14
días
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD! ¡LA DICTADURA NO PUEDE
OCULTAR LA VERDAD!
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. #LibertadParaLosPresosPolíticosdeNicaragua #LibertadParaLosPresos
PolíticosdeNicaragua

Daniel Ortega. Foto tomada de El 19 Digital

Ortega consigue un nuevo y millonario préstamo en el Banco Mundial, pero no lo administrará solo

En menos de 48 horas el régimen ha conseguido 316 millones de dólares en préstamos para Nicaragua. Los recursos del Banco Mundial serán para el sector salud

El Banco Mundial anunció este jueves la aprobación de un préstamo por 116 millones de dólares, el mayor avalado hasta ahora desde el estallido de la crisis de abril del 2018 y el tercero en los últimos tres años. Los fondos serán para ejecutar un proyecto en el sector salud para responder a la crisis de la covid-19, cuyos recursos, no obstantes, no serán manejados directamente por el régimen de Daniel Ortega sino que serán canalizados a través de una organización de Naciones Unidas.

A través de un comunicado, el organismo dijo que los fondos serán usados para la compra “de medicamentos esenciales, vacunas, y suministros y equipos médicos y de laboratorio durante la actual respuesta nacional a la pandemia, y preparará al país para eventos de esta naturaleza en el futuro”.

Este es el segundo préstamo en menos de 48 horas que se conoce a favor del régimen de Ortega, luego que mediante un decreto presidencial ordenara al Ministerio de Hacienda y Crédito Publico firmar con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) un empréstito por 200 millones de dólares, que sumado a los 116 millones de dólares anunciados hoy por el Banco Mundial, el Gobierno estará garantizando el ingreso de 316 millones de dólares a sus arcas.

Según el Banco Mundial, los fondos provienen de una de sus ventanillas, la Asociación Internacional de Fomento (AIF), cuyo proyecto se ejecutará a través de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS). La ejecución del mismo se extenderá hasta junio del 2025 y el préstamo tiene un plazo de vencimiento de 30 años y un periodo de gracia de cinco años.

“Las políticas y directrices fiduciarias del Banco Mundial regirán el uso y el flujo de los fondos del Banco para garantizar que alcancen su objetivo de beneficiar al pueblo nicaragüense”, enfatiza.

Nazario Esposito, representante y director de UNOPS en Nicaragua, dijo: “Estamos orgullosos de haber sido elegidos como organismo de ejecución de esta operación y de estar al lado de las personas necesitadas en esta emergencia sanitaria mundial”.

Los fondos adicionales amplían el Proyecto de Respuesta a la Emergencia Covid-19 de Nicaragua, de 20 millones de dólares, aprobado por el BM el 8 de diciembre de 2020, para beneficiar a los 6.3 millones de habitantes de Nicaragua, reforzando la respuesta a la pandemia y mitigando su impacto en los más vulnerables, precisó el organismo.

Cabe mencionar que este es el tercer préstamo que el régimen consigue en el contexto de la Nica Act, una regulación de Estados Unidos que obliga a su representante a votar en contra de financiamiento para el régimen de Daniel Ortega, con excepción de recursos para fines humanitarios y en este caso encaja el covid-19. En enero del 2021 el organismo le facilitó un crédito de 80 millones de dólares para atender los daños ocasionados por los huracanes Iota y Eta.

El sancionado por Estados Unidos y titular del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, Iván Acosta dijo: “Este crédito concesional demuestra una vez más nuestra larga colaboración con el BM para el bienestar de nuestro pueblo”. “Durante más de tres décadas Nicaragua ha estado trabajando con el Banco Mundial para avanzar en la prestación de servicios de salud y su sostenibilidad”.

Sobre el proyecto

Pero ¿en qué consiste el proyecto? La operación incluye tres subcomponentes: Respuesta a la covid-19 y despliegue de vacunas; adquisición de vacunas y suministros relacionados; y fortalecimiento de la respuesta del sistema sanitario a la pandemia.

En cuanto al segundo componente, el Banco Mundial aclaró que “las vacunas se adquirirán a través de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) utilizando alternativas que beneficien al país en términos de calidad y costo”.

En el marco del primer componente, “se procurará la protección de los trabajadores de la salud mediante la adquisición de suministros y equipos médicos y de laboratorio esenciales para los hospitales y centros de salud. También se incluyen nuevas actividades: apoyo a la capacidad de despliegue de vacunas; apoyo a la funcionalidad y ampliación de la cadena de frío; y gestión de residuos hospitalarios y tratamiento de aguas residuales”.

También se “reforzará la prestación de servicios de atención sanitaria para las enfermedades no transmisibles y transmisibles mediante la compra de medicamentos y la adquisición y el mantenimiento de equipos médicos. Estas actividades tendrán impactos positivos más allá de la emergencia covid-19, aumentando la resiliencia general del sistema de salud de Nicaragua y disminuyendo la vulnerabilidad de la población a las amenazas de salud derivadas del cambio climático, así como reduciendo significativamente las emisiones causadas por el sistema de salud”.

Kinnon Scott, Representante Residente del BM en Nicaragua, dijo: “Nicaragua ha avanzado en la mejora del estado de salud de su población, pero la covid-19 sumada al impacto de los grandes huracanes en 2020 ha puesto a prueba el sistema de salud. Nuestro objetivo es apoyar la prestación de atención sanitaria esencial para todos los nicaragüenses y mitigar los impactos de la pandemia en el bienestar humano y la recuperación económica”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: