14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

Quiero votar, pero mi candidato está preso

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

Quiero votar

Yo no estoy en contra de las elecciones. Al contrario, desde siempre defendí las elecciones como el espacio que permite solucionar las diferencias de una manera civilizada. Que seamos los ciudadanos quienes decidamos. Voto por voto. Si de verdad, como dice el régimen, la mayoría de los nicaragüenses quiere que Daniel Ortega continúe en el poder, pues que lo demuestren en las urnas. Yo quiero votar, el problema es que mi candidato está preso. Todas las personas que podían ser mis candidatos fueron apresadas. Quiero votar, pero que mi voto se registre a mi candidato favorito, con observadores y fiscales que impidan que sea robado. El problema es que no hay nada de eso en estos momentos. Quiero votar, pero que mi voto cuente. ¿Si no, qué sentido tiene?

Presos políticos

Por lo poco que se ha logrado saber a través de las dos visitas familiares que se han permitido, hay una saña particular del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo contra los opositores que mantiene encarcelados en el nuevo Chipote. No se trata de esperar condiciones de hotel en las celdas, como podría alegar algún despistado. La saña se nota en los actos deliberados y mezquinos, que buscan gratuitamente hacer daño. Es la maldad, el odio, que trasluce el tratamiento particular que les dan a aquellos que están ahí porque creen que Daniel Ortega debe ser relevado de su cargo mediante las herramientas que la democracia proporciona para los cambios de gobierno. Es eso.

Miedo

Cómo no notar la incongruencia en unas elecciones donde los mejores candidatos están en la cárcel, precisamente para que no aparecieran en esas boletas. Incluso podemos diferir en eso de “mejores”, pero lo que no se puede obviar es que, con premeditación, alevosía y ventaja, les están quitando el derecho que tienen ellos de ser electos, y a nosotros el derecho que tenemos a elegirlos. Y la razón de esa actitud —tampoco se necesita ser muy sagaz para deducirla— es miedo. Puro miedo.

Famélicos

Un familiar ha descrito la condición de los presos como “un desfile de esqueletos”. Se sabe que todos han perdido peso, entre 15 y 50 libras. Y que la extrema delgadez de los presos políticos se debe a las escasas raciones de comida que reciben. Y volvemos a lo mismo: no es por pobreza de la cárcel que les racionan la comida, porque si ese fuese el problema, permitirían a los familiares que les lleven alimentos. “Ni una galleta dejan pasar”, dice la madre de una presa política a cuya hija se le caen ahora los lentes de lo enflaquecida que tiene la cara. Es por maldad. Saña.

Encuesta

Daniel Ortega no tendría ningún chance contra esos que languidecen en sus cárceles. Ortega contra Cristiana Chamorro. ¿Se imaginan? ¿Contra Félix Maradiaga? ¿Juan Sebastián Chamorro? ¿Medardo Mairena? ¿Miguel Mora? ¿Arturo Cruz? Hasta Noel Vidaurre le ganaría de calle a Ortega. Sería interesante que una encuestadora midiera cómo quedaría Ortega contra cada uno de ellos. Esos resultados explicarían por qué estas personas están en la cárcel, con mucha mayor exactitud que todos los folios que ha llenado la Fiscalía para acusarlos.

Candidatos

Miren qué cosa más estúpida: el más repetido alegato del régimen para defenderse de la acusación de que echó preso a todos los candidatos que podían ganarle a Ortega es que “no hay ni un solo candidato preso” porque para ellos solo serían “candidatos” aquellos que haya aprobado como tales el Consejo Supremo Electoral.  O sea, el secreto está en echarlos presos antes de que lleguen al Consejo para luego alegar que no eran candidatos. Es un insulto a la inteligencia.

Caricatura

No atentan contra las elecciones aquellos que llaman a quedarse en casa el 7 de noviembre, como aquel valiente sacerdote de Ciudad Darío, cuyo video se hizo viral. Tampoco aquellos que no votarán. ¿Cómo voy a votar si me quitaron ese derecho al imponerme una boleta donde solo se puede votar por Daniel Ortega? Yo quiero votar, pero que mi voto cuente. ¿Cómo voy a votar si mi candidato está preso por querer ser candidato y tener la capacidad de ganarle a Ortega? Si se busca a alguien que atente contra las elecciones, debería apuntarse contra Daniel Ortega, Rosario Murillo y todos sus cómplices, que han hecho de las elecciones, a las que teníamos derecho, una caricatura que más bien da ganas de llorar.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: