14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!
Hongo negro, India

Una mujer que se recuperó de Covid y ahora tiene mucormicosis yace en una cama de hospital en un hospital de Jabalpur, en India. AFP

Esto es lo que debe saber del hongo negro y su posibilidad de presentarse en Nicaragua

El hongo negro es una infección micótica y se origina por un moho que se encuentra en ambientes húmedos y puede atacar las vías respiratorias, cerebro y pulmones de las personas que lo desarrollen

Centroamérica registró recientemente el primer caso de mucormicosis, conocido como hongo negro en Honduras. Aunque la infección no es aún amenaza para convertirse en epidemia —como el Covid-19 o el dengue— Nicaragua debe de estar en alerta ya que el país presenta la condiciones para que se registren casos de esta enfermedad, consideraron médicos independientes.

El hongo negro es una infección micótica (hongos) y se origina por un moho que se encuentra en ambientes húmedos y puede atacar las vías respiratorias de las personas que lo desarrollen. Si bien no está ligado al Covid-19, los casos de esta enfermedad saltaron en primer plano luego que en la India se registraran más de mil casos de mucormicosis en pacientes recuperados por el Covid-19. Se convirtió en una enfermedad oportunista que alojada en un paciente con el virus complica exponencialmente su situación de dejar secuelas graves, tales como ceguera o complicaciones que causan la muerte.

Los médicos consultados por LA PRENSA de inicio aclaran que, aunque hasta ahora se esté hablando del hongo negro, esta enfermedad «no es nueva» y puede desarrollarse en personas con un sistema inmunológico bajo, sin embargo no tiene la capacidad de transmitirse entre una persona a otra y mucho menos la capacidad de afectar a una persona que tiene su inmunidad normal, «solo es una enfermedad oportunista».

Relación con el Covid y quiénes son los más vulnerables

El médico infectólogo Carlos Quant, miembro del Comité Científico Multidisciplinario (CCM), explicó que en los pacientes con Covid-19 se ha documentado que este tipo de complicaciones se da porque este grupo también puede presentar diabetes mal controlada y en simultáneo son sometidos a medicamentos que benefician las condiciones para que el hongo se desarrolle.

«Los factores más importantes de riesgo para que un paciente que desarrolle Covid-19 y presente esta complicación de hongo negro es que tenga también una azúcar (diabetes) mal controlada o haya recibido dosis grandes de corticoides», resaltó el infectólogo.

Sobre ese punto, el epidemiólogo Álvaro Ramírez señaló que en Nicaragua, a raíz de la pandemia se comenzó a utilizar de manera descontrolada y sin ninguna restricción la Dexametasona —sirve para evitar las condiciones severas de Covid—, y según el médico, este fármaco provoca una reducción en la capacidad inmunológica en las personas, contribuyendo a que en algún momento se reproduzca el hongo negro.

Lea también: Estas son las variantes del Covid-19 más contagiosas que acechan a Nicaragua, así como el hongo negro

«Nicaragua tiene las condiciones propicias para que el hongo negro pueda crecer en pacientes complicados de Covid. ¿Qué significa eso? Si tenemos pacientes que están padeciendo de diabetes y resulta que además de diabetes tienen Covid y utilizan la Dexametazona indiscriminadamente, entonces el corticoide reduce la capacidad inmunológica, facilitando que el moho, el hongo, se reproduzca», explicó.

¿En Nicaragua podría proliferarse?

Según explicaron los especialistas, en Nicaragua hay un alto porcentaje de contagios por Covid-19 que no se ven reflejados en las cifras oficiales por el hermetismo que mantiene el régimen orteguista sobre el comportamiento de la pandemia, lo que deja en mayor vulnerabilidad a este grupo de pacientes.

Según información oficial, la diabetes es la segunda enfermedad más común entre los nicaragüenses. De acuerdo con el Mapa de Salud de Nicaragua, en el 2020 el país acumulaba 115,841 personas con este padecimiento, cuando en el 2019 fue de 84,846. Esto quiere decir que hay un aumento significativo en esta enfermedad.

«Generalmente es una enfermedad exclusiva de pacientes diabéticos mal controlados, porque tienen un sustrato importante para que el hongo se adhiera en la zona de los senos paranasales y desarrolle una enfermedad invasiva que puede ser grave si no se actúa rápidamente porque este hongo produce micosis, trombosis y destrucción importante y uno tiene que recibir un tratamiento agresivo», detalló el doctor Quant.

¿Qué otras condiciones necesita para desarrollarse?

Si bien la humedad es uno de los factores que influyen para que se reproduzca este hongo, el infectólogo Quant afirmó que incluso puede reproducirse en los alimentos como tortillas o pan viejo, como también en las paredes o incluso en el refrigerador. «Ese hongo se puede encontrar en diferentes superficies, incluso en el pan, vos te fijás en esos pelitos que se forman cuando se descomponen, esos pueden ser efectos mucorales», alertó.

¿Cómo se diagnostica el hongo negro?

Los especialistas entrevistados detallan que existen dos formas de diagnosticar al paciente, la primera de manera clínica, que es identificando los síntomas visibles que el paciente presenta y la otra forma es a través de una biopsia.

«Comienza a presentar tumefacción (hinchazón), se inflaman los ojos, uno de ellos de manera bilateral, es decir, que resalta la parte del ojo que está afectada, generalmente afecta los senos paranasales, en la boca se ve que tiene una úlcera o empieza a sacar un exudado por la nariz que es de característica negroide», enumeró Quant.

«La parte clínica es muy importante para detectarlo, pero obviamente en pulmón es más difícil hacer un diagnóstico porque se puede confundir con otro hongo, pero generalmente afecta por los senos paranasales, pero la forma de ese diagnóstico es tomando una biopsia de los tejidos, uno toma la muestra de la nariz, la ve en microscopio y ve el hongo que tiene una característica muy típica», explicó el infectólogo la segunda forma de diagnóstico.

¿Tiene Nicaragua el tratamiento contra el hongo?

Sí. De acuerdo con el doctor Quant, si bien el tratamiento no es fácil de encontrar, el Minsa sí lo tiene, pero a nivel ambulatorio no se encuentra, «es exclusivo de los hospitales porque son para pacientes graves». El medicamento se llama Anfotericina B y el Minsa lo ha tenido durante muchos años, «es un tratamiento médico muy viejo, de la década de los 60, es muy tóxico, pero es lo que puede salvarle la vida a los pacientes», dijo el especialista.

Puede interesarle: Urge acelerar vacunación contra el Covid-19 ante la amenaza de las variantes, insiste epidemiólogo

Agregó que hay otras presentaciones no tan tóxicas, una que se llama Liposomal, pero esa no está disponible en Nicaragua, además que es muy cara.

¿Cuál es la tasa de mortalidad de esta infección?

La tasa de mortalidad es variable, puede ir entre los 50 y 80 por ciento de las infecciones, es una complicación muy grave que puede amenazar la vida del paciente si uno no actúa con rapidez para tratar de frenar el desarrollo de la infección, porque es una enfermedad que afecta los senos, pero rápidamente se puede diseminar al cerebro, por eso se llama rino cerebral o si es pulmonar puede causar una neumonía fatal, advierten los especialistas.

¿Han habido casos de hongo negro en Nicaragua?

No se sabe. Hasta ahora el Gobierno no ha informado sobre ningún caso, pese a que en Centroamérica, Honduras ya registró un paciente infectado.

«Yo estuve trabajando en el Minsa hasta el año pasado y no habíamos tenido casos reportados de mucormicosis, no sé en este periodo que ya no estoy trabajando se haya presentado alguno, pero si hay casos, posiblemente sean esporádicos, no es algo que corre el riesgo de convertirse en epidémico», insistió Quant, quien laboró para el Minsa.

Aunque no tiene condiciones de convertirse en epidemia, en este punto el doctor Ramírez no descartó que se presente en poblaciones con alto porcentaje de diabetes no controlada y haya contagio de Covid. «Esa triada de condiciones y factores de riesgo están presente en Nicaragua y no se puede descartar que en algunos lugares puede haber mayor número de casos de personas infectadas por el hongo negro», alertó.

¿Qué debería preocupar a Nicaragua?

Para el epidemiólogo Leonel Argüello, integrante del CCM, la aparición de este hongo negro no debería de generar preocupación ya que no tiene posibilidad de transmisión entre las personas. El médico exhortó más bien a estar atentos ante el Covid-19 ya que actualmente es un factor de riesgo para poder padecer hongos que pueden afectar el pulmón, cerebro y otros órganos.

«El hongo siempre va a estar en la naturaleza, el problema no es su presencia sino más bien un ser humano que no tenga sus defensas normales, ya que un buen sistema inmunitario fortalece la generación de anticuerpos y permite una mejor respuesta ante ataques de virus u hongos», dijo el epidemiólogo.

Destacó también la importancia de que la población nicaragüense disponga de acceso a los exámenes de laboratorio, ya sea el PCR molecular o las pruebas rápidas de antígenos y anticuerpos para poder detectar y controlar a tiempo la enfermedad.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: