14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

Fantasma Figueroa, de 61 años. LA PRENSA/ CORTESÍA/ OFICINA DE PRENSA REAL ESTELÍ FC

Cinco datos demuestran que el Fantasma Figueroa superó a Henry Duarte

El técnico chileno lleva a la Azul y Blanco a su segundo ascenso al hilo a la Liga A acumulando 11 partidos sin perder e igualando el récord histórico de victorias consecutivas

La huella del Marco Antonio Figueroa será difícil de borrar en el futbol nicaragüense. El técnico chileno está dejando atrás todo lo logrado por Henry Duarte, el hombre que inició la transformación mental y futbolística de la Azul y Blanco. Todos los logros alcanzados por Duarte y compañía han quedado atrás por este grupo que ha sido más exitoso en resultados, rendimiento colectivo e individual y ha calado más profundo en la afición nacional.

Más victorias en 20 juegos. El Fantasma Figueroa cumplió 20 partidos dirigidos con la Azul y Blanco con 10 triunfos, dos empates y ocho derrotas. En la misma cantidad de encuentros, Duarte logró nueve victorias, cuatro empates y siete derrotas. Existen diferencias en la calidad de éxitos y derrotas en cada uno. El Fantasma no posee ningún éxito de impacto como la victoria de Duarte ante Jamaica en Kingston, pero el técnico tico no enfrentó ni perdió ante Ghana, Irán, Paraguay y Uruguay porque no estaban al alcance.

Puede interesarte: Vicente Padilla y Erasmo Ramírez superan a Jonathan Loáisiga en salario en su tercer arbitraje

Once partidos invictos y cinco victorias consecutivas: Es el mejor momento de la historia de la Azul y Blanco. Jamás se había obtenido una racha tan amplia sin perder. Además se igualaron los cinco triunfos consecutivos de la era Duarte, que probablemente se superarán este martes contra República Dominicana.

Mayor conexión con el público: Nicaragua juega cada partido, o por lo menos los últimos seis, con más de 15 mil aficionados. Esto solo se vivió en el pasado dos veces: contra Jamaica en 2015 y Haití en 2017. Ahora juega con islas del caribe que le cuesta dar tres pases al hilo y hay aficionados hasta en el cerro Mokorón, es decir, a las partes laterales de la grada central. Que estos llenos sean con muchas entradas regaladas no tiene ninguna relevancia porque quienes llegan al estadio lo hacen para ver a la selección sin importar el oponente.

Dos ascensos consecutivos a la Liga A: La generación de Henry Duarte patinó en la Liga B, más allá de las circunstancias. La selección del Fantasma Figueroa ha sido más competitiva en las dos ediciones y en la última ha estado sobrada. Eso no se tuvo antes, más allá de los factores no deportivos que hubo en ese momento. Esta selección ha sido superior, ha demostrado que la Liga B le queda pequeña, que ya no pertenece aquí y necesita mayores retos como la Liga A, donde pide escalar por sus resultados.

Amistosos importantes: El fogueo internacional ha sido imprescindible para el crecimiento. Para eso se necesita inversión, que la hay, algo que la otra no tuvo a la misma escala y los amistosos que se lograron fueron por más méritos del equipo que por un fuerte respaldo económico, como ahora, que permite a los agentes de partidos internacionales ofrecer a la selección ante diferentes colegas o asociaciones. En 20 meses se ha enfrentado a Ghana, Irán, Qatar, Paraguay y Uruguay, mientras a la otra generación le costó tres años medirse a su primer rival de alto perfil. 

El único asterisco pendiente para el grupo de Fantasma y compañía es lograr una victoria, o dos, de impacto como la que tuvo Duarte ganando a Jamaica en 2015 y Haití en 2017.

Deportes Azul y Blanco Selección Nicaragüense de Futbol archivo

Puede interesarte

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí