14
días
han pasado desde el arresto de nuestro gerente Juan Lorenzo Holmann, y la toma de las instalaciones. Nuestra Redacción está hoy en el exilio. ¿Vas a permitir que la dictadura se salga con la suya?

Monseñor Rolando Álvarez estuvo asediado 16 días en la curia de Matagalpa, hasta que fue secuestrado por la Policía orteguista. LA PRENSA/Archivo

Dictadura Ortega Murillo ofrece al obispo Rolando Álvarez “exilio o cárcel”

José Antonio Canales, obispo de la Diócesis de Danlí, Honduras, afirmó tener conocimiento de que el régimen le ha ofrecido a monseñor Álvarez libertad "pero fuera de Nicaragua"

La dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo ofreció al obispo nicaragüense Rolando Álvarez, detenido ilegalmente desde el 19 de agosto de 2022, que salga al exilio a cambio de su libertad, reveló a LA PRENSA el obispo hondureño de Danlí, monseñor José Antonio Canales. Pero “no lo han doblegado”, destacó el obispo.

Por ello, este martes 10 de enero la dictadura prolongó el arresto domiciliario de monseñor Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa y administrador apostólico de la Diócesis de Estelí, después de que su caso fue enviado a juicio por la jueza orteguista Gloria María Saavedra Corrales.

“Las noticias que nosotros hemos tenido es que a monseñor Álvarez le han ofrecido la libertad, pero fuera de Nicaragua. Lo que no quieren es voces críticas dentro de Nicaragua”, expresó el obispo hondureño.

La Fiscalía acusó el 13 de diciembre de 2022 a monseñor Álvarez por “propagación de noticias falsas” y “conspiración para cometer menoscabo de la integridad nacional”, mismos delitos con los cuales el régimen ha criminalizado a decenas de presos políticos.

13 de diciembre de 2022: Monseñor Rolando José Álvarez en los Juzgados de Distrito Penal de Audiencia de Managua. LA PRENSA / Tomada del 19 Digital

“Monseñor (Álvarez) es un hombre muy valiente, él prefiere vivir la experiencia que está viviendo ahora de cárcel a salir. Eso (de aceptar el exilio) es como darle gusto al régimen”, expresó el jerarca hondureño.

Aunque reconoció que el obispo “lleva un gran sufrimiento porque ningún ser humano quiere estar en esas condiciones, entiendo que el ser valiente en estos casos implica un gran sufrimiento. Lo que ha pasado, la Navidad encerrado, no estar con su pueblo celebrando misas, más él que es un hombre tan activo”.

“Es un gran pastor, un hombre de pueblo. No lo han doblegado como ellos han querido”, agregó monseñor Canales.

El primer obispo detenido en Nicaragua

Álvarez, de 56 años, es el primer obispo arrestado y acusado desde que Ortega retornó al poder en Nicaragua en 2007.

Antes de su detención (19 de agosto de 2022), monseñor Álvarez pasó 15 días confinado junto con otros religiosos y laicos, en la Curia Arzobispal de Matagalpa, que también están presos y acusados por los mismos delitos.

La Policía, dirigida por el consuegro de Ortega, Francisco Díaz, acusa al obispo matagalpino de intentar “desestabilizar el país”, supuestamente “con el propósito de desestabilizar al Estado de Nicaragua y atacar a las autoridades constitucionales”, en medio de las tensas relaciones que existen entre la Iglesia católica y el Gobierno desde las protestas opositoras de 2018.

Monseñor Canales tiene 60 años de edad y 26 de haber sido ordenado sacerdote y para él es inédito el arresto y acusación contra monseñor Álvarez.

La diócesis que presidente monseñor Canales, Danlí, está a 35 minutos de Nicaragua. LA PRENSA/ CORTESÍA

“Siempre he estado al tanto de los acontecimientos latinoamericanos, y centroamericanos sobre todo, y no recuerdo un obispo preso, para mí es algo inédito. He sabido de obispos que se han levantado contra sistemas y que han protestado. Incluso, tristemente, que los han asesinado como el caso de monseñor Óscar Romero, de El Salvador, pero preso y enjuiciado no recuerdo”, expresó.

“Ortega ve a la Iglesia como su principal enemigo”

El régimen de Ortega tiene una lucha frontal contra la Iglesia católica debido a que en 2018 los obispos intentaron mediar en un diálogo nacional para buscar una salida pacífica a la crisis provocada por la represión estatal contra las protestas civiles.

Según una investigación independiente de la abogada Martha Patricia Molina, entre 2018 y 2022, la Iglesia ha sido objeto de 396 ataques, de estos 140 documentados en el último año.

“Siendo una institución tan respetable y con tantos miembros en el territorio nicaragüense y ante la postura que muchos pastores han tomado respecto con la decisiones dictatoriales y nefastas del Gobierno de Nicaragua, sin duda es una institución que el Gobierno ve como su principal enemigo”, señaló el obispo de Honduras.

Podría interesarle: Monseñor José Antonio Canales: “El mundo entero se da cuenta que el actuar de los gobernantes de Nicaragua no es de personas cuerdas”

Asimismo señaló que la Iglesia no está alineada con ningún sistema, y aseguró que la Iglesia lo que quiere es “que independientemente de los sistemas políticos e ideológicos que tome un país de acuerdo al Gobierno, que se respeten los principios elementales de toda persona, que coinciden con la declaración universal de los derechos humanos. Eso es cristianismo puro”.

“No importa la ideología, la Iglesia siempre está disponible para ayudar a todos los gobiernos en sus programas y proyectos en beneficio de sus comunidades, pero también, estamos en la obligación, es un compromiso de denunciar atropellos que haya a la población, y en ese sentido, repito, no es político, es una cuestión de fe”, agregó.

El obispo hondureño expresó al pueblo nicaragüense, en especial a la feligresía católica que “estos son momentos de prueba, son momentos difíciles, pero que sus ansias de libertad, de la libertad bien entendida, la libertad de los hijos de Dios deben mantenla siempre a cien”.

“Y a mis hermanos y hermanas allá, aprender de la valentía de monseñor Rolando, creo que es un hombre que nos está dando grandes lecciones a todos, y es la figura de cómo imitar a cristo que también estuvo preso, que también fue llevado a los tribunales de Poncio Pilato y de Herodes. Entonces ver la figura de monseñor Rolando Álvarez lo que todos debemos imitar es su valentía, la misma que tuvo Cristo”, concluyó.

Hasta ahora, tanto la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), así como el arzobispo de Managua, el cardenal Leopoldo Brenes, mantienen total hermetismo sobre la más reciente decisión judicial en el caso de monseñor Álvarez.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: