14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

La iniciativa fue impulsada por el gobierno de Xiomara Castro. LA PRENSA/ AFP.

Honduras declara la energía eléctrica como bien público y busca renegociar contratos

La nueva Ley Especial de Energía tiene como objetivo reducir las pérdidas del Estado, revisar y renegociar contratos de compra de energía a generadoras, entre otros

El Congreso de Honduras aprobó el jueves una norma que declara la energía eléctrica como un bien público, que permitirá a la presidenta izquierdista Xiomara Castro renegociar contratos con generadoras privadas en su plan para abaratar costos.

La ley, aprobada por mayoría, “reconoce la energía eléctrica como un bien público. Garantiza energía a toda la población. Revisión de todos los contratos leoninos. Cero fideicomisos”, dijo el diputado oficialista Fabrizio Sandoval.

La nueva Ley Especial de Energía tiene como objetivo reducir las pérdidas del Estado, revisar y renegociar contratos de compra de energía a generadoras, declara en emergencia el sector, y busca reestructurar la Ley General de Industria Eléctrica aprobada de 2014.

Según detalló el vicepresidente del Parlamento, Hugo Noé Pino, “esta ley fue socializada con empresarios y miembros de sociedad civil y representantes locales”. Según el legislador, “todos los sectores coincidieron que el subsector eléctrico es un desastre”.

“La ENEE (Empresa Nacional de Energía Eléctrica, estatal) se queda bajo dominio público a favor del pueblo, la corrompieron y endeudaron. ¡Vamos a rescatarla!”, escribió en Twitter la presidenta Castro.

Le puede interesar: El clan Montes Bobadilla, la “peligrosa” familia de narcos hondureños por la que EE.UU. ofrece US$15 millones

La norma, propuesta por el poder Ejecutivo al Congreso, plantea que en caso de un desacuerdo en la renegociación de los contratos, autoriza a “plantear la terminación de la relación contractual y la adquisición por parte del Estado” pagando el “justiprecio” de las plantas.

Esta iniciativa fue inicialmente criticada por la embajadora de Estados Unidos en Tegucigalpa, Laura Dogu, quien mostró preocupación por el “efecto” de la propuesta “sobre la inversión extranjera y la independencia de la agencia reguladora de energía”.

Sus expresiones fueron rechazadas por el canciller de Honduras, Enrique Reina. Sin embargo, los comentarios de la diplomática fueron enmendados por el subsecretario de Estado para Crecimiento Económico, Energía y Medio Ambiente, José W. Fernández.

“Estados Unidos está listo para trabajar en estrecha colaboración con Honduras para realizar las reformas necesarias, para mantener las luces encendidas y promover la seguridad energética para el pueblo de Honduras”, dijo.

Según los expertos, los gobiernos anteriores negociaron con las generadoras contratos “leoninos” por los altos precios, muy por encima de los precios de los demás países de Centroamérica.

Lea además: Crisis en la frontera sur de Honduras por oleada de migrantes que buscan llegar a Estados Unidos

El gobierno de Castro prometió una solución definitiva del problema porque la ENEE, que compra la energía de las generadoras privadas para distribuirla en unos dos millones de clientes, arrastra una deuda cercana a los 3,000 millones de dólares con ellos.

Una veintena de generadoras privadas suplen el 60% de la demanda en Honduras.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: