14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!
Asedio policial en Diario La Prensa

Nicaragua es puesta como ejemplo de «intimidación» en el informe Poder Ciudadano Bajo Ataque 2021. LA PRENSA

Nicaragua baja de categoría en informe de derechos humanos y se une a países como Cuba y China

El informe detalla las leyes represivas, las elecciones ilegítimas de noviembre pasado, la censura, las agresiones a la libertad de expresión, las detenciones arbitrarias y las desapariciones forzadas

Nicaragua ha pasado de un estado cívico «represivo» a «cerrado», la peor calificación que puede recibir un país, según el informe El poder ciudadano bajo ataque, de CIVICUS Monitor, publicado este miércoles. En el continente solo hay otro país con esta calificación: Cuba.

CIVICUS Monitor, una investigación colaborativa a nivel mundial que califica y hace un seguimiento de las libertades fundamentales en 197 países y territorios, asegura que las detenciones arbitrarias y las desapariciones forzadas de supuestos opositores al gobierno, la criminalización de las organizaciones de la sociedad civil y los ataques a los medios de comunicación han conducido a este descenso.

«Nicaragua ha promulgado una serie de leyes represivas que han permitido a las autoridades reprimir a la sociedad civil, la prensa y la oposición. Dichas leyes allanaron el camino para las elecciones ilegítimas que presenciamos en noviembre, con siete candidatos de la oposición que continúan encarcelados», dijo Débora Leão, investigadora del espacio cívico de las Américas en CIVICUS.

En junio de este año el régimen orteguista comenzó una cacería de los precandidatos presidenciales y opositores. En las cárceles del país hay más de 150 presos políticos, más de 40 desde a mediados de este año.

«La censura, la vigilancia y las agresiones a las libertades periodísticas están a la orden del día en Nicaragua. El gobierno de Ortega está violando los derechos de los profesionales de los medios de comunicación, ya que las autoridades infringen persistentemente el derecho a la libertad de expresión. Los derechos políticos también están siendo vulnerados, las medidas de restricción informativa privan al público del acceso a la información y hacen que las voces de la oposición sean silenciadas», asegura Leão.

Nicaragua y Haití fueron los dos países que en las Américas bajaron su calificación. En el caso de Haití pasó de obstruido a represivo y en el caso de Nicaragua de represivo a cerrado.

Lea además: Así te contamos la presentación del informe de la CIDH sobre las violaciones a los derechos humanos en Nicaragua ante la OEA

El estado de las libertades cívicas en los 197 países y territorios ha sido clasificado como “cerrado”, “represivo”, “obstruido”, “estrecho” y “abierto”, de acuerdo con una metodología que combina varias fuentes de datos sobre las libertades de asociación, reunión pacífica y expresión. Nicaragua a nivel mundial se encuentra con otros 25 países con esa calificación.

Principales violaciones a los derechos

De acuerdo al informe, las cinco principales violaciones a los derechos fueron:
• Intimidación
• Detención de manifestantes
• Ataque a periodistas
• Interrupción de protestas
• Empleo de fuerza excesiva

Nicaragua aparece junto a Bolivia como ejemplo de «intimidación». El documento menciona que «docenas de periodistas fueron interrogados por la policía y amenazados con cargos criminales en el período previo a las elecciones».

Dentro de algunos hechos que menciona el informe se encuentran que por primera vez en las Américas dos países son clasificados con la categoría de «cerrado»: Nicaragua y Cuba; casi el 90 por ciento de la población de la región vive en países donde las libertades de la sociedad civil están en peligro (países con espacio cívico “obstruido”, “represivo” o “cerrado”; los periodistas están expuestos a un entorno de riesgo cuando trabajan en las Américas. México sigue
siendo uno de los países más mortíferos del mundo para los periodistas; las mujeres suelen ser el objetivo de los casos de acoso y violencia contra defensores de los derechos humanos y periodistas y la vida de quienes defienden los pueblos indígenas y del medio ambiente continúa estando en peligro en la región.

Países con clasificación «cerrado»

Los países que de acuerdo al informe tienen la categoría «cerrado» son:

En África: Burundi, Yibuti, Eritrea, Guinea Ecuatorial, República Centroafricana, y Sudán del Sur.

En Las Américas: Cuba y Nicaragua

En Asía-Pacífico: China y Corea del Norte

En Europa y Asia Central: Azerbaiyán, Bielorrusia, Turkmenistán y Uzbekistán.

En Oriente Medio y África del Norte: Arabia Saudita, Baréin, Egipto, Irán, Irak, Libia, Siria, Emiratos Árabes Unidos y Yemen.

¿Dónde vive la gente?

Los datos del informe a nivel mundial muestran que el número de personas que viven en países con graves restricciones ha aumentado y en la actualidad el 88,5 % de la población mundial vive en países cuyo espacio cívico ha sido calificado como cerrado, represivo u obstruido.

El informe muestra que un panorama preocupante, ya que, año tras año, el espacio para que casi todo el mundo pueda ejercer sus libertades fundamentales sigue siendo extremadamente limitado: «solo el 3,1 % de la población
mundial vive en países cuyo espacio cívico ha sido calificado como abierto».

*Fuente: El poder ciudadano bajo ataque 2021, de CIVICUS Monitor,

La última actualización de las calificaciones del CIVICUS Monitor de noviembre de 2021 muestra que la sociedad civil trabaja en un entorno que cada día se vuelve más hostil. 25 países con un espacio cívico calificado como cerrado, 49 con un espacio cívico represivo y 43 con un espacio cívico obstruido; esto significa que de los 197 países analizados, 117 imponen fuertes restricciones al espacio cívico. En comparación, el espacio cívico de 41 países ha sido calificado como estrecho y solo el de 39 como abierto.

Lea también: Crean memoria histórica sobre violaciones a los derechos de los universitarios

El informe anterior fue publicado en diciembre 2020 y desde entonces «se ha producido un retroceso aún mayor: en el último año han cambiado las calificaciones del espacio cívico de catorce países: las de trece han empeorado y solo la de uno ha mejorado», indica el documento.

Las recomendaciones

Al final del informe se realizan recomendaciones a los gobiernos, a las Naciones Unidas y Organismos Internacionales y para las empresas y corporaciones.

A los gobiernos entre otras cosas se les recomienda proteger a las personas defensoras de derechos humanos y periodistas, crear un entorno favorable para que ellos y los activistas puedan plantear sus preocupaciones sobre cuestiones de derechos humanos.

Además, recomiendan que los gobiernos lleven acabo investigaciones independientes, rápidas e imparciales sobre las violaciones a los derechos humanos y garantizar que los responsables son llevados ante la justicia para, de esta manera, disuadir a otros potenciales agresores.

«Poner fin a todo tipo de desaparición forzada, llevar a cabo investigaciones independientes de todos los casos y, pedir cuentas a los responsables para disuadir a los demás», recomienda el documento.

En el caso de las Naciones Unidas y los organismos internacionales recomienda «Proporcionar acceso a las comunidades y a la sociedad civil para que participen en los procesos de toma de decisiones en el marco de las Naciones Unidas, y trabajar estrechamente con los Estados para garantizar que el acceso a las Naciones Unidas
no se vea limitado por leyes, restricciones de viaje o tecnologías».

Y a las empresas y corporaciones les hace tres recomendaciones:

  1. Desarrollar y aplicar procedimientos de diligencia debida para prevenir, identificar y rendir cuentas por las violaciones de los derechos humanos, y que incluyan referencias al respeto al derecho a la tierra y a los defensores indígenas y del
    medioambiente.
  2. Adoptar una posición firme contra las represalias, las amenazas y los ataques contra las personas defensoras de los derechos humanos, especialmente contra aquellos que reivindican la justicia climática y los derechos de las comunidades indígenas.
  3. Llevar a cabo las consultas necesarias con las comunidades, la población y la sociedad
    civil; y tener en cuenta sus preocupaciones y opiniones antes de embarcarse en
    proyectos que puedan tener un impacto en el medioambiente y en los medios de
    subsistencia de las comunidades

Sobre el informe

El CIVICUS Monitor busca ofrecer una evaluación exhaustiva y cronológica del estado de la sociedad civil en diferentes países, y para ello analiza el espacio cívico, definido como el respeto en la legislación, la política y la práctica de las libertades de asociación, reunión pacífica y expresión, y la medida en la que el Estado protege estos derechos fundamentales.

El equipo de CIVICUS triangula, verifica y etiqueta la información de estas actualizaciones sobre el espacio cívico. Entre el 1 de noviembre de 2020 y el 31 de octubre de 2021, los socios de investigación de CIVICUS publicaron un total de 568 actualizaciones sobre el espacio cívico que han servido de base para el análisis que se detalla en este informe. Durante dicho período, las actualizaciones sobre el espacio cívico cubrieron 156 países y territorios.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: