14
días
han pasado desde el arresto de nuestro gerente Juan Lorenzo Holmann, y la toma de las instalaciones. Nuestra Redacción está hoy en el exilio. ¿Vas a permitir que la dictadura se salga con la suya?

Se ha ido otro de los grandes demócratas de Nicaragua

Este jueves 28 de julio falleció, a los 90 años de edad, el doctor Sergio García Quintero.

     Él era un gran hombre sin dudas de ninguna clase. Fue profesor de historia universal, jurista, juez Segundo Local del Crimen de Managua, poeta, escritor, militante liberal y diputado al Parlamento Centroamericano durante el período de gobierno de Arnoldo Alemán Lacayo.

     Políticamente fue una persona íntegra, de criterio independiente y por eso crítico de todos los gobiernos bajo los cuales vivió.

     En el caso de Arnoldo Alemán, a pesar de que era miembro del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), en noviembre de 2001 hizo junto con Eddy Gómez y Leonel Teller una detallada y bien sustentada denuncia de la corrupción que infestaba al gobierno de su propio partido.

     Culto como era, el doctor García Quintero confesó a LA PRENSA en una entrevista publicada el 24 de octubre de 2010, que era discípulo de Protágoras, el filósofo humanista griego del siglo IV antes de Cristo, quien dejó para siempre la sentencia de que “el hombre es la medida de todas las cosas”.

     El doctor Pedro Joaquín Chamorro Cardenal relata en el comienzo de su Diario Político que el martes 11 de febrero de 1975 lo visitó el doctor García Quintero y su plática le “erizó los pelos”. El visitante era juez del poder judicial somocista, pero eso no impedía que fuera amigo del histórico director de LA PRENSA.

     “Dice S. (Sergio) que delante de su Jefe hablaron de eliminarme —relata el doctor Chamorro Cardenal—, lo cual muchas veces se ha dicho, y cuando lo repiten por un oído me entra y me sale por el otro, pero esta vez me relató un proyecto tan bárbaro como para fruncirle el estómago a cualquiera. Dice él que se trata de secuestrarme (por unos civiles), llevarme a la Fuerza Aérea y luego tirarme desde un avión al mar”.

     Obviamente, el juez García Quintero fue a contarle eso al doctor Chamorro Cardenal para que se cuidara y protegiera su vida. Y se lo agradeció el director mártir de LA PRENSA (quien dijera en una ocasión que “cada quien es dueño de su propio miedo”), pero siguió su vida normalmente. Hasta que lo asesinaron tres años después en el viejo centro de Managua, el 10 de enero de 1978, aunque no en la forma que había escuchado el doctor García Quintero.

     Al deplorar la muerte del doctor Sergio García Quintero y enviar nuestro pésame a sus familiares, recordamos aquí ese episodio de su relación con el doctor Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, como muestra de su integridad. Y de su fidelidad a la doctrina de Protágoras, para quien la virtud, la justicia, la temperancia y la conformidad con la ley divina, sí se pueden enseñar. Y se deben practicar.      Que descanse en paz y permanezca siempre en el recuerdo de quienes lo conocieron y lo respetaron, el apreciado doctor Sergio García Quintero.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: