14
días
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD! ¡LA DICTADURA NO PUEDE
OCULTAR LA VERDAD!
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. #LibertadParaLosPresosPolíticosdeNicaragua #LibertadParaLosPresos
PolíticosdeNicaragua

Día Nacional del árbol: Nicaragua sigue perdiendo bosques y se desconoce el estado actual de algunas especies maderables

El gobierno "celebra" la fecha fomentando la siembra de algunas plantas, pero el resto del año desatiende bosques y algunas especies seguirán en peligro de desaparecer

Como todos los años, este último viernes de junio Nicaragua celebra el Día del Árbol. En esta fecha, como por arte de magia, los funcionarios de las instituciones vinculadas a recursos naturales recuerdan la importancia de los bosques y realizan pintorescos actos que se convierten en mítines políticos en los que se siembran algunas plantas de especies en peligro de extinción y en las escuelas los estudiantes hablarán de la importancia de cuidar las reservas naturales.

Pasada esta fecha todo vuelve a la normalidad, el país continúa perdiendo bosques sin que se haga nada por evitarlo; muchas especies maderables que antes abundaban ahora están en peligro de extinción, porque su alto valor económico las hace más atractivas para el mercado oficial y el ilegal.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (conocida mundialmente como FAO), el mundo pierde anualmente unos 10 millones de hectáreas de bosques. En Nicaragua un estudio realizado por el Centro Humboldt, determinó que entre 2011 y 2018 el país perdió 3.75 millones de hectáreas de bosques. El avance de la frontera agrícola, el cambio de uso del suelo y la actividad minera, son algunas de las causas que provocan este deterioro que sigue avanzando ante la pasividad estatal.

Lea también: Frontera agrícola se come los bosques en Nicaragua

Inafor no habla de especies maderables en peligro de extinción

Aunque a nivel global se multiplican los esfuerzos por frenar el deterioro de los bosques y se desarrollan diversas estrategias para recuperar lo perdido; en Nicaragua este es un problema al que el Estado no le presta atención. Los estudios y las advertencias sobre este deterioro surgían especialmente del Centro Humboldt, cerrado recientemente después que la Asamblea Nacional lo despojó de su personería jurídica. Ahora no se sabe con certeza qué está pasando con bosques que ya estaban vulnerables.

En el sitio web del Instituto Nacional Forestal (Inafor) no se existe ninguna referencia sobre este tema. Solamente se dice que el inventario forestal que realizaron determinó que la cobertura de bosque se calcula en 3.25 millones de hectáreas, es decir, el 25 por ciento del territorio nacional. Del total del área boscosa, el 98 por ciento corresponde a bosques naturales; y unas 73,679 hectáreas, es decir el 2 por ciento, a plantaciones forestales establecidas para su explotación comercial.

Según el Inafor, la reforestación y los incentivos forestales son dos de las prioridades de la institución; además, se encuentran enmarcadas dentro del Programa Forestal Nacional. Y aunque el Centro Humboldt reportó la pérdida de 3.75 millones de hectáreas de bosque entre 2011 y 2018; según el Inafor la demanda de área a reforestar es de unas 516,917 hectáreas.

Puede leer también: Día de la Tierra en Nicaragua: incendios siguen destruyendo los pocos bosques del país

Plantaciones forestales pueden ayudarles a sobrevivir

Unas 516,917 hectáreas se dedicarían para la reforestación de especies maderables y otras agroforestales, sin embargo, no se detalla qué especies en riesgo se priorizarían para la siembra. Esta actividad podría ser parte de la Cruzada Nacional de Reforestación que se promueve desde hace varios años, pero que hasta ahora se desconocen los resultados.

Según el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena), la aprobación de la Ley 585, Ley de veda para el corte, aprovechamiento y comercialización del recurso forestal que prohibió el aprovechamiento y uso de seis especies maderables: Caoba, Cedro, Pochote, Mangle, Pino, y Ceibo, durante un periodo de diez años fuera de las áreas protegidas y de forma indefinida para todas las especies en las áreas protegidas, contribuyó a la sobrevivencia de ellas.

Sin embargo, los especialistas consideran que las constantes reformas a esa ley; y la discrecionalidad con la que se otorgan los permisos de explotación de estas especies, le restaron fuerza. Eso sumado a la ausencia de estudios independientes, deja en duda el estado actual de estas y otras especies de maderas preciosas que incluso pudieron haber desaparecido en algunas zonas del país.

También puede leer: Nicaragua mantiene indefensa las áreas naturales

Sin información oficial sobre las especies en peligro

Según un especialista quien pide no mencionar su nombre, no existe información oficial sobre el estado actual de estas y otras especias maderables de alto valor económico. Sin embargo, en los últimos años el Ministerio de Educación (Mined) ha promovido el establecimiento de arboretum en algunas escuelas públicas del país. De acuerdo a información divulgada por esa institución el objetivo de esto es proteger especies en peligro de extinción, entre ellas de madera preciosa como Caoba, Laurel, Roble, Genízaro, Brasil Blanco, Papamiel.

A criterio del especialistas, estas son actividades más didácticas que buscar crear conciencia en las nuevas generaciones, peor no resuelven el problema actual. Él considera que además de estas y la reforestación, se deben promover otras acciones para protegerlas. También considera que el uso de especies propias de las zonas que utilizan las plantaciones forestales puede contribuir a mantenerlas en esas zonas.

Sin embargo, admite que se debe tener en cuenta que estas plantaciones se establecen para explotarlas comercialmente; una industria todavía incipiente en el país según el inventario de Inafor que refleja que las 73,679 hectáreas que se han establecido solo representan el 2 por ciento del total del área boscosa de Nicaragua.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: