14
días
han pasado desde el arresto de nuestro gerente Juan Lorenzo Holmann, y la toma de las instalaciones. Nuestra Redacción está hoy en el exilio. ¿Vas a permitir que la dictadura se salga con la suya?

Venezuela: socio de alto riesgo

Poco a poco y de forma silenciosa la base del sistema de compras de comida que hace Venezuela a Nicaragua cambió. No se renovaron los contratos de compras con los productores y los industriales para establecer precios, cuotas y plazos, como se hizo a mediados de 2007, cuando inició la transacción controlada por medio de la empresa mixta Alba de Nicaragua SA (Albanisa) y su filial Alba Alimentos de Nicaragua SA (Albalinisa).

Lucía Navas y Lucydalia Baca

Poco a poco y de forma silenciosa la base del sistema de compras de comida que hace Venezuela a Nicaragua cambió. No se renovaron los contratos de compras con los productores y los industriales para establecer precios, cuotas y plazos, como se hizo a mediados de 2007, cuando inició la transacción controlada por medio de la empresa mixta Alba de Nicaragua SA (Albanisa) y su filial Alba Alimentos de Nicaragua SA (Albalinisa).

Si bien la compra y las exportaciones siguen “fluyendo”, los empresarios locales no ocultan su preocupación en que de repente se interrumpa o suspenda definitivamente el comercio directo como consecuencia de un deterioro mayor de la economía venezolana.

Aunque, otros empresarios prefieren confiar en que los lazos políticos entre el presidente venezolano Nicolás Maduro y el nicaragüense Daniel Ortega sean lo suficientemente fuertes para preservar inalterable el acuerdo petrolero, del cual depende la capacidad de pago de productos alimenticios con los que se compensa a Venezuela por el suministro de crudo y sus derivados.

Pero inquieta, al menos a una parte de la industria cárnica, que los directivos de Albalinisa no aclaren los rumores de que hay problemas con la Corporación de Abastecimientos y Servicios Agrícolas (Casas), la compañía estatal venezolana que controla las importaciones.

La información facilitada a LA PRENSA es que el gobierno de Maduro ordenó que no se firmen compromisos de largo plazo ni de cuotas de adquisición de alimentos a Albanisa, mientras no se cuadren las cuentas con Casas.

Esta decisión es a raíz de que el Informe sobre la Situación de Compensación Financiera entre la República de Nicaragua y la República Bolivariana de Venezuela, sobre el comercio al 31 de octubre de 2012, reflejara que no coinciden el reporte que hace Albalinisa sobre envíos de carne, frijoles negros, azúcar, aceite de soya y de palma africana con los datos de Casas.

[doap_box title=”Cosep confía” box_color=”#336699″ class=”aside-box”]

Pese a la crisis económica que enfrenta Venezuela, para el presidente del Cosep, José Adán Aguerri, “desde el punto de vista político hasta ahora no existe ninguna señal que indique que habrá cambios en el esquema de cooperación que ese país mantiene con Nicaragua” desde 2007.

En cuanto a la relación comercial el Cosep está a la espera de conocer las cifras oficiales de cierre del año pasado para hacer las proyecciones para 2014.

Las exportaciones nicas a ese mercado se redujeron 7.3 por ciento en 2013, según el Centro de Trámites de las Exportaciones.

[/doap_box][doap_box title=”Cepal no ve afectación” box_color=”#336699″ class=”aside-box”]

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) estima que la economía de Venezuela crezca poco más de 1.2 por ciento en 2014. Pero esta debilidad no es factor que deba afectar la relación comercial con Nicaragua, según Juan Alberto Fuentes, director de la división de Desarrollo Económico de la Cepal.

Para Fuentes, el hecho de que “las importaciones de alimentos son directamente manejadas por el Estado venezolano” y no dependen tanto de la actividad privada, y al existir una relación política entre los gobiernos, no ve cambios inmediatos.

“Hay que tomar en cuenta que Nicaragua ha mejorado la diversificación de sus (mercados de) exportaciones… vemos un dinamismo por ese lado y no tanto por una disminución por el lado de Venezuela”, dijo.

[/doap_box][doap_box title=”Sí les pagan” box_color=”#336699″ class=”aside-box”]

Mario Amador y Jorge González, del CNPA y Canislac, respectivamente, coinciden en que la escasez de dólares que enfrenta Venezuela no afecta el pago de las exportaciones nicaragüenses, ya que el trato es con Albalinisa y hasta la fecha no han enfrentado ningún retraso en el pago.

[/doap_box]

Dicho informe recoge que deben conciliarse tres actas de compensación por alimentos equivalentes a 718.8 millones de dólares. “Aún no se ha registrado la provisión de esta compensación hasta tanto se cuente con los finiquitos y conciliaciones respectivas entre las instituciones venezolanas que reciben los productos en Venezuela con la Alba Alimentos de Nicaragua, SA”, se indica en el informe en poder de LA PRENSA.

Según el documento, Nicaragua arrastra una mora con Venezuela por 2,464.2 millones de dólares por petróleo facturado hasta el 23 de octubre de 2012. La deuda total hasta entonces sumaba 2,715.8 millones de dólares.

MATADEROS PREOCUPADOS

Enrique Moncada, directivo del matadero Nuevo Carnic SA, dice que la venta de carne a Albalinisa está normal, pese a que “no hay contratos sino que las compras se hacen cada semana, según lo que demande” Albalinisa.

Moncada espera que la situación siga normal, pero no oculta su temor de perder ese mercado: “Sería catastrófico para nosotros y el país que nos dejaran de comprar porque el 60 por ciento de los cortes selectos se los lleva Venezuela, y si nos fallara tendríamos que buscarle mercado urgente”.

El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) ha insistido, sin éxito, al gobierno de Ortega regular el comercio de Nicaragua con Venezuela a través del Tratado de Libre Comercio (TLC).

Para Moncada, de poco serviría ese TLC porque el gobierno de Maduro controla las importaciones al final. “Pero claro que nos preocupa la situación que vive Venezuela, pero pensamos que como necesitan alimentos no creo que vayan a cortarnos las compras. Además creo que hay un arreglo político entre los presidentes, pero siempre hay cierto temor a lo que pueda suceder”, expresa el industrial.

¿HASTA CUÁNDO LOS PETRODÓLARES?

En términos de fondos provenientes del acuerdo petrolero entre Caracas y Managua, el economista Adolfo Acevedo estima que el gobierno de Ortega pudo recibir unos 500 millones de dólares en 2013 en concepto de cooperación.

Los cálculos de Acevedo se basan en que si a octubre de 2013 la factura petrolera con Venezuela era 876.4 millones de dólares, para diciembre alcanzó los 1,000 millones.

Las distribuidoras de petróleo en Nicaragua pagan el ciento por ciento de la factura a Albanisa en 90 días. Pero el 50 por ciento de la factura el país lo cancela a Caracas a un plazo de 23 años, con dos de gracia y un dos por ciento de interés. Albanisa maneja el Fondo Alba, que controlan allegados de la familia de Daniel Ortega y Rosario Murillo. Dicho fondo sale del 25 por ciento de la factura. De ese 25 por ciento es que Albalinisa compra alimentos para compensar a Caracas.

Acevedo indica que tomando en cuenta que el crédito asociado al suministro de petróleo equivale al 50 por ciento de la factura total, a octubre ese crédito era de 438.2 millones de dólares y a diciembre pudo llegar a 500 millones. “Y por el momento este esquema se mantiene. Pero nadie puede predecir lo que va a pasar en Venezuela”, opina.

La duda de qué tan segura es la cooperación venezolana la refleja el Fondo Monetario Internacional (FMI) en su informe sobre el Artículo IV donde evalúa la economía y finanzas de Nicaragua del último año, en el cual piden “prudencia”.

El FMI analiza que ya “el Gobierno tuvo que absorber diversas subvenciones que dependen actualmente de la colaboración de petróleo con Venezuela y se canaliza al sector privado”, como es la incorporación del bono-salarial al Presupuesto de la República 2014. “Esto refleja una alta dependencia del petróleo de importación (el 12 por ciento del PIB) que se puede reducir de forma gradual a través del tiempo, así como la dependencia de la financiación asociada de Venezuela”, indica el FMI. Sin embargo, las autoridades respondieron confiar en que “son suficientemente estables” tanto los flujos externos, incluyendo la Inversión Extranjera Directa y cooperación oficial, así como el esquema de colaboración petrolera.

ALGUNOS ESTÁN TRANQUILOS

La industria azucarera espera que las exportaciones de azúcar a ese país crezcan hasta 53 por ciento en 2014. El sector lácteo prevé continuar enviando las 1,000 toneladas mensuales de productos como lo ha hecho en los últimos años.

Mario Amador Rivas, gerente general de la Comité Nacional de Productores de Azúcar (CNPA), estima que los envíos de azúcar al país suramericano alcancen las 200,000 toneladas (unos 4.40 millones de quintales) este año.

Según cifras del CNPA, en el 2013 Nicaragua envió unas 130,000 toneladas (unos 2.86 millones de quintales) del endulzante a su socio comercial y político.

A diferencia de la industria láctea y cárnica, el sector azucarero no estableció contratos fijos, ni cuotas, sino que los ingenios y el CNPA negocian cada año con Albalinisa el volumen de compra. “Aunque una pequeña parte se negocia directamente con (empresarios de) Venezuela”, indica Amador.

Dice que ya cerraron un contrato que garantiza la colocación de unas 110,000 toneladas de (unos 2.42 millones de quintales) durante el 2014. Además, continúan negociando para hacer efectivo otro envío que podría alcanzar hasta 90,000 toneladas adicionales (unos 1.98 millones de quintales).

La industria láctea en tanto, confía en que la relación comercial permanezca invariable. “Nosotros trabajamos con órdenes de compra… Son mil toneladas las que envía toda la industria cada mes… Las cuotas para cada empresa las asigna el Ministerio Agropecuario y Forestal (Magfor) junto a Albalinisa”, precisó el presidente de la Cámara Nicaragüense del Sector Lácteo (Canislac), Jorge González.

El también gerente general de la empresa Parmalat espera que la relación no sufra ningún cambio durante el 2014.

COMENTARIOS

  1. JDCL
    Hace 9 años

    Cuando estaba Chavez vivo, Daniel estaba ciego de admiracion y cepi
    lladas con el, por la sencilla razon del petroleo venezolano donde Da
    niel miraba una mina de oro para si mismo. Entonces rompio relacio
    nes con varios organismos internacionales con la promesa de Chavez
    que el era el Nuevo”mesias”regalon. Los que salimos bien rejodidos
    con ese cuento fuimos los nicas comprando la gasoline + cara de C.A
    El mas preocupado de todos los nicas es Daniel. Ya no puede aco
    modar cifras al gusto

  2. tachitoelmuerto
    Hace 9 años

    Ustedes todos los años “ven fracasar” las relaciones politicas y economicas con Venezuela, pues su mente podrida no les permite entender que las relaciones en el ambito socialista que es ALBA no hace calculos mercantiles, es una Alianza que va mas alla de las simples relaciones comerciales, de suerte nuestro GRUN bajo la direccion de DOS tiene excelente relaciones con todos los paises ALBA, asi que sus “oscuros deseos” no se les cumplirán ni este año ni nunca

  3. anonimo....
    Hace 9 años

    pues apoyemos a la revolucion de venezuelas …..esto se va ver mas bonito….y solo asi aprenderan a entender……

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: