14
días
han pasado desde el arresto de nuestro gerente Juan Lorenzo Holmann, y la toma de las instalaciones. Nuestra Redacción está hoy en el exilio. ¿Vas a permitir que la dictadura se salga con la suya?

Ricardo Ramírez McNally participó en el juicio de Christian Josué Mendoza Fernández, conocido como El Viper. LA PRENSA/ Tomada de El 19 Digital.

¿Quién es Ricardo Ramírez McNally, el perseguidor de los empresarios en nombre de la Alcaldía?

El jurista, quien tiene un despacho jurídico llamado Rojas&Ramírez —ubicado en el centro de Managua— tiene un historial de casos relacionados a narcotráfico y la crisis sociopolítica de 2018

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

Ricardo Ramírez Mcnally, el pintoresco abogado que se ha convertido en la pesadilla de los empresarios y en el arma de la Alcaldía de Managua para perseguirlos, puede aceptar los más terribles apodos y epítetos sin inmutarse sobre su actuar como litigante: que no se prepara para ir a los juicios, que ni siquiera lee los expedientes de sus defendidos, que es un pasa papeles… Pero lo que en realidad no soporta es cuando su maestro, el penalista Ramón Rojas Méndez, le dice en tono jocoso que lo único bonito que tiene son sus ojos verdes.

“Se pone rojo, rojo y los ojos se le ponen como que se le van a salir”, dijo un abogado penalista que ha escuchado las bromas de Rojas Méndez en los pasillos de los juzgados de Managua.

Con sus casi 300 libras de peso Ramírez Mcnally hizo click con Rojas Méndez cuando el abogado, que defendió a Ortega de la acusación de violación de su hijastra Zoilamérica Ortega Murillo, le impartió clases en la Escuela de Derecho de la Universidad Politécnica de Nicaragua. Desde entonces sus vidas profesionales y personales se han cruzado.

“Rojas (Méndez) es jodedor y el gordo (Ramírez McNally) también por eso se han llevado tan bien”, dijo el penalista. Ninguno de los dos pudo ser ubicados por LA PRENSA para una entrevista.

“Además, el gordo es desalmado”, añadió la fuente que pidió anonimato. “Si hay que guardar los escrúpulos para ir a cobrar a un cliente y no de la mejor manera el indicado es él  y eso Rojas (Méndez) lo sabe y lo aprovecha. Con los clientes Rojas Méndez es el abuelo comprensivo, educado, el caballero y McNally el que no tiene modales, el que camina desesperado por el dinero”.

“Hasta lo regaña frente a los clientes por la falta de educación para cobrarles”, dijo la fuente. “Pero es una trama de ellos”, añadió.

Lea además: Alcaldía de Managua en voraz cacería contra empresarios, los amenaza con cárcel

Esa fama de desalmado de Ramírez McNally ha salido a relucir en los últimos meses, amenazando con cárcel a empresarios que no paguen inmensos reparos fiscales impuestos por la Alcaldía de Managua (ALMA). El penalista tiene una larga lista de empresarios o gerentes de empresas a quienes ha acusado por el delito de Defraudación a la Hacienda Municipal, sin agotar la vía administrativa.

El abogado Tony López llamó a Ramírez McNally en representación de la empresaria Victoria Cárdenas Lacayo, una de las perseguidas por la Alma, el 9 de julio pasado cuando se percató que las tres dueñas de Inmobiliaria Intermezzo habían sido acusadas en un juzgado penal y conoció de cerca el lado explosivo del controversial penalista.

“Le dije que las señoras Lacayo y Cárdenas no habían cometido delito y que su acusación penal era calumniosa y sin fundamento porque todavía las resoluciones de cobro de la Alcaldía eran objeto de trámites de impugnación y recursos en la vía administrativa, me contestó: el caso que lo resuelva la juez”, dijo López a LA PRENSA.

“En los juicios en los que ha participado jamás ha presentado una defensa que vos digás ‘guao el gordo se preparó’, siempre atacaba la forma, hacía el show pues, verborreico como solo él”, dijo un ex fiscal que se encontró con Ramírez McNally en muchos de los juicios sobre narcotráfico en los últimos 15 años.

Porque Ramírez McNally ha estado como defensor de acusados por narcotráfico y crimen organizado en los juicios más emblemáticos que se recuerden, aparte de ser defensor en 2018 del famoso “Viper”. Todos los casos importantes le caían a él. “Hacete la pregunta por qué estaba en todos los casos más importantes”, dijo el ex fiscal.

“No solo es porque buscaban a Ramón Rojas (Méndez), él gestionaba sus propios casos”, reveló el exfiscal.

Hace varios años cuando el hijo de Rojas Méndez, Ramón Rojas Urroz, un prometedor penalista hijo también de la magistrada Rafaela Urroz, renunció a un cargo que tenía en el Poder Judicial para ir a trabajar con su padre, Ramírez Mcnally se puso celoso y se fue a poner tienda aparte y dejó las oficinas del grupo por la zona de Linda Vista.

Como nunca se peleó seriamente con Rojas Méndez, el veterano abogado lo siguió a las nuevas oficinas y fundaron Rojas&Ramírez, la misma oficina que hoy persigue a los abogados.

La bonanza económica

Ramírez McNally muestra la bonanza de la que goza en las redes sociales. Anuncia en su página de Facebook, por ejemplo, que presta dinero si le ponen vehículos en garantía. También anuncia que vende vehículos como un Infiniti deportivo que puso a la venta el 4 de julio pasado.

El abogado, originario de Chinandega, está casado con una defensora pública. Estos son los casos controversiales en los que Ramírez MacNally ha participado.

Caso Televisa

El 20 de agosto de 2012, 18 personas se hicieron pasar por periodistas de la cadena mexicana Televisa, cuando en realidad transportaban cocaína y 9.2 millones de dólares. Ramírez McNally fue uno de los abogados defensores de los mexicanos, quienes fueron procesados por lavado de dinero y narcotráfico.

En ese entonces, el abogado alegó que no existía ningún delito de lavado de dinero, pues consideró que se trataba de defraudación aduanera, al decomisarse los 9.2 millones de dólares que transportaban.

Hermanos Fariñas

En el 2012, Ramírez McNally fue el abogado defensor de Pedro Fariñas, hermano de Henry Fariñas, acusado de crimen organizado, lavado de dinero y transporte internacional de droga en perjuicio del Estado de Nicaragua. Su maestro Ramón Rojas Méndez, era abogado de otra de las acusadas.

El Viper

Christian Josué Mendoza Fernández, mejor conocido como “El Viper” y quien estuvo atrincherado en la Universidad Politécnica (Upoli), fue representado por el abogado en octubre de 2018,  cuando fue acusado por crimen organizado, terrorismo, asesinato agravado y robo agravado.

Durante el juicio, el Viper fue utilizado por la Fiscalía para incriminar a los opositores Félix Maradiaga y Luciano García.

Casos más recientes

Luego de los acontecimientos de 2018,  Ramírez McNally se unió a la Alcaldía para recaudar fondos tras estallar la crisis sociopolítica.

Uno de los casos, reportados por El Nuevo Diario, en julio de 2019, señaló que Ramírez McNally cobró 3.2 millones de córdobas a un empresario, dueño de una chatarrería, supuestamente bajo el argumento de defraudación tributaria.

El penalista despojó al ciudadano de una casa y seis camiones, más el pago inmediato de dos mil dólares.

En ese momento, el abogado explicó que la casa dada en garantía pasaría de manera preventiva al Registro de la Propiedad de Managua.

Conectado a hombre de confianza de Fidel Moreno

Una fuente que solicitó el anonimato, manifestó que Ramírez McNally es muy cercano al director de Recaudación de la Alcaldía de Managua, Erick Canales, y este a su vez es uno de los hombres de confianza del secretario general de la ALMA, Fidel Moreno.

Canales se convirtió en director de Recaudación de la comuna capitalina en julio del año pasado, cuando la captación de impuestos comenzó a caer de manera estrepitosa.

Este funcionario fue delegado de la Alcaldía de Managua en el distrito uno y tres, después pasó a Catastro y suele acompañar con frecuencia a Moreno en visitas e inauguraciones de proyectos, según una nota publicada por LA PRENSA el 14 de julio de 2019.

Le puede interesar: Empresaria denuncia que Alcaldía quiere montarle juicio civil para despojarla de sus bienes.

Ramírez McNally es quien lleva las notificaciones legales a los empresarios afectados, con una máxima eficiencia.

Él fue quien llevó la notificación extrajudicial a Victoria María Lacayo, Victoria Cárdenas Lacayo y María Cárdenas Lacayo, de Inmobiliaria Intermezzo.

En esa notificación McNally le advirtió a Victoria Cárdenas Lacayo que, si no se presentaba a pagar la supuesta defraudación, por el orden de 9.5 millones de córdobas, se procedería a ejecutar una orden de allanamiento y captura por medio de la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía Nacional.

La empresaria negó rotundamente deberle esa cantidad de dinero a la ALMA.

“La juez emitió la orden judicial a la 1:15 p.m. del 21 de agosto y dejaron en Intermezzo la carta, con copia de la resolución de la juez, a las 3:00 p.m. del mismo día. En hora y media, pasó del juzgado, al despacho, la firmó Ramírez y la fue a dejar a Intermezzo”, refirió Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la Alianza Cívica y esposo de Victoria Cárdenas.

De acuerdo con una investigación de LA PRENSA, hay más de 200 empresas con sumas infladas de impuestos municipales y con amenazas de parte de las autoridades de llevar a sus dueños a la cárcel.

De acuerdos a tres fuentes que declararon en condición de anonimato, el modo de operar de la Alcaldía es que primero realizan una auditoría y luego resuelven que la empresa debe cierta cantidad en impuestos atrasados y comienzan a cobrar, a la par de que cobran también entablan una acusación penal por Defraudación Tributaria a la Hacienda Municipal. Para esto han contratado al abogado Ramírez McNally.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: