14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

De los tres segmentos que conforman la canasta básica, el grupo de los 23 alimentos fue el que más experimentó encarecimiento en sus precios. Archivo/LA PRENSA

Canasta básica en Nicaragua alcanza costo histórico: rebasa los 16,000 córdobas

Los precios de los alimentos y bienes del hogar experimentaron el año pasado un aumento histórico, especialmente los 23 productos alimenticios. Esta es la variación

El costo de la canasta básica en Nicaragua alcanzó el mes pasado un nivel récord. Para poder adquirir los 53 productos de la cesta familiar, los nicaragüenses debieron desembolsar 1,729.04 córdobas más el año pasado que en 2020, lo que representa un golpe para los salarios, que ya sufren los estragos de tres años de recesión y un mercado laboral que aún no logra la recuperación de un poco más de 130 mil empleos destruidos desde el 2018.

El fuerte encarecimiento del costo de la cesta es mayor si se compara con 2017 – previo al estallido de la crisis sociopolítica, la reforma a la Ley de Concertación Tributaria y la pandemia de la covid-19 – pues los números recién actualizados del Instituto Nacional de Información de Desarrollo (Inide) muestran que desde entonces la cesta familiar ha subido 2,923.42 córdobas.

Específicamente, en diciembre del año pasado la cesta familiar totalizó 16,255.38 córdobas (unos 457.38 dólares), 11.9 por ciento superior a lo contabilizado en 2020 (14,526.34 córdobas).

Lea también: Gobierno admite que nicaragüenses sufren la mayor alza de precios de los últimos 10 años

Asimismo, lo registrado en 2021 sigue siendo mayor a lo reportado en 2019 (14,287.56 córdobas), 2018 (13,564.66 córdobas) y 2017 (13,331.96 córdobas), según las estadísticas del Inide.  

Durante 2021 el costo de la canasta básica varió constantemente, sin embargo, siempre se mantuvo con una tendencia alcista. Inició en enero con 14,951.41 córdobas, posteriormente subió, pero luego en abril registró el monto más bajo (14,939.41 córdobas). Después continuó por encima de los 15,000 córdobas, hasta alcanzar su máximo en diciembre.

La tendencia alcista en el costo de la canasta básica afecta directamente a las familias nicaragüenses, que desde hace años han experimentado un deterioro de su poder adquisitivo. Además, paralelo a ello los combustibles se han encarecido y los salarios no alcanzan para comprar los productos y servicios que conforman dicha canasta.

Por ejemplo, hasta octubre del año pasado, el promedio del salario real de un trabajador formal llegaba apenas a 4,219 córdobas, es decir, que ni siquiera pueden acceder a los 23 productos alimenticios de la canasta básica.

¿Cuáles son los productos que más aumentaron de precio?

La canasta básica, de 53 productos (alimento, vestuario y usos del hogar), está diseñada para cinco personas, dos adultas y tres menores de edad. Las cifras oficiales indican que, de los tres segmentos, el grupo de los 23 alimentos fue el que más experimentó encarecimiento en sus precios, los cuales representan el 68.2 por ciento del total de la cesta.

Le puede interesar: Por qué han subido tanto los precios de la comida y bienes en Nicaragua, incluso más que en el resto de Centroamérica

Según las cifras del Inide, la sección de alimentos pasó de 9,681.56 córdobas en diciembre de 2020 a 11,096.45 córdobas en el mismo mes de 2021. El incremento equivale al 14.6 por ciento y la diferencia monetaria es de 1,414.89 córdobas.

En esta sección se encuentran los alimentos básicos, carnes, lácteos, huevos, cereales y perecederos. De estos segmentos, el único que bajó su precio en diciembre fue el ayote. En tanto, se incrementó el precio del arroz, frijol, azúcar, aceite, posta de res, posta de cerdo, chuleta de pescado, leche, huevos, queso seco, tortilla, pinolillo, pan, tomate, cebolla, papas, chiltoma, naranja y repollo.

Por ejemplo, en diciembre de 2020 usted podía adquirir un litro de aceite en 41.67 córdobas, pero, a finales del año pasado este monto rondaba los 68.67 córdobas. Lo mismo sucede con la libra de posta de res, pasó de comercializarse en 96.34 córdobas a ubicarse en 113.85 córdobas, según el monitoreo del Inide.

Archivo/LA PRENSA

Por otro lado, usos del hogar, que representa el 20.5 por ciento del total de la canasta, contabilizaba 3,102.26 córdobas en 2020 y en 2021 este monto ascendió 3,351.20 córdobas, es decir, se registró un crecimiento del 8 por ciento.

Los productos que más aumentaron su precio a finales de 2021 fueron: jabón de lavar ropa y de baño, pasta dental, escoba, papel higiénico, toallas sanitarias, desodorante y gas butano, usado en la mayoría de los hogares nicaragüenses para cocinar.

En el caso de vestuario, en el periodo de referencia de 2020 el valor de la sección totalizó 1,742.52 córdobas y al cierre de 2021 esta cifra se ubicó en 1,807.72 córdobas, lo que se traduce como un aumento de 3.7 por ciento.

Sobre este punto, debe saber que en el 2019 varios de estos productos de higiene personal perdieron la exoneración o exención de impuestos, lo que empeoró el panorama en el 2021 debido a que estos sufrieron el impacto del trastorno de la logística del comercio internacional.

¿Qué factores influyeron en el alto precio de la cesta familiar?

En consultas con un sociólogo, quien prefirió el anonimato por temor a represalias, explicó a LA PRENSA que esta situación se deriva de varios factores, siendo el primero que en estos momentos no hay suficiente producción para el consumo alimentario de los nicaragüenses.

Lea además: Canasta básica sube 798 córdobas en nueve meses del 2021

“Nuestra producción de bienes y servicios alimentarios tiende a bajar. Necesitamos producir más y mejor”, sugirió. Y agregó que otro factor es que la economía nicaragüense es “monopólica”, y por ende no hay competencia en el mercado.

Un tercer motivo es que “las relaciones comerciales en el país son especulativas y no hay orden comercial, cada vendedor hace cálculos sin fundamento técnico”.

El sociólogo también compartió que los nicaragüenses, con el fin de solventar los gastos de la canasta, han reducido la ingesta de alimentos y están adquiriendo productos de menor calidad, lo que trae consigo repercusiones en la salud de la persona.

“La gente pobre está comiendo menos hoy que hace cinco años atrás, las familias empobrecidas se están limitando exponencialmente”, añadió.

Inflación elevada

El Instituto Nacional de Información de Desarrollo informó que Nicaragua cerró el 2021 con una inflación de 7.21 por ciento, convirtiéndose en el registro más alto desde el 2011, cuando el indicador se ubicó en 8 por ciento, de acuerdo con estadísticas históricas del Banco Central.

Si bien a nivel mundial, las economías también exhibieron un fuerte aumento de precios en el 2021, lo cierto es que a nivel de Centroamérica Nicaragua sufrió con mayor fuerza los incrementos.

Hasta noviembre la inflación en Costa Rica, la nación más estable de Centroamérica y con mejor poder adquisitivo, se ubicó en 2.8 por ciento; en Guatemala hasta ese mes se situó en 2.89 por ciento; en Honduras 4.32 por ciento; en Panamá fue de 3.4 por ciento, que en ese país algunos analistas económicos de por si la consideran «dolorosa», que ha aumentado la actividad delictiva.

En días recientes, el sociólogo Óscar René Vargas consideró que entre los factores que incidieron el año pasado en el aumento de precios, además de los factores externos, figura una mayor especulación con los precios de los productos de la canasta alimentaria.

También «una repercusión del incremento de los carburantes en manos de la familia presidencial que repercute en el transporte de los productos». Al respecto, en el 2021 se registraron 31 alzas y 11 bajas en los precios de las gasolinas y 29 alzas y 13 bajas en el diésel, según datos del Instituto Nicaragüense de Energía (INE).

Se aúna «el alto precio de la electricidad repercute en los costos de los productos de la pequeña y media industria, estoy pensando en la industria del pan». Sobre ese punto menciona que si bien el año pasado el Gobierno aplicó una reducción en la tarifa eléctrica y aparentemente la mantuvo invariable, pese al incremento en el precio del petróleo y derivados, lo cierto es que esta continúa siendo una de las más caras de Centroamérica, por tal razón la ubica como un elemento en contra de los precios de los consumidores.

Y un cuarto elemento, agrega la «voluntad de los empresarios de tratar de obtener una mayor tasa de ganancia para resarcirse de las pérdidas de los años anteriores (2018-2020)».

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: