14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

Putin revalida su corona de autócrata de Rusia

Este fin de semana, de viernes a domingo, en Rusia se pone en escena una comedia política titulada “elecciones”, en las que el autócrata Vladímir Putin revalida su poder autocrático que detenta desde 2000 y lo seguirá reteniendo hasta 2030. Aunque, si así lo quisiera, de acuerdo con la ley impuesta por él mismo, podrá extenderlo hasta 2036.

En las “elecciones” de Rusia Putin no tiene competencia. No permite una verdadera oposición, los otros candidatos son “de zacate”, o “zancudos” como se les llama en Nicaragua.

Prácticamente todos los líderes opositores están presos o en el exilio, y Alexéi Navalny, el más popular de ellos que habría podido derrotar a Putin en una elección competitiva, fue asesinado el 16 de febrero recién pasado, en una remota prisión del círculo polar ártico donde lo tenían encarcelado.

En un análisis sobre la farsa electoral de este fin de semana en Rusia del Centro de Comunicaciones Estratégicas y Seguridad de la Información, divulgado en el sitio web de  Radio Televisión Martí, se dice que “hay motivos más que suficientes para reconocer que las ‘elecciones’ rusas son nulas y sin valor”. Empezando porque la votación se hará también en los territorios de Ucrania ocupados por el ejército ruso.

Pero tampoco en el territorio propio de Rusia hay posibilidad de una elección libre y competitiva, que en una democracia es necesaria para legitimar  el ejercicio del poder político. De manera que según la fuente mencionada el mundo libre y democrático no debería reconocer la farsa política de Rusia como si fuesen unas elecciones legítimas.

Se recuerda en el análisis del Centro de Comunicaciones Estratégicas y Seguridad de la Información, que en su oportunidad la Comisión Europea para la Democracia a través del Derecho (más conocida como Comisión de Venecia) y el Parlamento Europeo, calificaron como ilegal la reforma constitucional que impuso Putin para atornillarse en el poder hasta 2036, cuando menos.

“La dictadura de Putin es un hecho real”, asegura. Y agrega que el reconocimiento internacional de las “elecciones” en Rusia sería “una señal de que el mundo está dispuesto a aceptarlo como un hecho. Esto alentará a Putin a llevar a cabo sus intenciones criminales, tanto dentro de Rusia como en el extranjero, e inspirará a otros líderes autoritarios de todo el mundo”.

Se recuerda en el estudio que “en octubre del año pasado, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa pidió a los Estados miembros de este Consejo de Europa que reconocieran a Putin como ilegítimo después del final de su mandato actual. ¿Pero se atreverá la comunidad internacional a dar ese paso?”

Por su parte Infobae ha informado que el organismo de derechos humanos ruso Memorial “ha reconocido a más de 600 personas enRusiacomo prisioneros políticos, incluidos más de 400 perseguidos por su religión. SegúnOVD-Info, un grupo de vigilancia que rastrea arrestos y detenciones, más de mil personas han sido encarceladas en el país por cargos políticamente motivados. Todos están ahora en las garras de un régimen que no ha mostrado escrúpulos en eliminar a sus enemigos percibidos”.

Tal es el escenario siniestro en el que se escenifica la farsa electoral de Rusia.

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí