14
días
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD! ¡LA DICTADURA NO PUEDE
OCULTAR LA VERDAD!
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. #LibertadParaLosPresosPolíticosdeNicaragua #LibertadParaLosPresos
PolíticosdeNicaragua

Resultados de la Conferencia Mundial sobre Cambio Climático

La COP 26, Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, de 2021, se celebró del 31 de octubre al 13 de noviembre en Glasgow, Escocia, con la participación de casi 200 países; y concluyó con el “Pacto de Gasgow” que por primera vez menciona a los combustibles fósiles entre las causas de la crisis climática.

El objetivo era buscar acuerdos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero generados por combustibles fósiles (gas, petróleo y carbón) lo mismo que el metano y la deforestación; y mejorar el financiamiento para ayudar a los países más pobres en su transición hacia energías limpias y la adaptación a los efectos del cambio climático; y por daños y pérdidas. 

Como en años anteriores, di seguimiento a la Cumbre, gracias a publicaciones periodísticas e informes en la red. Algunos de ellos destacan cinco puntos entre los acuerdos generales: 

Se insta a los países desarrollados a duplicar los fondos para ayudar a los países en desarrollo en su adaptación al cambio climático. Se enfatiza en la necesidad de aumentar significativamente el apoyo más allá de los US$100.000 millones al año.

Se solicita a los países actualizar, a más tardar en el 2022, sus metas de reducción de carbono para 2030.

Se hace un llamado para reducir gradualmente el uso del carbón como fuente de energía y los subsidios a los combustibles fósiles ineficientes.

Se establecerá un diálogo para examinar el tema de dinero debido al daño que el cambio climático ya ha causado.

Todos los países acordaron revisar y fortalecer en 2022, sus objetivos de emisiones actuales hasta 2030.

Otros acuerdos fuera del Pacto general: Carbón. Más de 40 países, entre ellos los principales consumidores de carbón como Polonia, Vietnam y Chile, acordaron reducir su uso, que por primera vez de forma explícita se nombra como una de las causas del calentamiento global.

Metano. Más de 100 países firmaron un compromiso para reducir las emisiones de metano, en un 30 por ciento para 2030; gas de efecto invernadero que procede del sector de la energía, ganadería, agricultura, residuos, vertederos, combustibles fósiles, etc. 

Deforestación. En la Declaración de los Líderes de Glasgow sobre Bosques y el Uso de la Tierra, más de 130 países prometieron poner fin a la deforestación para 2030. Brasil, Canadá, Rusia, Noruega, Colombia, Indonesia, República Democrática del Congo, entre otros, se comprometieron a detener la deforestación. “Hay una muy buena razón por la que Bolsonaro se sintió cómodo firmando este nuevo acuerdo. Permite otra década de destrucción de bosques y no es vinculante” dijo la organización ecologista Greenpeace Brasil.

Gas y petróleo. Diez países, liderados por Costa Rica y Dinamarca, anunciaron la alianza BOGA (Beyond Oil & Gas Alliance) para iniciar la transición que acabe con la producción de gas y petróleo. Países como Suecia no permitirán extraer ni explorar crudo o gas en sus tierras y aguas a partir del 2022.

Vehículos. El compromiso es acabar con los vehículos a diesel y gasolina para 2035 en los principales mercados, y para 2040 en resto del mundo. Entre los fabricantes firmantes se encuentran Volvo, Mercedes-Benz o General Motors. 

Los países desarrollados no cumplieron sus compromisos de ayudar a los países pobres a adaptarse y mitigar los efectos del cambio climático. Sólo se comprometieron a definir un nuevo objetivo económico para 2024 y duplicar el financiamiento para 2025. Tampoco hubo respuesta ante la solicitud de proporcionarles ayuda económica por pérdidas y daños.

Hay una serie de tan solo sugerencias y “compromisos”, como cada año; pero los países pobres siguen sufriendo las consecuencias del cambio climático, causado principalmente por los países desarrollados que siguen contaminando. Los países pobres también contaminan, pero no en las proporciones de los otros.

La autora es educadora y comunicadora ambientalista.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: