Diagnóstico de cáncer: la importancia de Kate en la realeza

El mensaje de vídeo de la princesa Kate ha conmocionado a mucha gente

La opinión pública se preocupó cuando en enero de 2024, se anunció que la princesa Catalina -Catherine, o Kate, como la llaman aún sus admiradores se había sometido a una grave operación abdominal. Para recuperarse, se fue a casa de Windsor y guardó silencio. Los rumores se dispararon. Surgieron fotos en las que se suponía que aparecía Kate, acompañadas de todo tipo de suposiciones, a veces burdas.

En marzo, el palacio de Kensington, residencia oficial en Londres del príncipe Guillermo y Kate, publicó una foto de una Kate sana y sonriente con sus tres hijos. Sin embargo, estaba manipulada: Kate había probado suerte con el Photoshop y entregó la foto a la prensa para el Día de la Madre. Un error, como admitió poco después.

Lea también: Kate Middleton anuncia que tiene cáncer

Una semana después, en un intento por calmar las mentes demasiado ansiosas, la princesa entró alegremente en una tienda de productos agrícolas de Windsor junto a su marido y compró una barra de pan. Otro cliente vio a la pareja real y los grabó con su teléfono móvil. Dijo al tabloide británico The Sun que Kate parecía feliz y relajada.

¿Así que toda duda quedaba despejado? Desgraciadamente, no. En un mensaje de video publicado el viernes (22.03.2024) por la noche, Kate explicó que le habían diagnosticado cáncer tras una operación abdominal. “Mi equipo médico me aconsejó que me sometiera a quimioterapia preventiva y ahora estoy en las primeras fases de este tratamiento”, dijo Kate en el video, que se dice que fue grabado el miércoles. No se darán a conocer más detalles sobre la naturaleza del cáncer, según la oficina de la Princesa.

Hasta ahora, su vida parecía un cuento de hadas: Matrimonio con el futuro rey, tres hijos sanos, querida por el público. Y luego el diagnóstico de cáncer. Un duro quiebre en la vida de la ‘princesa perfecta’.

La polémica foto manipulada encendió aún más las alarmas sobre la desaparición de Kate Middleton

La princesa perfecta

La propia reina Isabel II dio su bendición a su nieto, el príncipe Guillermo, cuando apareció con una “plebeya”. Esa joven, Kate Middleton, cumplía todos los requisitos para convertirse en un digno miembro de la familia real… Salvo por el hecho de que no era de la nobleza. Y así fue que la familia real pasó por alto cualquier pretensión de estatus. Kate simplemente encajaba.

Cuando se casó con el príncipe Guillermo en 2011 se convirtió en miembro oficial de la familia real y puso todo su trabajo de relaciones públicas a su servicio. Kate ya no era Kate Middleton, sino Catherine, duquesa de Cambridge, esposa de un futuro rey británico.

Lea además: Kate Middleton: cómo se han propagado en redes sociales las teorías conspirativas sobre la supuesta doble de la princesa de Gales

Sin dejar nada al azar

Aprendió a lidiar con la presión de los medios de comunicación. Seguida a cada paso por los paparazi, hizo exactamente lo que se esperaba de ella, tanto en familia como en público: se negó a dejarse impresionar y se presentó hábilmente junto a su prometido sin eclipsarlo. Su vida se centra en las obras de caridad, especialmente para los niños y jóvenes desfavorecidos.

A la hora de elegir sus atuendos, no deja nada al azar: sencillos y elegantes, planificados hasta el más mínimo detalle. Y siempre tan pulcros que casi parecen demasiado escenificados, ya sea en una importante ceremonia real o en una visita al jardín de infantes.

Un cambio de imagen para la familia real

Kate es también quien refresca a la polvorienta familia real y la acerca a sus súbditos. Para ello, utiliza el poder de los medios de comunicación y las redes sociales como ningún otro miembro de la familia antes que ella. Un gran equipo de relaciones públicas planifica sus apariciones.

Cuando el hermano menor de Guillermo, el príncipe Harry, presentó a la actriz estadounidense Meghan Markle en el palacio de Buckingham, en 2016, Kate tuvo en ella, por un breve período, a una compañera de ruta. Junto con sus maridos, eran el joven dream team de la realeza, muchos los llamaban los Fab Four, en referencia a los Beatles: los favoritos de la prensa y de los fans de la realeza. Con ellos cuatro, el Palacio de Buckingham parecía haberse desempolvado por fin.

Sin embargo, las parejas tomaron caminos separados en 2019 , y se dice que están peleadas, pero Catalina siguió tan segura de sí misma como siempre y se convirtió en la cara más importante de la familia real tras la muerte de la reina. Aunque el rey Carlos III ostenta el trono, su hijo Guillermo y su nuera son los mascarones de proa de la monarquía británica, los faros de esperanza para el futuro. Por eso su cáncer es algo más que un contratiempo privado. Afecta a toda la familia real. Muchos esperan ahora que la princesa Kate supere esta enfermedad, del mismo modo que lo ha superado todo hasta ahora.

Los deseos de recuperación de todo el mundo la ayudarán. Serán muchos, muchísimos. Al fin y al cabo, la princesa Kate no sólo es un pilar de apoyo para la realeza, sino también un modelo a seguir para muchas otras personas.

Vida cáncer princesa princesa de Gales realeza
×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí