14
días
han pasado desde el arresto de nuestro gerente Juan Lorenzo Holmann, y la toma de las instalaciones. Nuestra Redacción está hoy en el exilio. ¿Vas a permitir que la dictadura se salga con la suya?

Cristiana, la persona política más popular de Nicaragua

La encuestadora costarricense CID-Gallup dio conocer el martes de esta semana los datos de popularidad política de una encuesta que hizo en mayo pasado en 12 países de América Latina, entre ellos  Nicaragua.

       Según dicha encuesta, la persona nicaragüense  con mayor popularidad es Cristiana Chamorro Barrios, exdirectora de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro y vicepresidenta de la Junta Directiva de LA PRENSA, quien desde hace 421 días está presa con régimen de casa por cárcel.

       La señora Olda María Acuña, presidenta de la Junta Directiva de CID-Gallup, dijo que se preguntó a los entrevistados por Daniel Ortega, Rosario Murillo y todos los exprecandidatos presidenciales que están presos, incluyendo a Cristiana, resultando esta la mejor favorecida con 54 por ciento.

       La encuesta también midió la popularidad de los presidentes en los mismos 12 países. En este  ranking,  Daniel Ortega de Nicaragua aparece en sexto lugar, encima de gobernantes que fueron elegidos democráticamente, como Iván Duque, de Colombia; Gustavo Petro, presidente electo de ese mismo país, y Guillermo Lasso, de Ecuador.

Las encuestas, cuando son de empresas responsables que cuidan su prestigio profesional, son una buena herramienta para aproximarse al conocimiento de situaciones políticas de interés. Es distinto el caso, y totalmente opuesto, de aquellas encuestas  pagadas por quienes están interesados en aparecer como muy populares, aunque las consultas ciudadanas sean manipuladas para cambiar maliciosamente la realidad.

En lo que se refiere a Cristiana Chamorro Barrios, del dato de la encuesta de que ella  es la persona nicaragüense de mayor popularidad política, se puede inferir que mayoritariamente la ciudadanía entiende que ella está presa injustamente. Que son falsos los cargos criminales que le imputaron y por los cuales la condenaron a 8 años de prisión. Y  que Cristiana debería ser puesta en libertad, lo cual aplica para todos los demás presos políticos.

También se puede deducir de esta encuesta de CID-Gallup, que si en Nicaragua pudiera haber elecciones libres y los precandidatos presidenciales fuesen dejados en libertad para que participen en ellas, Cristiana volvería a ser la preferida de la ciudadanía democrática nicaragüense.

En una situación hipotética como esa se podría repetir lo ocurrido en 1990, cuando la madre de Cristiana, doña Violeta Barrios de Chamorro, derrotó en las urnas electorales a Daniel Ortega y a los sandinistas, levantando las banderas de paz, libertad, reconciliación nacional y reconstrucción de la economía  del país que había sido destrozada por la revolución y la guerra civil.

Esto podría parecer una quimera, pues precisamente por esa aspiración es que Cristiana y los demás precandidatos presidenciales opositores fueron encarcelados y condenados a varios años de prisión. Y además, porque según algunos analistas políticos Nicaragua lleva el rumbo de la cubanización política, o sea de un país donde no hay elecciones libres ni  alternabilidad en el poder.

Pero, ¿quién sabe? La historia no siempre y no necesariamente sigue el curso que se proponen los que detentan el poder. En todo caso, aprovechamos la oportunidad de este relanzamiento de la popularidad política de Cristiana, no buscado por ella pero merecido, para renovar nuestra demanda de su liberación y la de todos los demás presos políticos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: