14
días
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD! ¡LA DICTADURA NO PUEDE
OCULTAR LA VERDAD!
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. #LibertadParaLosPresosPolíticosdeNicaragua #LibertadParaLosPresos
PolíticosdeNicaragua

José Dariel Abreu ha conectado 190 jonrones en las Grandes Ligas. LAPRENSA/AFP

La historia de José Dariel Abreu: De comer solo arroz durante la semana a acumular 81 millones de dólares

Cuenta Abreu que en Cuba no se podía dar el lujo de tener un menú en cada comida. "Si solo había arroz comíamos eso durante toda la semana, luego había solo huevo y eso teníamos que comer".

José Dariel Abreu asaltó el liderato de cuadrangulares de la Liga Americana (11) tras los últimos tres partidos: seis jonrones, empatando un récord de más vuelacerca en una serie de tres desafíos. Los últimos en conseguirlo habían sido: Hee Seop Choi en 2005, Shawn Green (2002), Alex Rodríguez (2002) y Barry Bonds (2001). Sin embargo, el éxito de Abreu no viene de la noche a la mañana, sino del trabajo constante. Es de los pocos cubanos que no han perdido la cabeza luego de hacerse millonario y nunca olvida cómo sufría por un plato de comida en Cuba, además que en medio de su pobreza, siendo ya jugador, recuerda que utilizaba un caballo como medio de transporte para entrenar, según le confesó en 2015 al periodista Michael Miller de la revista Chicago Magazine.

Cuenta Abreu que en Cuba no se podía dar el lujo de tener un menú en cada comida. “Si solo había arroz comíamos eso durante toda la semana, luego había solo huevo y eso teníamos que comer. No había nada de lujos”, rememora el atleta que salió hacia Haití y luego a República Dominicana cuando decidió apostar por un mejor futuro hasta arribar a Estados Unidos. El primera base de los Medias Blancas de Chicago pasó de naufragar en la pobreza a ser de los jugadores de la isla con más dinero: firmó por 68 millones de dólares y hasta la fecha ha acumulado 81 millones. Curiosamente, a diferencia de Yasiel Puig y Yoenis Céspedes, quienes empezaron a derrochar parte de su dinero, Abreu no lo ha hecho, solamente se compró una casa de 400,000 dólares en Miami. “Me ayudó el hecho que zarpé con mi esposa y ella ha sido clave en mi vida. Compramos la casa en Miami porque no aguantamos el frío de Chicago. El clima de Miami se parece al de Cuba”, relató.

Te puede interesar: Desde El Montículo: De las reglas no escritas del beisbol a las reglas escritas de la vida

La historia de Abreu no es de esos jugadores que nacieron con un talento natural para desforrar pelotas y tenían el sendero del triunfo seguro. Sino todo lo contrario. Cuando se iba desarrollando en Cuba criticaron su físico y su poca destreza. Eso quedó en el pasado por su esfuerzo. Mejoró su swing, entró al gimnasio y se hizo un jugador más flexible con el guante, dio el salto con la Selección Nacional, brilló en los torneos internacionales y tras su marcha muchas organizaciones se pelearon por sus servicios.

En 2011 y 2012 conectó 37 cuadrangulares en Cuba, dejando una marca y, en su primer año en Grandes Ligas, ligó 36 vuelacercas. Para Abreu no hubo una compleja transición. Pero es que éste muchacho llegaba al estadio seis o siete horas antes de cada juego solo para practicar su swing y conseguir las condiciones necesarias para no quedarse sin gasolina a mitad de temporada. La clave en Abreu es enfocarse en el beisbol. Nada más. A un lado las fiestas.

Antes del retiro de Paul Konerko, disfrutaba verlo tocar la guitarra en el dogout, le recordaba a sus tíos en Cuba y, fuera del campo, se dedica a colaborar con diferentes organizaciones benéficas. Recibió muchos consejos de Miñoso, Contreras y del Duque Hernández. Ahora Abreu es un líder del equipo, que no olvida las cicatrices del pasado ni aleja los pies del la tierra. Él sabe muy bien de donde viene y hacia dónde va.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: