14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

Nicaragua en la historia del derecho de asilo y la inviolabilidad de las sedes diplomáticas

En diversos momentos de la historia nacional Nicaragua como país o Estado se ha involucrado en violaciones del derecho latinoamericano de asilo y la inmunidad de las sedes diplomáticas.

Por eso, analistas democráticos califican como una hipocresía política la decisión del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo de romper relaciones diplomáticas con Ecuador, porque allanó la Embajada de México en Quito para capturar a un prófugo de la justicia condenado por delitos comunes de corrupción.

Al respecto LA PRENSA publicó este domingo 14 de abril una nota de información histórica sobre el caso de José Manuel Urbina Lara, quien en diciembre de 1983 estaba refugiado en la Embajada de Costa Rica en Managua, solicitando asilo político, pero el régimen sandinista lo sacó mediante un operativo de “inteligencia” militar de la sede diplomática y lo metió en la cárcel.

Costa Rica no rompió relaciones diplomáticas con Nicaragua por eso, solo protestó airadamente. Urbina Lara fue liberado en marzo de 1985 gracias a presiones internacionales y enviado a Colombia, pero ahora, 39 años después, otra vez es un preso político.

Por otra parte, el jurista internacionalista venezolano Adolfo P. Salqueiro ha recordado en un artículo de opinión publicado en el periódico El Nacional, que en 1950 un renombrado personaje político de Venezuela llamado Rafael Simón Urbina ingresó a la Embajada de Nicaragua en Caracas para pedir asilo. Pero el mismo embajador nicaragüense lo sacó por la fuerza de la sede diplomática y lo entregó a las autoridades de Venezuela que lo ejecutaron en una estación policial.

Otro episodio siniestro relacionado con la historia del asilo político diplomático, ocurrido también durante la dictadura sandinista que sustituyó a la somocista en 1979, fue relatado el 18 de febrero recién pasado en la sección Domingo de LA PRENSA. Se refiere al  coronel de la Guardia Nacional somocista, José Ramón Silva Reyes, quien huyendo de la venganza de los sandinistas que asaltaron el poder en julio de 1979 se refugió en la Embajada de Guatemala buscando asilo político.

Los entonces recién estrenados nuevos dictadores de Nicaragua negaron el salvoconducto al coronel Silva Reyes y otros militares asilados en la sede diplomática guatemalteca, quienes permanecieron allí más de cuatro años.

El 1 de noviembre de 1983 el Ministerio del Interior (Mint) que dirigía el siniestro comandante sandinista Tomás Borge, informó que el coronel Silva Reyes se había fugado de la Embajada de Guatemala. Y nada más.

Fue hasta en 1986 que se supo, por declaraciones de un oficial desertor del Mint que huyó a Estados Unidos, que en realidad el coronel Silva Reyes salió de la Embajada de Guatemala engañado por un sandinista infiltrado, quien lo convenció con un plan que supuestamente lo llevaría fuera del país. Una vez fuera del recinto diplomático guatemalteco, Silva Reyes fue capturado y asesinado por las fuerzas de la represión sandinista.

Otro célebre asilado político en la escabrosa historia nacional fue el expresidente de Nicaragua, Leonardo Argüello Barreto, quien llegó a la Presidencia de Nicaragua mediante un fraude electoral fraguado por Somoza García quien pensaba manejarlo como a un títere. Ya en ejercicio de la Presidencia, Argüello declaró que gobernaría con independencia y 27 días después de su toma de posesión fue derrocado por Somoza García.

Argüello se asiló en la Embajada de México donde permaneció 6 meses hasta que le dieron el salvoconducto para salir del país. Y cabe recordar que se llevó consigo el título de presidente de la República de Nicaragua, pues no cedió a las presiones de Somoza para que pusiera la renuncia.

Ahora hay que agregar el caso, pendiente de solución, del expresidente de Panamá Ricardo Martinelli, quien se encuentra refugiado en la Embajada de Nicaragua para escapar de una condena judicial por delitos comunes de corrupción, pero el régimen de Ortega y Murillo le ha dado reconocimiento de asilado político.    

COMENTARIOS

  1. Hace 2 meses

    Entonces en que quedamos ? Es bueno o malo que un Pais irrespete la Soberania de otro Pais asaltando su Embajada ? Para que sirve la Convencion de Viena ? Para que sirve la ONU ? Si por presiones de la Comunidad Internacional, Urbina Lara fue liberado, entonces Ecuador debe hacer lo mismo, liberar y extraditar a Mexico al EXVicepresidente Glas.Es hipocresia condenar un abuso y aplaudir o tratar de justificar el mismo abuso. Es igual que condenar el criminal inhumano Holocausto de los Nazi contra los judios y ahora quedarse callado y hasta aprobar el genocidio inhumano que los judios estan cometiendo en Gaza.

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí