14
días
han pasado desde el arresto de nuestro gerente Juan Lorenzo Holmann, y la toma de las instalaciones. Nuestra Redacción está hoy en el exilio. ¿Vas a permitir que la dictadura se salga con la suya?

Richard Hunter, exjugador costeño, fallece víctima de paro cardíaco

Richard Hunter destacó en el beisbol nacional por su bate, velocidad al correr y por su potente brazo, además fue miembro de la Selección Nacional

El otrora destacado jardinero costeño Richard Hunter, falleció la tarde de este primero de mayo, víctima de un paro cardíaco en su casa de habitación, informaron familiares y autoridades del municipio de Corn Island, en el Caribe Sur, de Nicaragua.

Hunter, quien fallece a sus 51 años, sobresalió en el beisbol nacional por su juego bastante integral como pelotero. Era veloz sobre las bases, destacado defensor y dueño de un poderoso brazo. Al bate acumuló .301, con 929 hits, de los cuales 65 fueron jonrones.

Quizá lo sorprendente de Hunter, es que a los 31 años ya estaba fuera del beisbol nacional. Había comenzado a los 18 años con la Costa Atlántica en 1988 y se mantuvo durante 13 temporadas, formando parte de la Selección Nacional en varias oportunidades.

Después de batear .266 y .297 en sus primeros dos años respectivamente, Hunter saltó a .309 en 1990 con 107 hits en 346 turnos y 54 impulsadas, lo que lo envió directo a la Selección Nacional que conquistó medalla de plata en el Mundial de Edmonton ese año.

Cuando la Costa Atlántica despareció después de la temporada de 1992, Hunter se unió a los Dantos y cerró 1993 con .339, por 133 hits en 392 turnos, con récords personales en jonrones (14) y empujadas (74). Luego hizo un tour por varios equipos.

Hunter también fue parte de la Selección Nacional en el Mundial de Nicaragua en 1994, torneo en el que resumió .333 (21-6) y junto a Ramón Padilla, Sandy Moreno, Aníbal Vega y Carlos Berríos, era el cuerpo de jardineros de ese plantel dirigido por Ramiro Toruño.

En ese 1994 y 1995 militaba en los Pinoleros y fue refuerzo del San Fernando y los Leones respectivamente. Luego se unió al Chinandega en 1996, equipo con el que cerró su carrera en el 2000, aunque en 1998 y 1999, los jugó con el San Fernando de Masaya.

Una destacada carrera para un jugador que siempre dejó la sensación de que podía hacer más cuando decidió retirarse. Su nombre siempre está en la conversación de los jardineros de mejor brazo, además que corría mucho. De hecho, robó 110 bases en su carrera.

 

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: