14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

Carlos Eduardo Díaz Moreira junto al Ministro de Relaciones Exteriores y Comunidad Nacional en el Exterior de Argelia, Sr. Ahmed Attaf

La contradicción de Ortega: nombra embajadores en países lejanos, mientras cierra consulados en ciudades con gran cantidad de nicaragüenses

El más reciente nombramiento fue el de Carlos Eduardo Díaz Moreira como embajador concurrente ante la República Árabe Saharaui Democrática

El régimen de Nicaragua se ha dedicado a nombrar embajadores extraordinarios y plenipotenciarios en países lejanos donde probablemente la presencia de nicaragüenses es poca o nula, mientras cierra consulados importantes en Estados Unidos y México, donde existen grandes cantidades de nicaragüenses residiendo o en tránsito.

El último nombramiento en un país lejano lo hizo al destinar a Carlos Eduardo Díaz Moreira, bajo el acuerdo presidencial número 16-2024, como embajador concurrente de la República de Nicaragua “ante el Gobierno de la República Árabe Saharaui Democrática”.

Como concurrente, el embajador realizará sus funciones desde la sede en Argelia, explica el acuerdo.

Díaz es un exmiembro de la Juventud Sandinista —la fábrica que encontró la dictadura para producir embajadores sin experiencia— quien en diciembre de 2023 fue nombrado como embajador de la República Argelina Democrática y Popular.

Saharaui es un territorio africano que fue ocupado por España en 1884 y convertido en provincia española en 1958. Tiene aproximadamente 250,000 kilómetros cuadrados y es la última colonia de África. En 1976 se proclamó la República Árabe Saharaui Democrática y cuenta con una población que asciende a 513,000 saharauis.

La vida en los territorios de este país está marcada por la persecución política, la represión de toda manifestación saharaui por pacífica que sea, la tortura y las desapariciones forzadas, de acuerdo con reportes internacionales.

Sin especificar si existen nicaragüenses habitando en ese país, un documento de la Asamblea Nacional de Nicaragua detalla que tienen relaciones con este país desde el 2007, “tomándose en cuenta la necesidad de respetar el derecho de libre autodeterminación de los pueblos y la igualdad jurídica entre los estados como base para la paz, seguridad y cooperación en las relaciones internacionales”.

Un exembajador consultado por LA PRENSA dijo que las acciones a efectuar del nuevo embajador en Saharaui no tienen mucho peso, “es un nombramiento de embajador concurrente, tiene su oficina en Argelia. No supone ningún gasto, más que los de la visita al país concurrente”, explicó.

Lea también: ¿Qué pierden los nicaragüenses con el cierre de consulados?

Ortega quiere —refiere el exdiplomático— “aparentar normalidad diplomática” en países donde la presencia de nicaragüenses es casi nula.

A inicios de este 2024 la dictadura nombró a Alí Waters Garth y Martha Ivette Abella como embajador y ministra consejera respectivamente, de Nicaragua en Etiopía y ante la Unión Africana.

La contrariedad

Contrario a los nombramientos en países donde no se conoce si existe flujo de nicaragüenses el régimen ha ordenado el cierre de al menos tres consulados de Nicaragua en Estados Unidos, sin previo aviso ni justificación.

El primero en clausurar fue en la ciudad de Los Ángeles, California, el pasado 19 de enero; y el martes 22 se conoció que también terminaron los servicios las delegaciones de Houston, en Texas, y Nueva Orleans, en el estado de Louisiana.

“El consulado está cerrado permanentemente. Por favor lea la nota en la puerta. Disculpen las molestias”, se leía en las afueras de la delegación de Nicaragua en Houston.

Mientras que en Los Ángeles orientaban a la población dirigirse a las sedes en las ciudades de Miami, Washington o Nueva York.

Puede interesarle: Nicaragua cerró con la inflación más alta de Centroamérica, mientras los ticos fueron aliviados con reducciones de precios

También el régimen ordenó cerrar el consulado en Tapachula, Chiapas, México, imposibilitando a las familias agilizar el proceso de repatriación de cuerpos cuando un compatriota pierde la vida en suelo mexicano en su camino hacia Estados Unidos.

Asimismo se supo que el consulado en Madrid, España, atenderá solo con citas previas a partir de este jueves 1 de febrero, extendiendo de esta manera el castigo a los nicas que residen en este país europeo.

Puede interesarte

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí