14
días
han pasado desde el arresto de nuestro gerente Juan Lorenzo Holmann, y la toma de las instalaciones. Nuestra Redacción está hoy en el exilio. ¿Vas a permitir que la dictadura se salga con la suya?

APN, 39 años de lucha por la libertad de prensa

La Asociación de Periodistas de Nicaragua (APN) nació hace 39 años bajo el fragor alarmante de una revolución que seguramente pensaba en el somocismo, porque dejó a un lado las promesas al pueblo de Nicaragua de ser un país libre de tiranía.

Fue por eso que numerosos periodistas con pensamiento democrático se alejaron de los adoctrinamientos de los 9 comandantes de la revolución, pues no querían ser voceros de los nuevos gobernantes rojinegros.

Al parecer, el código negro que fue impuesto por Somoza lo hizo suyo el frentismo y creó la nefasta Dirección de Medios de Comunicación del Ministerio del Interior (MINT), dirigido por el nada grato y mal recordado comandante Tomás Borge Martínez. Fue igual o inclusive peor que el código de Somoza.

El pueblo despertó dos años más tarde de aquel 19 de julio que lo consideró glorioso y en ese despertar popular surge como opción del periodismo libre e independiente nuestra organización periodística, Asociación de Periodistas de Nicaragua (APN).

El 19 de octubre de 1981, en el país ya oprimido por el poder férreo de la dirección del FSLN, y al darse una nueva ola de censura de prensa, muchos periodistas afiliados nuestros tuvieron que irse al exilio, algunos sufrieron cárcel y persecución y otros se vieron obligados a cerrar sus espacios noticiosos.

Ahora la APN sufre los embates de una nueva dictadura. Nuestra Asociación ha sido censurada por la Asamblea Nacional, que está dominada por el orteguismo y no es un poder legislativo independiente y democrático. Nos excluyen porque no sabemos callar, por eso impiden que nuestros agremiados reciban la Orden Rigoberto Cabezas, la máxima distinción que otorga ese poder del Estado a destacados comunicadores por su labor informativa. El régimen Ortega-Murillo le da exclusividad a sus voceros oficiosos.

En esta nueva era de censura que comenzó en el 2007, la esposa y primera dama de Daniel Ortega, doña Rosario Murillo, ha avanzado en el control de los medios de comunicación independientes, castigándolos brutalmente. Eso ocurrió desde que tomaron el poder en 2007 y ya para el 2017 la relación de ella con los medios independientes era como la del torero y el toro de lidia.

Ahora, al cumplirse los 39 años de existencia de la APN, el Covid 19 no nos ha permitido realizar eventos públicos importantes, como foros sobre libertad de expresión en condiciones de la dictadura y en el contexto de las nuevas leyes represivas que el régimen está dictando para amedrentar al periodismo independiente, como la ley de delito cibernético y la ley de agentes extranjeros.

Así está el panorama del periodismo independiente en Nicaragua, pero a pesar de todo la APN no ha claudicado ni claudicará y sigue luchando por los objetivos con los que nació: libertad de expresión, libertad de prensa y difusión del pensamiento crítico.

El autor es vicepresidente de la Asociación de Periodistas de Nicaragua (APN).

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: