser rociado sobre el objeto o sitio de donde fue borrada la sangre.

No pudo sostener coartada  

Aracely Vega no pudo sostener por mucho tiempo su coartada, pues cayó en contradicciones al declarar ante los investigadores y su hija (de 8 años) dijo la verdad de lo sucedido. Además, Vega no supo explicar a la Policía los aruños que tenía en los brazos, mismos que le provocó su madre cuando se defendía del ataque, así como el origen de las manchas de sangre que tenía en la blusa que vestía la mañana del crimen.

La niña —quien brindó su testimonio asistida por su padre— relató que ella escuchó discutir a su mamá (Aracely Vega) con su abuelita (Dominga Lazo), mientras miraba televisión en la sala y después su mamá le dijo a ella que fuera a buscar ayuda.

Lea además: Anciana muere calcinada en incendio en Matagalpa

La menor también expresó que no entendía lo que pasaba, pero lo comprendió cuando al regresar miró a su abuelita ensangrentada, refirió la oficial Ermicela Bojorge Ramírez al brindar su testimonio.

Confiesa verdad a forense

La acusada inicialmente aseguró que su madre fue atacada por cuatro hombres armados, a quienes no les miró los rostros por estar encapuchados, pero después se contradijo al afirmar que solo eran dos los atacantes.

Puede interesarle: Mujer mata a nicaragüense de cinco cuchilladas en Costa Rica

La acusada de parricidio al verse acorralada contó al forense que mató a su madre porque la “humillaba” y la tildaba de “arrimada”,  y que la mañana del crimen su progenitora le reclamó por no haberle hecho el depósito de un abono en una entidad crediticia.

El juicio para Aracely Vega seguirá el próximo 13 de octubre, a partir de las 12:30 minutos del mediodía.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: