14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!
Lorenzana García, madre de Josseling Dávila acepta con resignación que la muerte de su hija fue accidental. LA PRENSA/Ernesto García.

Lorenzana García, madre de Josseling Dávilam acepta con resignación que la muerte de su hija fue accidental. LA PRENSA

Historia de un crimen en el mercado Oriental: un asalto desencadenó la muerte de una comerciante

Un vendedor trató de defenderse de unos ladrones y la bala impactó a una joven comerciante que estaba en su tramo

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

En un pequeño espacio de aproximadamente 1.5 metros de ancho y dos de largo, en medio de la muchedumbre del mercado Oriental, en la llamada zona de las Carnes Calientes, una laboriosa mujer originaria de Masaya enjuga sus lágrimas cada vez que recuerda la manera en que su hija, Josseling Dávila García, de 23 años, murió al ser impactada por una bala, arriba de la ceja izquierda.

Ella es Lorenzana García, quien en medio del dolor, después de 16 meses de la tragedia mantiene que la muerte de la menor de sus siete hijos fue accidental. La tragedia ocurrió la mañana del 15 de julio de 2020 cuando su hija cayó herida de muerte a su lado.

“Yo fui a declarar a los Juzgados y dije que la muerte de mi hija fue accidental”, expresa Lorenzana García, quien asegura que en su corazón no existe rencor para Francisco Andino Ruiz, de 56 años, autor del disparo que terminó con la vida de su hija. Andino, también de oficio comerciante, accionó su pistola calibre 38 para defenderse de tres ladrones.

A Francisco Andino Ruiz (izq.) el Tribunal de Apelaciones de Managua (TAM) le dejó en cuatro años de prisión la condena por la muerte de Joseling Dávila, quien era vendedora en el mercado Oriental. LA PRENSA/Archivo

“Ella (Josseling Dávila) estaba sentada a mi lado cuando recibió el balazo en la cabeza”, recuerda García, señalando el cajón de madera que servía de asiento a su hija, quien durante 10 años le ayudó a vender tomates, cebollas y chiltomas en el pequeño tramo de hortalizas.

Pide le ayuden

A la pregunta de qué le diría a Francisco Andino Ruiz, autor del disparo que terminó con la vida de su hija, Lorenzana García responde: “Que me ayude con la manutención de las niñas”.

Las niñas a las que hacer referencia García son las dos menores de edad que quedaron en la orfandad con la muerte de su hija. Una de las niñas ahora tiene tres años y el otro hijo tiene 21 meses de nacido. El bebé apenas tenía cinco meses cuando Dávila falleció.

Lea también: TAM reduce condena a comerciante sentenciado por crimen de vendedora del Oriental

La atribulada madre revela que en las primeras semanas después de la tragedia, los familiares de Francisco Andino estuvieron ayudando económicamente, pero tiempo después dejaron de hacerlo.

“Mis niñas (nietas) comen porque mis hijas, su papá y mi marido no las dejan perecer”, agrega la entrevistada en medio del bullicio del mercado Oriental.

El féretro de Josseling Noelia Dávila García rumbo al cementerio. LA PRENSA/Archivo

Cabe mencionar que el tramo de venta de carne de Francisco Andino está unos 20 metros de distancia del lugar donde Lorenzana García tiene su tramo y es el sitio donde ocurrió la tragedia.

Una tesis no probada

Juan Espinoza Ruiz, comerciante del mercado Oriental, y quien tiene su tramo frente al de Francisco Andino Ruiz, asegura que la bala que terminó con la vida de Josseling Dávila no salió de la pistola calibre 38 que portaba su colega y vecino.

“Yo he sido portador de armas por 10 años y le aseguro que la bala que mató a Josseling no es calibre 38, porque esa es una bala explosiva que le hubiera dejado orificio (de entrada) más grande”, explica el comerciante.

Espinoza asegura que la bala que terminó con la vida de la joven comerciante salió de una de las pistolas que portaba unos de los tres delincuentes que la mañana del 15 de julio de 2020 intentaron asaltar a Francisco Andino cuando estaba pocos metros de llegar a su tramo.

“Yo escuché cinco detonaciones de armas”, afirma el testigo, agregando que los maleantes también dispararon cuando Francisco Andino repelió el atraco.

Hermano niega responsabilidad

Francisco Andino Ruiz fue condenado por un juez de primera instancia a 12 años y medio de cárcel, a pesar que la familia de la víctima siempre lo apoyó, porque decían que la muerte fue accidental. Luego, el Tribunal de Apelaciones de Managua (TAM) redujo esa condena hasta cuatro años de prisión, que es lo que actualmente se encuentra cumpliendo el comerciante.

Ulises Andino Ruiz, hermano del comerciante, declaró: “Mi hermano es inocente”, agregando que esa es la razón por la cual dejaron de ayudar económicamente a Lorenzana García, madre de la joven víctima.

Lea además: Madre de joven fallecida declarará en juicio a favor de comerciante del mercado Oriental

El consanguíneo de Andino Ruiz, quien también es comerciante, dice tener confianza en que la Corte Suprema de Justicia (CSJ) absolverá a su humano de manera definitiva, esto cuando el caso pase a audiencia de casación, que es la última instancia en la cual el sentenciado puede apelar.

Sentencia del TAM

En la sentencia los magistrados del TAM señalan que el condenado no actuó de manera dolosa en perjuicio de Josseling Dávila, pero al disparar lo hizo de manera “temeraria”.

“Dentro de los tipos de homicidio tenemos el homicidio imprudente, también llamado imprudente culposo y es el más leve previsto por la legislación penal”, subrayan los letrados en la sentencia.

La comerciante Josseling Dávila, de 23 años. LAPRENSA/Tomada de Facebook

En el homicidio imprudente predomina la falta de “conocimiento y  voluntad del agresor, pero mediando la culpa del mismo por imprudencia, es decir que no cumplió con el deber del cuidado”,  explican los magistrados del TAM.

De la sentencia que reduce los años de prisión para Francisco Andino, el Ministerio Público recurrió de casación, es decir que la última palabra en este caso no está dicha.

Ladrones pagan por otro crimen

De los tres maleantes causantes de la tragedia que conmocionó a los comerciantes del mercado Oriental, lo único que saben los familiares de Francisco Andino es que están cumpliendo condena en la cárcel Modelo de Tipitapa por otro crimen.

«De los tres maleantes que intentaron robar a mi hermano, lo único que sabemos es que son del lado de La Chureca (vertedero de basura) del mercado Oriental, pero no le sabemos los nombres, ni los apodos», afirma Ulises Andino, hermano del comerciante encarcelado.

Por el robo frustrado donde murió Josseling Dávila, la Policía una vez que dio por esclarecida la muerte de la joven de 22 años, dijo que había capturado a dos de los tres asaltantes, pero nunca los presentó y tampoco reveló sus identidades.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: