14
días
han pasado desde la toma de las instalaciones. Nuestra Redacción está hoy en el exilio. ¿Vas a permitir que la dictadura se salga con la suya?
nicaragüense en Nicoya, Costa Rica. LA PRENSA*/ crhoy.com

Este es el negocio donde este martes fue encontrado el cadáver de una nicaragüense en Nicoya, Costa Rica. LA PRENSA/Tomada de crhoy.com

Mujer nicaragüense habría sido asfixiada en Costa Rica

Las autoridades costarricenses sospechan que Aura Velásquez fue asesinada

El Organismo de Investigación Judicial ( OIJ) de Costa Rica confirmó la tarde de este martes que la mujer encontrada sin vida horas antes (10:00 a.m.) en una cabaña en Nicoya, Guanacaste, es nicaragüense.

La víctima ha sido identificada como Aura Lilly Velásquez Rocha, de 38 años, según el parte brindado por el OIJ.

Lea también: Anggy Díaz iba a divorciarse de su asesino

Aunque la mujer no presenta heridas por arma blanca y tampoco por arma de fuego, sí presenta sangrado nasal y otro tipo de lesión que hacen presumir a las autoridades que fue asfixiada.

Entró en la madrugada

Hasta donde han avanzado las investigaciones del OIJ, lo poco que se sabe es que la mujer ingresó a una cabina (un tipo de apartamento o cuartos en renta) en Nicoya en compañía de un hombre, quien salió del local dejando a la mujer fallecida.

La tarde del martes detectives del OIJ se encontraban haciendo una inspección en la escena del crimen y realizando el levantamiento del cadáver para trasladarlo a la medicatura forense, según la comunicación oficial.

Relato del dueño del local

Domingo Arias, dueño del negocio Cabinas El Pegue, donde se dio el hallazgo del cadáver, relató al portal de noticias crhoy.com que Aura Lilly Velásquez estaba sobre una cama boca arriba y con rastros de sangre.

El dueño del local, quien recuerda a la víctima como una persona amable, agregó que sobre el cadáver de Velásquez había una almohada.

Lea además: Siete fallecidos en un día en accidentes de tránsito

Al referirse al sospechoso de haber cometido el crimen, Domingo Arias aseguró que se trata de un hombre de unos 28 años.

“Él llamó a la Policía. Él fue que llamó. Él se enojó, hizo lo que hizo y después llamó por teléfono a los hijos de ella para que vinieran a verla. Él tenía pesar por lo que hizo, quería que lo supieran”, manifestó el dueño del negocio.

Antes que los agentes del OIJ ingresaran al negocio de Cabinas El Pegue, elementos de la Fuerza Pública habían llegado al lugar, pero no habían encontrado al sujeto, según vecinos consultados por crhoy.com.

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí