14
días
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD! ¡LA DICTADURA NO PUEDE
OCULTAR LA VERDAD!
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. #LibertadParaLosPresosPolíticosdeNicaragua #LibertadParaLosPresos
PolíticosdeNicaragua

Papa Francisco: diálogo, educación y trabajo

Este primero de enero el papa de la primavera, Francisco, nos ha dirigido su mensaje anual en la 55 Jornada Mundial de la Paz, enfatizando tres temas: la necesidad de dialogar, invertir en educación y promover el trabajo digno con justicia social. 

Dijo el papa: “A pesar de los numerosos esfuerzos encaminados a un diálogo constructivo entre las naciones, el ruido ensordecedor de las guerras y los conflictos se amplifica, mientras se propagan enfermedades de proporciones pandémicas, se agravan los efectos del cambio climático y de la degradación del medioambiente, empeora la tragedia del hambre y la sed, y sigue dominando un modelo económico que se basa más en el individualismo que en el compartir solidario”.

“En cada época —expresó Francisco— la paz es tanto un don de lo alto como el fruto de un compromiso compartido. Existe, en efecto, una ‘arquitectura’ de la paz, en la que intervienen las distintas instituciones de la sociedad, y existe un ‘artesanado’ de la paz que nos involucra a cada uno de nosotros personalmente”. “En un mundo todavía atenazado por las garras de la pandemia, que ha causado demasiados problemas —continuó diciendo— algunos tratan de huir de la realidad refugiándose en mundos privados, y otros la enfrentan con violencia destructiva, pero entre la indiferencia egoísta y la protesta violenta, siempre hay una opción posible: el diálogo”.

Dijo el santo padre que los retos sociales y la construcción de la paz “no pueden prescindir de la voluntad de cada uno de nosotros de dar cabida al otro, de no pretender ocupar todo el escenario persiguiendo los propios intereses inmediatos como si no hubiera pasado ni futuro. La crisis global que vivimos nos muestra que el encuentro y el diálogo entre generaciones es la fuerza propulsora de una política sana, que no se contenta con administrar la situación existente con parches o soluciones rápidas, sino que se ofrece como forma eminente de amor al otro, en la búsqueda de proyectos compartidos y sostenibles”. Francisco destacó la necesidad del diálogo generacional, entre  jóvenes y  adultos.

El papa lamentó que “el presupuesto para la instrucción y la educación, consideradas como un gasto, más que como una inversión, ha disminuido significativamente”, mientras “los gastos militares han aumentado.” Dijo que: “Un país crece cuando sus diversas riquezas culturales dialogan de manera constructiva: la cultura popular, la universitaria, la juvenil, la artística, la tecnológica, la cultura económica, la cultura de la familia y de los medios de comunicación. Por consiguiente, es necesario forjar un nuevo paradigma cultural a través de un pacto educativo global para y con las generaciones más jóvenes, que involucre en la formación de personas maduras a las familias, comunidades, escuelas y universidades, instituciones, religiones, gobernantes, a toda la humanidad”.

También el papa de la primavera se refirió al trabajo digno: “El trabajo es un factor indispensable para construir y mantener la paz”. “En esta perspectiva hay que estimular, acoger y sostener las iniciativas que instan a las empresas al respeto de los derechos humanos fundamentales de los trabajadores, sensibilizando en ese sentido no sólo a las instituciones, sino también a los consumidores, a la sociedad civil y a las realidades empresariales. Estas últimas, cuanto más conscientes son de su función social, más se convierten en lugares en los que se ejercita la dignidad humana, participando así a su vez en la construcción de la paz.” El papa pidió un equilibrio justo “entre la libertad económica y la justicia social” según lo establece la doctrina social de la Iglesia. 

Finalizó haciendo un llamado a los gobernantes y a cuantos tienen responsabilidades políticas y sociales, a los pastores y a todas las personas de buena voluntad, para avanzar por los caminos del diálogo, la educación y el trabajo. “Y que siempre los preceda y acompañe la bendición del Dios de la paz”.

El autor es abogado y comentarista de temas políticos y religiosos
www.adolfomirandasaenz.blogspot.com

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: