14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

No hay fecha que no se cumpla ni plazo que no se venza

No hay fecha que no se cumpla ni plazo que no se venza dice el refrán popular. La primera vez que lo escuche fue de labios del doctor Arnoldo Alemán.

Este lunes diez de enero, cuando  se esté leyendo este artículo por la mañana, por la tarde se estará celebrando la ceremonia de juramentación de la toma de posesión de Daniel Ortega, juramentación que lo habilitará para gobernar Nicaragua por cinco años más.

Desde ya puedo asegurarles que será una ceremonia muy florida y según sus organizadores, con la participación de más de 300 invitados, muchos de los cuales recorrerán medio mundo para estar presentes

Existe otro refrán popular que dice: de nada sirve llorar por la leche derramada, por lo que, la pregunta a contestar si es que queremos hacernos alguna, es: ¿Cómo llegamos a este día? 

Cronológicamente la repuesta debería ser, gracias a don Arnoldo Alemán, a don Eduardo Montealegre del ALN hoy CXL, a don Enrique Bolaños q.e.p.d.  y por ultimo gracias a los cinco partidos que participaron en las elecciones del pasado siete de noviembre. Podrán estar en desacuerdo o no conmigo, pero la realidad es que este diez de enero los camaradas, los compañeros revolucionarios y los afectos del régimen están de fiesta.

He hecho este preámbulo con un solo objetivo y es el de analizar el día después. No me cabe la menor duda que los desafectos del nuevo gobierno que se encuentra al otro lado de nuestras fronteras tendrán mucho que argumentar, al igual que los que seguimos en la patria de Rubén Darío y del general liberal Augusto Cesar Sandino, pero como dice otro refrán popular: a lo hecho pecho. Que quiere decir, si la situación es irremediable, ten el valor para afrontarla. 

Así que queriendo predecir el día después, me di a la tarea de buscar entre todas las promesas de campaña que hicieron los diferentes candidatos en las pasadas elecciones. Con sorpresa descubrí que el que menos promesas hizo y el que menos habló fue el que ganó. Las únicas dos promesas que hizo fueron, una que su gobierno iba a ser de paz; y la segunda promesa fue que después de las elecciones iba a convocar a un gran dialogo para la paz. 

A mis compatriotas que se encuentran del otro lado de nuestras fronteras y que continúan pendientes de los acontecimientos en Nicaragua, debo decirles, aunque se disgusten conmigo, que aquí todo está en paz, los candidatos que perdieron las elecciones están en paz, los candidatos a diputados opositores que ganaron un curul están en paz y felices esperando asumir su escaño, la población está tranquila y en paz resolviendo el día a día. Pareciera que el único triste soy yo, pues cada vez que pregunto por un amigo para comentar sobre política, resulta que ya picó espuelas. Ese es otro refrán popular que se usa cuando buscas a alguien y resulta que ya se fue. 

Para finalizar, les comento que estaré pendiente de las incidencias de la toma de posesión, aunque eso signifique aguantarme algunas cosas no muy de mi agrado, pero no quiero que nadie me cuente el discurso de toma de posesión del cuarto mandato consecutivo del presidente Daniel Ortega. Pues como dice un refrán: por la víspera se saca el día, que quiere decir: Si el día comienza nublado saca el paraguas que va a llover, si por el contrario amanece despejado, será un día soleado (con sol). Y por último, parafraseando un mensaje sobre el valor del silencio de mi amigo Sergio Martinez, que al igual que yo por conocer los horrores de la guerra aboga por soluciones usando las neuronas en vez de las testosteronas, les pido interpretar mi silencio y no interrumpirlo, si no tienen algo sensato que decir o algo factible de realizar.

El autor es comentarista político. 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: