14
días
han pasado desde el arresto de nuestro gerente Juan Lorenzo Holmann, y la toma de las instalaciones. Nuestra Redacción está hoy en el exilio. ¿Vas a permitir que la dictadura se salga con la suya?
iota, árboles

Iota se fue, dejando muerte y destrucción en el país. LA PRENSA/CORTESÍA

Kilambé: productores sin cultivos y con temor a deslave del cerro

Se trata de las comunidades La Esperanza, Aguas Rojas, Maleconcito y San José, donde al menos 25 productores perdieron gran parte de la sus plantíos

El paso del huracán Iota dejó serias afectaciones en el cultivo de café, maíz y frijoles en las comunidades aledañas al cerro de Kilambé, que se encuentra ubicado en el departamento de Jinotega, puesto que las fuertes precipitaciones provocaron deslaves que terminaron arrasando con la cosecha de estos granos básicos, según manifestaron productores de la zona.

Se trata de las comunidades La Esperanza, Aguas Rojas, Maleconcito y San José, donde al menos 25 productores perdieron gran parte de la sus plantíos, principalmente de café. Solo en la comunidad La Esperanza unas 60 manzanas quedaron totalmente destruidas, según detalló Enoc Montenegro, productor y habitante de esa zona.

«Solo yo perdí dos manzanas de café y calculo en pérdidas unos 6 mil o 7 mil dólares, cuidado y más, y el problema es que la mayoría de productores trabajamos con financiamiento, ya sea con las mismas empresas acopiadoras de café o financieras locales y esa es una de las preocupaciones que tenemos porque con la cosecha es que normalmente se paga y con estas afectaciones será difícil», manifestó Montenegro.

Al respecto el señor Candelario Rivera, también productor de la comunidad La Esperanza de Kilambé, reporta cuantiosas pérdidas en su cosecha de café, maíz y frijoles, y su mayor preocupación son los compromisos de pago con las financieras con las que trabaja.

Lea también: Preocupan daños en el frijol, arroz y lácteos, pero Cosep descarta desabastecimiento

«Aproximadamente 40 familias fuimos afectadas. Perdimos unos 3 mil quintales de café. En maíz perdimos unos 300 quintales y frijoles unos 200 quintales. Mi deuda con el FDL es de 100 mil córdobas que tengo que ajustar para el 5 de febrero del 2021 y espero que la financiera se ponga la mano en la conciencia –como decimos en el buen nicaragüense- y que hagan algo por los pobres productores que perdimos todo en nuestra finca de café»,manifestó Rivera.

Víctor Potosme,  especialista en temas de cooperación al desarrollo y gestión de riesgos de desastres, detalló que el problema es mayor de lo que se proyecta, pues asegura que esto viene a profundizar la pobreza en las comunidades afectadas, producto de la escasez de granos básicos como consecuencia de la saturación de suelos y el endeudamiento de los productores.

«Está por verse qué medidas van a tomar las autoridades locales y gobierno central, o sea qué pasará con ellos, qué opciones le van a plantear para resurgir, cuál es el plan contingente en el término financiero y por otra parte cuál es el plan de apoyo en cuanto a su sobrevivencia mientras se da la otra siembra que se dará en mayo con la siembra de postrera y de la cosecha de café que venía ahorita en noviembre a desarrollarse».

Temen deslave del cerro Kilambé

La preocupación de los habitantes de estas comunidades no solo es la pérdida en las cosechas, el temor también se concentra en la posibilidad de un deslave del cerro Kilambe, ya que las constantes lluvias y el paso de dos huracanes le ha ocasionado fisuras y aumenta el riesgo de una catástrofe.

«En el sector oeste del cerro, en las comunidades San José y Las Vueltas de Kilambé hay fisuras grandes que se están haciendo y hace suponer de la posibilidad de un deslave en caso de que siguiera lloviendo, o al menos ya quedó como una zona de alto riesgo. Con estas lluvias el cerro quedó con grandes sanjones», alertó Enoc Montenegro, quien asegura que hasta el momento las autoridades no se presentan en el lugar.

Al respecto el especialista de gestión de riesgo ante desastres coincide con el productor y no descarta que haya un deslizamiento de tierra. «El despale al que ha sido sometida la zona ha generado un nivel de erosión del territorio que en en general es de origen volcánico y con el incremento de las lluvias existe un alto riesgo de mayores deslizamientos. Igual que en la zona del Macizo de Peñas Blanca en Matagalpa», explicó.

Lea además: Bosawas, golpeado por Eta, enfrenta doble devastación con el paso de Iota

El productor además señaló que en la comunidad La Esperanza al menos seis viviendas resultaron destruidas en su totalidad por el paso de Iota. También hay daños en la carretera, lo cual quedaron incomunicados con la cabecera municipal. «Los mismos habitantes están trabajando para atender a las familias afectadas, aquí no ha venido el gobierno, la que sí vino fue la Policía a asediar una colega que se estaba organizando», denunció Montenegro.

Desabastecimiento de granos básicos 

Pese a estas afectaciones visibles, el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), descartó en conferencia de prensa que haya desabastecimiento de granos básicos, aunque diversos representantes gremiales advirtieron de posibles aumentos de precios en algunos alimentos, especialmente los frijoles.

«La empresa privada dice que no habrá desabastecimiento, pero eso está por verse porque efectivamente los pequeños productores del área de Wiwilí (Jinotega) ya estaban teniendo pérdidas en los granos como el maíz y el frijol desde el paso del huracán Eta por el exceso de agua. El problema se agudiza con Iota, así que el argumento natural ahí está.  El exceso de agua vino a quemar la producción de frijol y maíz», refutó al respecto Victor Potosme.

 

Nacionales Nicaragua archivo
×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: