14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

Una pequeña pero significativa victoria

El lunes 25 del pasado mes de marzo publicamos el editorial titulado Médicos del sector público como propiedad del Estado. Nos referíamos a una disposición reglamentaria del Ministerio de Salud (Minsa) que imponía a los médicos con becas de residencia para aspirar a una especialización, la obligación de trabajar para el Estado durante los diez años siguientes o pagarle una multa equivalente a más de 61 mil dólares.

Dijimos que era una barbaridad obligar a esos médicos a trabajar para el Estado durante tanto tiempo, y peor a cambio de  exiguos salarios. Y agregamos que era una iniquidad obligarlos a pagar la enorme cantidad de dinero antes mencionada en el caso de que por cualquier razón faltaran a la obligación reglamentaria.

Todos los medios de comunicación independientes, informaron y dejaron sentada su inconformidad ante semejante medida draconiana que convertía a esos médicos en propiedad del Estado. Y  las redes sociales se llenaron de mensajes de solidaridad con los médicos victimizados.

Pues bien, ahora debemos comentar la información publicada este martes por LA PRENSA y demás medios independientes, de que aquella infame disposición ha sido revocada. En efecto, el lunes 1 de abril se conoció la decisión oficial de “dejar sin efecto e invalidar los acuerdos y contratos firmados durante el año 2024, entre el Minsa y los médicos residentes que ingresan y que egresan del presente año”.

No eran muchos los médicos afectados por la onerosa disposición del régimen que ha sido revocada. Sin embargo, para ellos particularmente y en términos generales para la sociedad democrática nicaragüense, es un logro de una gran significación. Por eso decimos en el título de este comentario editorial que es “una pequeña pero significativa victoria”.

La historia —“maestra de la vida”  como la llamó el gran pensador latino Cicerón— enseña  que los grandes cambios progresistas de la humanidad y de cada nación en particular, no se logran de una sola vez, que son el resultado de pequeñas victorias que se van obteniendo poco a poco con un esfuerzo tesonero.

Fundado en el precepto ciceroniano, el eminente literato brasileño contemporáneo, Paulo Coelho, ha señalado por su parte que las grandes victorias de ahora son siempre el resultado y la suma de pequeñas victorias que pasaron desapercibidas. Y en el plano de la vida particular de los individuos, los especialistas en motivación personal aseguran que cada logro por pequeño que sea le proporciona al cerebro un sentido de recompensa; hace que la persona sienta el deseo de lograr más y la  impulsa en cada caso a luchar por otros pequeños logros, que finalmente la lleven a alcanzar las grandes metas.

La misma regla se aplica en la política al esfuerzo o lucha por avanzar, aunque sea poco a poco, hacia la conquista de objetivos superiores, que en el caso de Nicaragua y los nicaragüenses es el restablecimiento o la conquista de la libertad y la democracia republicana.

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí