14
días
han pasado desde el arresto de nuestro gerente Juan Lorenzo Holmann, y la toma de las instalaciones. Nuestra Redacción está hoy en el exilio. ¿Vas a permitir que la dictadura se salga con la suya?

Los productores están alertas por la ausencia de lluvias durante mayo y los efectos en la producción. LA PRENSA/ARCHIVO

Periodo lluvioso en Nicaragua se instalará entre finales de mayo e inicios de junio

Sin embargo, antes de las fechas indicadas, se presentarán lluvias de moderadas a fuertes y aisladas en algunos sectores de las Regiones del Pacifico, Norte y Central del país de Nicaragua

El periodo lluvioso en Nicaragua estaría instalándose plenamente entre finales de mayo y primeros días de junio, sin embargo, podrían presentarse algunas precipitaciones antes de las fechas estimadas, señala un estudio elaborado por la Perspectiva del Clima de América Central y República Dominicana, elaborada por el Comité Regional de Recursos Hidráulicos (CRRH), del Sistema de la Integración Centroamericana (Sica).

«Tomando en consideración los análisis realizados al comportamiento de las condiciones océano-atmósfera y a los acumulados de lluvias registrados durante los años análogos del periodo de predicción mayo a julio, se concluye que existen probabilidades mayores al 65 por ciento para que en la Regiones del Pacífico, Norte y Central el periodo lluvioso se establezca durante la última semana de mayo y primeros días de junio y en la Costa Caribe a finales de mayo», refieren los expertos del Sica.

El estudio señala que las lluvias, de moderadas a fuertes, que podrían presentarse en algunas zonas del Pacífico, Norte y Centro del país, pueden crear «falsas expectativas» al gremio de productores de que el periodo lluvioso se estableció, por lo que llama a tener «cautela» y no dejarse llevar «ya que son parte de la fase de transición entre el periodo seco y el establecimiento definitivo del periodo lluvioso», explica el estudio.

Lea además: Estos son algunos de los efectos del cambio climático que estamos sintiendo en Nicaragua

Al respecto, el organismo recomienda a los productores esperar a que el suelo almacene suficiente humedad, para dar inicio con la siembra «y garantizar la germinación adecuada de la semilla para obtener buenos rendimientos en la siembra de primera 2021».

«Monitoreo constante»

Sobre este punto, LA PRENSA conversó con Álvaro Vargas, presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), para conocer su valoración sobre estas proyecciones climáticas, cómo afecta esto al ciclo agrícola; sin embargo, declaró que mantiene monitoreo con expertos nacionales, quienes le afirmaron que el invierno se estaría estableciendo entre el  17 y 21 de mayo.

«Por los monitoreos que hemos estado revisando con los expertos nacionales, tenemos información que la temporada lluviosa inicia entre el 17 y 21 de mayo, eso es lo primero que hacemos, monitorear cómo está el pronóstico del tiempo, para así decidir el momento en que vamos a empezar a sembrar en función de esa información. Entendemos que estas primeras lluvias son atípicas y que no constituyen un invierno aún», detalló el empresario.

En cuanto al periodo canicular —que normalmente ocurre entre el 15 de julio y el 15 de agosto—, el estudio elaborado por la perspectiva internacional detalla que en las regiones del Pacífico y los sectores centrales y occidentales de las regiones Norte y Central, podría tener un comportamiento entre normal y húmedo, «es decir, con acumulados de lluvia ligeramente arriba de lo normal y mayor cantidad de días lluviosos».

Después del periodo canicular

El presidente de Upanic señaló que la primera parte del invierno —que es hasta la canícula— será un invierno favorable para la agricultura; sin embargo, alertó que la segunda parte de este periodo puede representar peligro para el gremio. «Entendemos que la segunda parte del invierno, después de la canícula, de agosto a octubre, vamos a tener una cantidad de agua mayor a las normas históricas, y habrá bastante movimiento de huracanes, entonces lo tenemos muy de cerca para tomar las decisiones», expresó Vargas.

Más allá de las proyecciones climáticas, lo que más le preocupa al presidente de Upanic es que, aún teniendo un invierno favorable, los agricultores se enfrentan a otros obstáculos que afectan la producción y comercio del producto. «Primero, la reforma fiscal que gravó por primera vez en la historia de Nicaragua con impuestos y que a partir de octubre y noviembre del año pasado hemos sufrido un incremento en los precios internacionales de los fertilizantes, y segundo, los insumos agrícolas que han llegado a un 40 por ciento, depende del producto».

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: