14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!
Carlos Quant, Nicaragua, coronavirus, Covid-19, fiebre, gripe, síntomas,

El doctor Carlos Quant, internista infectólogo. LA PRENSA/JADER FLORES.

Régimen despide al infectólogo Carlos Quant del Hospital Manolo Morales

El infectólogo tenía más de 20 años de trabajar en el hospital. Confirmó a LA PRENSA que un abogado del centro médico lo escoltó hasta la salida

El infectólogo Carlos Quant Durán fue despedido este jueves del Hospital Roberto Calderón Gutiérrez, conocido como Manolo Morales, luego de más de 20 años de laborar en esa unidad de salud.

«Un abogado me conminó a salir de las instalaciones (del hospital) de manera inmediata. Me escoltó todo el tiempo, pero no hubo agresión física», confirmó a LA PRENSA el doctor Quant, integrante del Comité Científico Multidisplinario (CCM).

Él ha sido una de las voces médicas independientes más críticas sobre el manejo de la pandemia del Covid-19 que ha realizado el régimen orteguista, por lo que el infectólogo considera que su despido se debe a represalias políticas.

Lea también: Despidos de especialistas de salud en medio de pandemia pone en riesgo la salud de nicaragüenses

La carta de despido que le entregó el área de recursos humanos de ese hospital señala que el motivo de su despido  fue supuestamente por abandono de trabajo, pero el doctor Quant desmiente esta versión y aseguró que se ha presentado como de costumbre a su centro de trabajo.

«Como es de su conocimiento, usted no se presenta a su puesto de trabajo desde el 22 al 29 de mayo del 2020 inclusive, abandonando el trabajo, incurriendo con ello, en falta muy  grave, que ocasionó perjuicio a los ciudadanos y a este hospital», reza la carta de despido.

Por lo que el doctor Quant respondió: «Es mentira. Yo he llegado como de costumbre a trabajar».

Campaña de desprestigio

El infectólogo Quant advirtió  desde un primer momento al régimen orteguista sobre las consecuencias que tendría el país si no se educaba a la población y se intensificaba las medidas de prevención del coronavirus. Asimismo, forma parte del grupo de más de 700 profesionales de la salud que exigieron al régimen actuar consecuente a la fase de pandemia que atraviesa la nación, además de denunciar las amenazas a médicos y estudiantes de medicina.

Lea además: Infectólogo urge al régimen orteguista brindar información adecuada para evitar un «escenario grave»

Como parte de la campaña de desprestigio contra las voces disidentes al régimen, el colectivo de comunidades diversas de Nicaragua denunció al doctor Quant ante la ministra de salud, Martha Reyes, por supuestamente discriminar a personas trans y homosexuales, portadoras de VIH, que realizaban terapia antirretroviral.

La denuncia, interpuesta el 25 de mayo, pide a la ministra de salud el retiro de las funciones del doctor Quant como servidor público del Hospital Manolo Morales.

CCM: este momento se necesita todos los recursos capacitados

El CCM desaprobó el despido del infectólogo en momentos en que el país atraviesa la fase comunitaria de la pandemia y se necesitan más recursos humanos en salud. «Este tipo de acciones son contradictorias frente a la realidad y necesidad de nuestra población» señala el comunicado.

El Comité reconoce la trayectoria del doctor Quant y su comportamiento ético y comprometido con la salud de las personas. El infectólogo es uno los mejores en su rama. «La cancelación del contrato del Dr. Quant Durán de parte del MINSA perjudica altamente a las y los pacientes que acuden al hospital Roberto Calderón, así como al personal sanitario que se beneficia de sus conocimientos. En este momento Nicaragua necesita hacer uso de todos los recursos capacitados y no alejarlos de los centros de atención al pueblo», agrega el CCM.

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) también condenó la salida del doctor y señaló que son una acción arbitraria de parte del régimen orteguista. «No solo atropella el derecho individual al trabajo y a ejercer la profesión médica, sino que perjudica a la población que necesita a profesionales comprometidos con la lucha contra el COVID-19».

Debilita el sistema de salud

El despido del infectólogo se da en medio de una emergencia sanitaria, donde asociaciones médicas han señalado que las salidas del personal médico debilita el sistema de salud y ponen en riesgo la salud de los nicaragüenses.

El doctor José Luis Borgen, de la Unidad Médica Nicaragüense, señaló que se registra -durante el proceso de la pandemia- al menos 47 renuncias de trabajadores de la salud bajo coacción. Uno de los últimos casos de despido arbitrario fue el de la gineco-oncóloga Indiana Talavera, de la unidad de Oncología del Hospital Bertha Calderón. El motivo de su salida, similar al del infectólogo, fue porque supuestamente no atendía a los pacientes. Sin embargo, la doctora negó esa versión y aclaró que ella recomendaba a sus pacientes  evitar salir de sus casas para no contagiarse del Covid-19.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) condenó a inicios de mayo los ataques y amenazas contra los profesionales de salud de Nicaragua. «En ningún caso se acepta que hayan ataques o amenazas al personal de salud de ningún país cuando se difunde información respecto a las preocupaciones de salud», dijo el doctor Ciro Ugarte, director de Emergencias en Salud de la OPS.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: