14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

Luego de Oliva y Miñoso, ¿se hará justicia con Luis Tiant en el Salón de la Fama?

Este cubano tiene cifras muy sólidas y fue un jugador de impacto en los años setenta con los Medias Rojas de Boston, pero aún no recibe el reconocimiento

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

Ahora que el magnífico bateador Tony Oliva y el dinámico jardinero Orestes Miñoso están en el Salón de la Fama, la pregunta natural que uno se hace es, y Luis Tiant, ¿cuándo podrá ingresar al campo de los inmortales del beisbol? No lo sabemos por ahora.

Nacido en Marianao, Cuba, hace 81 años, Tiant fue todo un personaje en su carrera de 19 años en las Grandes Ligas. Además de ser estupendo tirador, su personalidad carismática, bigote de Fu Manchú y su peculiar wind up con giro incluido, lo hicieron muy singular.

Cuando se retiró en 1982, había acumulado balance de 229-172 y 3.30 en 3,486.1 innings de su carrera iniciada en 1964 con los Indios de Cleveland, quienes lo consiguieron desde los Tigres de México, donde se encontraba lanzando en 1962. Al año siguiente tuvo 14-9 y 2.56 en las Ligas Menores y 15-1 y 2.04 en AAA en 1964 al momento de ser subido.

Ese año en las Mayores cerró con 10-4 y 2.83 en 19 partidos con la tribu, con quienes ganó al menos 11 juegos en las siguientes tres temporadas, antes de elevarse hasta 21-9 y 1.60 en 258 innings con 264 ponches en 1968, la mejor campaña de su carrera.

Tiant fue líder en efectividad en la Liga Americana (1.60) y además de ganar 21 partidos, le añadió 19 juegos completos y nueve blanqueadas y no ganó el premio Cy Young porque fue el año de los 31 triunfos de Denny McClain (31-6 y 1.96) con Detroit.

Sin embargo, de lo más alto, Tiant cayó a lo bajo en la temporada siguiente con récord de 9-20 y 3.71 y fue cambiado a los Mellizos en 1970 por Craig Nettles, cuando se pensó que su carrera estaba terminada. Su hombro se afectó y Minnesota lo dejó libre.

Boston lo tomó y su introducción en 1971 no fue propiamente alentadora: 1-7 y 4.85 en 72.1 innings de labor. No obstante, en 1972 volvió por sus fueros al registrar 15-6 y liderar las Grandes Ligas con 1.91 en efectividad en 179 innings, con 12 juegos completos.

Posteriormente alcanzó su plenitud al ganar 20 juegos en tres de sus siguientes cuatro años. En 1973 (20-13 y 3.34), en 1974 (22-13 y 2.92) en 1975 (18-14 y 4.02) y en 1976 (21-12 y 3.06), mientras conseguía al menos 12 victorias en las siguientes dos campañas.

En la temporada de 1975, se asegura que Tiant pudo haber ganado 20 juegos también, pero su concentración no fue igual porque estaba pendiente de la posibilidad de ver a sus padres, quienes habían conseguido un permiso para viajar a EE.UU. y se reencontraron.

En los playoffs de ese año, Tiant mostró su gran nivel, derrotó 7-1 a los poderosos Atléticos en el primer juego de la Serie de Campeonato, con un trabajo de nueve innings, tres hits, una carrera sucia y ocho ponches. Y en la Serie Mundial, venció dos veces a la Gran Maquinaria Roja de Cincinnati. Ese año acumuló 3-0 y 2.86, tres juegos completos, en la postemporada.

Cuando se habla de la temporada de 1978 de los Medias Rojas, siempre se hace alusión al hecho de que perdieron una ventaja de 14.5 juegos que tenían. Sin embargo, para llegar al famoso juego extra que los Yanquis ganaron con el jonrón de Bucky Dent, Boston tuvo que ganar sus últimos ocho juegos. Tiant ganó tres de ellos, lanzando con poco descanso.

Y, sin embargo, muy pocos entre los votantes parecen ver el gran trabajo de Tiant, quien además de ganar 229 juegos, completó 187 y bordó 49 blanqueadas, sumó 2,416 ponches y tuvo 1.19 de Whip en 3,486.1 innings de labor, mientras iba a tres Juegos de Estrellas y acumulaba 66.1 de WAR en su carrera de 19 temporadas.

Las cifras de Tiant compiten con muchos y son superiores incluso respecto a varios miembros del Salón de la Fama. Sin embargo, será hasta en diciembre del 2023 cuando su caso podría ser sometido a una nueva revisión por el Comité de la Era Moderna del beisbol y vamos a ver qué pasa. Con los escritores no tuvo suerte.

“Yo ya le dije a mi familia que si no me eligen en vida para el Salón de la Fama y lo hacen cuando esté muerto, que ni vayan a Cooperstown o donde sea la ceremonia. Las cosas se hacen mientras las personas están vivas. Ya muerto para qué”, señaló Tiant, quien se retiró en 1982 tras un paso por los Yanquis, Piratas y Angelinos.

Edgard Rodríguez está en Twitter: @EdgardR

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: