14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

Fachada del edificio del INSS. LA PRENSA/ARCHIVO.

Déficit del INSS ascendió a 3,597.2 millones de córdobas en 2020, revela el Banco Central

El incremento en el déficit "se asocia a la crisis sanitaria derivada de la pandemia, que ocasionó desafiliaciones por el cierre parcial, temporal o total de algunas empresas", justificó el BCN

El Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) finalizó el 2020 con un déficit de 3,597.2 millones de córdobas, reveló el Banco Central de Nicaragua en su Informe Anual, publicado el pasado 31 de marzo.

El déficit del INSS de 2020 fue mayor al de 2019, cuando según el BCN se ubicó en 2,709.8 millones de córdobas. Pero esta vez, el régimen culpó a la pandemia del Covid-19 del aumento en el déficit y no a la crisis de la entidad.

Le puede interesar: ¿Por qué los pensionados y cotizantes deben prepararse para una nueva y dura reforma al INSS?

“El mayor déficit fue resultado de un menor crecimiento de los ingresos por contribuciones sociales (5.2% versus 12% en 2019). Lo anterior se asocia a la crisis sanitaria derivada de la pandemia, que ocasionó desafiliaciones por el cierre parcial, temporal o total de algunas empresas, traduciéndose en una disminución en el número de afiliados a la seguridad social en 3,819 asegurados (-0.5%) respecto a 2019”, argumentó.

Sin embargo, la crisis del INSS no es nueva, ni sencilla de resolver. El año pasado, el régimen de Daniel Ortega decidió oxigenar al INSS con 2,084 millones de córdobas provenientes de los recursos que consiguió por medio del Fondo Monetario Internacional (FMI), luego de que los organismos financieros internacionales decidieran facilitarle dinero al país, ya que fue afectado por los huracanes Eta y Iota.

Esa inyección de recursos confirmó la magnitud de la crisis de la entidad, cuyas finanzas entraron en déficit desde el 2013 y se agravaron en los últimos años. Esos recursos se sumaron los más de 3,000 millones que el régimen transfirió a la entidad por medio de la reforma del Presupuesto General de la República de 2020.

Según expertos en el tema consultados por LA PRENSA para otros artículos, el INSS ha podido alargar su agonía mediante reformas, que han afectado más a las empresas, cotizantes y pensionados, pero que no han garantizado su sostenibilidad. Su situación se agravó después de la crisis sociopolítica, que provocó que en apenas dos años se perdieran más de 3,400 empresas que aportaban a sus finanzas y 186,772 cotizantes, según el Anuario Estadístico del instituto de 2019.

Lea también: Régimen de Ortega revela otro desastre financiero en el INSS en 2020 y 2021

El Banco Central solo menciona los 3,819 asegurados menos de 2020, con respecto a 2019. Sin embargo, mientras en marzo de 2018 había 896,869 afiliados al INSS, en diciembre de 2020 solo aparecen 723,206, es decir hacen falta 173,663 cotizantes para llegar a la cifra que existía antes de la crisis sociopolítica.

Más gastos

Según el Banco Central, las finanzas del INSS además fueron golpeadas por el incremento del 7.5 por ciento en sus gastos, principalmente por pensiones (7.3%) y prestaciones médicas (9.4%).

Lea además: Tras un año oculto, el INSS publica su anuario estadístico, que revela la pérdida de más de 3,400 empresas en Nicaragua

Y es que según el Anuario Estadístico del INSS de 2019, mientras los cotizantes activos bajan, la cantidad de pensionados va en aumento cada año. Entre el 2018 y el 2019, se sumaron 31,019 pensionados, llegando en ese último año a casi 300,000, de los cuales 249,335 son pensiones ordinarias (incluidas las pensiones reducidas), 30,528 de víctimas de guerra y 1,704 pensiones especiales.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: