14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.
Maquilas de zona franca

¿Por qué se están yendo las maquilas de Nicaragua y Centroamérica? Esta es la razón

"Va a haber una estampida". Sindicalistas de la región admiten que lo peor en zona franca aún no ha pasado y temen pérdida masiva de plazas. Esta es la situación

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

En medio del recurrente anuncio de cierre de maquilas textiles que operan bajo el régimen de zona franca, sector que desde finales de 2022 ha clausurado más de 82 mil empleos directos en toda Centroamérica —unos 18 mil en Nicaragua—, las empresas preparan un traslado masivo hacia países asiáticos. Van tras la mano de obra barata, lo mismo que hace más de treinta años los trajo a la región. Mientras tanto, las que aún no se van, enfrentan otro problema. Miles de empleados migraron y según los sindicatos la mano de obra disponible carece de entrenamiento y no aguanta la jornada.

Según el secretario de Asuntos Laborales de la Central Sandinista de Trabajadores (CST), Pedro Ortega, las empresas textiles y las marcas a las que estas empresas les fabrican la ropa, aducen que en toda Centroamérica la mano de obra, y por ende los costos de producción, ahora son más altos en comparación con otros países; y para minimizar sus costos están realizando una reingeniería industrial. “Va a haber una estampida”, advierte el sindicalista.

Además, considera que Centroamérica dejará de ser una región maquilera y lamenta la ausencia de políticas gubernamentales para evitarlo, por lo que los sindicatos no tienen ninguna alternativa para enfrentar lo que se viene.

Lea también: Kontoor Brands, reconocida marca textil de EE. UU., se va de Nicaragua y deja a cientos sin trabajo

Van tras la mano de obra barata de Asia

“Están viendo Bangladesh, un país en el continente asiático donde el salario mínimo, si no mal estoy, es aproximadamente 90 dólares. Sabemos que Gildan está construyendo cuatro naves de costura y dos textileras. Dentro de unos tres años, este consorcio Gildan va a estar generando casi 20 mil empleos en Bangladesh”, dijo Ortega durante el foro Crisis en la Maquila, ¿estrategia corporativa? realizado de manera virtual por el programa Horizonte Sindical, de la Federación de Asociaciones y Sindicatos Independientes de El Salvador (Feasies).

Ortega, quien también es secretario general de la Confederación Sindical de Trabajadores de la Zona Franca, dijo durante el foro que además de Bangladesh, las textileras y las marcas también están considerando establecerse en Vietnam, Tailandia y otros países asiáticos que tienen salarios mínimos, menores a los cien dólares mensuales. Donde además, las jornadas son extenuantes y no se respetan los derecho laborales, ya que ni siquiera permiten la libre organización sindical.

“Lo que está ganando un trabajador de Gildan Honduras, ya negociado el Convenio Colectivo anda el salario con beneficios sociales, aproximadamente en 560 dólares. Entonces… con el salario mensual de Honduras, van a poder contratar 8.5 trabajadores en Bangladesh… Con el de Nicaragua… que con beneficios sociales de la Convención Colectiva anda por los 310 dólares mensuales, son casi tres trabajadores y medio los que pagarían”, detalló Ortega.

También le puede interesar: Más de 20,000 trabajadores de zona franca quedan en el desempleo tras crisis en el sector

Zona Franca de Honduras es la más afectada

En medio de esta crisis, en noviembre de 2022, el Ministerio del Trabajo (Mitrab), con apoyo de los sindicatos afines al régimen, aprobó un ajuste salarial quinquenal, que estableció ajuste del 8 por ciento en 2023 y 2024; 7 por ciento en 2025; y 6.7 por ciento en 2026 y 2027. Con el ajuste de este año el salario mínimo del sector subió a 8,746 córdobas mensuales, 238 dólares al cambio oficial. Pero como explicó Ortega, los beneficios del convenio colectivo lo elevan hasta 310 dólares mensuales.

De acuerdo con los cálculos de los sindicatos, actualmente en Centroamérica el costo de producción de un jeans es de unos 6.50 dólares y las empresas están buscando países donde puedan producirlo a un costo de entre 3 y 4 dólares.

Estas grandes marcas, estas grandes transnacionales, quieren seguir sangrando a los trabajadores, a las trabajadoras, en estos países en que son miles y millones de habitantes y que quieren un empleo, entonces se aprovechan de esas dificultades y limitaciones que ellos mismos provocaron, para seguir teniendo grandes utilidades y grandes ganancias, esa es una verdad”, señaló Miguel Ruiz, secretario general de la Confederación Sindical Róger Barrantes, de la CST.

Según cálculos de Feasies desde mediados de 2022 la salida de maquilas textiles de la región ha cerrado unos ocho mil puestos en Guatemala, 38 mil en Honduras, 18 mil en El Salvador y otros 18 mil en Nicaragua, para totalizar unos 82 mil en toda la región.

Se han ido seis textileras grandes de Nicaragua

Según Ruiz, en los últimos 18 meses en Nicaragua han cerrado unas seis empresas textileras grandes. La más reciente fue la fabricante de jeans Kontoor que en su mejor momento llegó a tener tres mil trabajadores, pero actualmente ya solo empleaba a mil personas.

“Cerraron sencillamente porque van para Asia, buscando mano de obra más barata. Aquí le salían los costos muy elevados, entonces se mueven a otro país… Anteriormente habían cerrado otras dos fábricas, en total nosotros estamos contabilizando alrededor de seis empresas o fábricas que han cerrado en el lapso de 18 meses”, aseguró Ruiz.

El cierre de Kontoor Brands obligó al Grupo Denim SA a cerrar operaciones y dejar sin empleo a 387 personas, ya que su función era lavar los pantalones que producía Kontoor. El Grupo Denim es una empresa de inversión mexicana que operaba en Nicaragua desde 2009, se dedicaba a realizar acabados especiales y lavandería de vestuario (jeans). “Al quedarse sin lavar pantalones tuvo que cerrar, pero lo bueno es que parte de las órdenes de trabajo de pantalones de la empresa Koontor se quedaron en Nicaragua y están empleando a 500 trabajadores nuevos”, confirmó a LA PRENSA una fuente sindical.

Por su parte Ruiz hace un recuento de los empleos perdidos. “En la etapa alta de empleo en Nicaragua llegamos a 141 mil empleos directos y se estimaban alrededor de medio millón de trabajadores con empleos indirectos, en la etapa de auge. En estos momentos estamos alrededor de unos 126 mil empleos directos, es decir, que hemos perdido más o menos 18 mil empleos directos, hemos recuperado, pero seguimos perdiendo empleos”.

Le puede interesar: Piden a la OIT crear comisión que verifique in situ la anulación de los derechos de trabajadores y empresarios

BCN registra 19,312 empleos perdidos

Efectivamente, en Nicaragua la zona franca se convirtió en uno de los sectores de la economía que más empleo formal generaba. Según registros del Banco Central de Nicaragua (BCN), en 1994 operaban en el país 14 empresas de zona franca en su mayoría maquilas textiles, ya que fueron las primeras en llegar tras la transición política de 1990, empleaban a 3,938 personas y exportaban 37.26 millones de dólares; en 2004, es decir una década después, había 76 empresas con 59,232 empleados y 596.72 millones de dólares en exportaciones; y dos décadas después, en 2014 eran 153 las empresas y exportaron 2,524 millones de dólares.

Sin embargo, en estos años el sector se había diversificado y productos como los arneses para automóviles tomaron gran relevancia entre las exportaciones de Zona Franca. El BCN no detalla a qué se dedica cada una de ellas y el año que más registró fue 2018 con 194 empresas. Sin embargo, las textileras mantienen un gran peso en el sector. Las cifras del BCN detallan que de los 3,509 millones de dólares que en 2023 exportó el sector Zona Franca, un poco más de la mitad 1,916 millones, los aportó el sector textil y el 82 por ciento de este monto lo aportó Estados Unidos.

Con respecto a los empleados en 2022, es decir antes del inicio de esta crisis, el promedio anual fue de 138,027 contratados y 3,851 millones de dólares en exportaciones. Incluso, en julio de ese año se alcanzó la cifra más alta de contrataciones en la historia del sector, con 140,866 empleados; pero desde esa fecha, la cifra viene en descenso hasta llegar en enero de 2024 a 181 empresas y 121,554 trabajadores, es decir 19,312 trabajadores menos que los reportados en julio de 2022.

No están seguros si China resolverá

Los sindicalistas lamentan que ninguno de los gobiernos de los países afectados esté promoviendo políticas que impidan la crisis que puede generar la salida masiva de las textileras en la región. Ortega y Ruiz ponen sus esperanzas en la llegada de inversión china bajo las condiciones del Tratado de Libre Comercio (TLC) que está vigente con ese país desde el 1 de enero de 2024 y fue negociado por uno de los hijos de la pareja gobernante, Laureano Ortega Murillo.

“Se proyecta una inversión multimillonaria en diferentes esferas… Es un acuerdo bastante amplio, no solamente es estricto en el tema comercial… eso pues bueno. La parte que no vemos buena es el tema de derechos laborales y de derechos humanos. No fuimos consultados, por ejemplo, el movimiento sindical nuestro, no fue consultado; otro movimiento sindical sí fue consultado, pero no nosotros… a pesar de que solicitamos participar, y en ese sentido hay una limitante y una preocupación”, señaló Ruiz.

Además, cuestionó la ausencia de un capítulo laboral en el acuerdo con China y con Corea del Sur, capítulo que sí está incluido en el DR-Cafta con Estados Unidos, que se negoció bajo un fuerte rechazo de Daniel Ortega mientras lideraba la oposición. “Si a los Estados Unidos le demandamos un capítulo laboral, por qué no se lo vamos a demandar a los chinos”, cuestionó Ruiz.

Puede leer también: Almacenes chinos se expanden ahora en Matagalpa tras aterrizar en Managua

Unos 5 mil obreros de zona franca migraron

Por su parte, Ortega admitió que a pesar de estos nuevos acuerdos, el DR-Cafta se seguirá imponiendo y Estados Unidos seguirá siendo el principal socio comercial del país, al menos en el corto y mediano plazo. Según el dirigente de la CST, la meta es que dentro de unos cuatro años se exporten unos mil millones de dólares a China.

Actualmente, alrededor de la mitad del total de las exportaciones, es decir, del régimen general y del régimen de zona franca, se envían a Estados Unidos. Según los reportes de comercio exterior del BCN, en 2023 las exportaciones totales sumaron 7,543 millones de dólares y alrededor de la mitad se vendió en el mercado estadounidense.

Pero este no es el único problema que enfrenta el sector, mientras miles quedan desempleados, las textileras que se mantiene en Nicaragua sufren el impacto de la migración masiva de trabajadores. Según el dirigente de la CST, por el desempleo o por otras causas, unos 5 mil trabajadores de las maquilas textiles migraron durante el 2023 y algunas empresas que han recuperado pedidos de parte de las marcas requieren mano de obra calificada y no la consiguen.

Sector zona franca está desarticulado

“También falta mano de obra, porque la mano de obra más calificada ha emigrado hacia otros países y se están entrenando jóvenes; los están entrenando, pero los jóvenes este ritmo de trabajo continuo y repetitivo no lo aguantan. No más dilatan 15 días y posteriormente abandonan los puestos de trabajo. Entonces creo que también esto del desempleo, que dejó anteriormente la maquila, hizo que muchos emigraran y trajo consigo que mucha mano de obra que está entrando sea sin experiencia laboral”, confirmó Ortega.

Otro punto en contra es que en Nicaragua al sector de zona franca le ha tocado afrontar esta crisis de manera individual debido a la decisión del régimen de Daniel Ortega de ordenar el año pasado desarticular a la Asociación Nicaragüense de la Industria Textil y de Confección (Anitec), quitándole la personería jurídica, lo que ocasionó que el gremio se dispersara.

Además el 1 de junio del año pasado, el régimen de Ortega ordenó el despido mediante la figura de renuncia de Alfredo Coronel Pichardo como director ejecutivo de la Comisión Nacional de Zonas Francas, cuando hasta ese momento las maquilas habían despedido a más de diez mil trabajadores nicaragüenses.

Puede interesarte

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí