14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

La manifestación del 15 de noviembre fue convocada cuatro meses después de las protestas del 11 de julio, sin precedentes tras la revolución que llevó al poder a Fidel Castro en 1959. LA PRENSA/AFP

EE.UU. restringe visas a funcionarios y militares cubanos acusados de reprimir manifestantes

Las restricciones de visas fueron aplicadas a nueve altos cargos del gobierno y militares cubanos "implicados en intentar acallar la voz del pueblo" al reprimir a manifestantes opositores el 15 de noviembre

Estados Unidos impuso restricciones de visas a nueve altos cargos del gobierno y militares cubanos «implicados en intentar acallar la voz del pueblo» al reprimir a manifestantes opositores el 15 de noviembre, informó este martes el secretario de Estado, Antony Blinken.

«El Departamento de Estado impuso restricciones de visas a nueve funcionarios cubanos implicados en intentar acallar la voz del pueblo cubano mediante la represión y detenciones injustas», señala Blinken en un comunicado.

Entre los afectados figuran miembros destacados del ministerio del Interior y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, que no cita. 

Estas personas «tomaron medidas para negar a los cubanos su derecho a la libertad de expresión y reunión pacífica» en la isla, añade.

Lea además: Ortega remueve a embajador en Cuba tras 14 años en el cargo

El 15 de noviembre, la policía detuvo e impidió la salida de sus hogares de opositores que pretendían manifestarse, a pesar de que la protesta, convocada por el grupo Archipiélago, había sido prohibida.

El grupo, con 30,000 miembros dentro y fuera de la isla, había convocado la marcha por la liberación de los presos políticos, por los derechos ciudadanos y la democracia.

«Los días previos al 15 de noviembre, el régimen cubano acosó a activistas con turbas auspiciadas por el gobierno, confinó a reporteros y miembros de la oposición en sus casas, revocó las credenciales de los periodistas para reprimir la libertad de prensa y detuvo arbitrariamente a ciudadanos cubanos que intentaron protestar pacíficamente», señala el comunicado del Departamento de Estado.

Cuba reaccionó al anuncio. Estados Unidos «persiste en el error de suponer que nuestro gobierno le permitiría provocar la desestabilización social», afirmó el canciller Bruno Rodríguez. 

«Es un derecho y un deber salvaguardar las prerrogativas soberanas y rechazar la injerencia extranjera. Las medidas hostiles anunciadas hoy no alteran esa determinación», añadió.

Según Blinken, estas restricciones tienen como objetivo «apoyar al pueblo cubano y que rindan cuentas, no solo los líderes del régimen, sino también los funcionarios que permiten los ataques» a la democracia y los derechos humanos.

La manifestación del 15 de noviembre fue convocada cuatro meses después de las protestas del 11 de julio, sin precedentes tras la revolución que llevó al poder a Fidel Castro en 1959. Estas manifestaciones se saldaron con un muerto, decenas de heridos y 1.175 detenidos, de los cuales 612 siguen presos, según la ONG de derechos humanos Cubalex.

Puede interesarle: ¿Quiénes son los aliados de Ortega en el hemisferio ante la renuncia de la OEA?

Cuba se halla bajo embargo estadounidense desde 1962, con distintos tipos de sanciones que han variado a lo largo del tiempo.

El expresidente demócrata Barack Obama propició un acercamiento a la isla desde 2015 pero la tensión volvió a recrudecerse con su sucesor, el republicano Donald Trump, quien endureció el embargo económico con el fin de forzar un cambio de régimen.

El presidente estadounidense Joe Biden prometió revisar la política de Trump respecto a Cuba. Tras las protestas de julio adoptó sanciones contra altos cargos del gobierno y prometió más medidas a no ser que haya «cambios drásticos» en la isla.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: