14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

Gary Sánchez saludado por sus compañeros tras volarse la cerca ante los Piratas. LA PRENSA/AFP

Gary Sánchez: “Jonathan Loáisiga es un pitcher que, saludable, todos los equipos lo quisieran”

A pesar de lesiones e inconsistencias, el veterano receptor cree que aún le faltan varios capítulos a su historia en la MLB

La primera imagen que tengo de Gary Sánchez es la de un jovencito de 16 años haciendo pruebas (tryouts) en la academia de los Yankees en República Dominicana en 2009. No había que ser un profundo evaluador de prospectos para percatarse del masivo talento que tenía y para apreciar que su bate y brazo eran las herramientas más prominentes.

Quince años después, Sánchez es un jugador construido. Ahora usa barba. Y luego de diez temporadas en las Grandes Ligas, con viajes al Juego de Estrellas, jonrones y passed balls, es un veterano de 31 años que juega para los Cerveceros, quienes están de visita en Houston. Me acerco a saludarlo y le digo que recuerdo cómo bateaba de fuerte cuando joven.

“¿Como que cómo bateaba?, cómo bateo todavía”, dice a modo de riposta. “Ahorita iré a hacer BP (práctica de bateo) y mira si no bateo bien”. Y lo hace. Después de unos swings suaves para hacer contacto, comienza a desplegar su fuerza y pone contentos a fanáticos que se ha situado en las sillas detrás de la pared del jardín izquierdo del Minute Maid Park.

Realmente lo hizo muy bien. Puso varias pelotas en órbita y las metió entre los aficionados. Sigue demostrando que aún hay dinamita en su bate, aunque sus debilidades a la defensiva y lesiones en una pierna y una muñeca han bajado el valor de sus acciones. Sin embargo, no se está quejando y continúa viendo con optimismo hacia el futuro de su carrera.

En la trayectoria de Sánchez hay detalles que lo mostraron como un fenómeno en las Ligas Menores, tras ser firmado por 3 millones de dólares por los Yankees, con quienes debutó en 2015 fugazmente, antes de tronar con 20 jonrones en 53 juegos en 2016. Luego tuvo años de 33 y 34 jonrones, pero lesiones y fallas defensivas mermaron sus acciones.  

-Tuviste un bien BP, le comento al inicio.

Sí, pero esos jonrones no nos ayudan a ganar. Hay que pegarlos en los juegos. Ahí es donde valen. Pero la verdad es que me siento bien. Estoy saludable después de varios años con dificultades en ese sentido y a mis 31 años creo que todavía puedo ser útil en este nivel. Lo que me queda es seguir trabajando para mantenerme y producir en las Grandes Ligas.

¿Estás satisfechos con tu carrera?

Me habría gustado ser más consistente en varias áreas de mi juego, pero a lo mejor eso era lo que Dios tenía para mí, sin embargo, yo no me siento que vaya de salida. Creo que puedo producir todavía y en eso estoy, pensando con optimismo y con mucha fe en el futuro. Y ya veremos qué sucede, pero yo me veo todavía durante varios años más en este juego.

¿Qué es lo que más te ha afectado?

Hay varias cosas, pero sobre todo, lesiones que me quitaron tiempo de juego y me sacaron de ritmo, pero no me quejo de nada. Estoy agradecido con lo que Dios me ha dado a mí y pienso que aún me falta más por hacer. Lo fundamental es que me siento saludable y con deseos de aportar a los Cerveceros, que es el equipo que me ha dado la oportunidad.

¿Qué tanto te afectó salir de los Yankees?

Uno entiende que esto es un negocio y tal vez ellos ya no se sentían cómodos conmigo y por eso decidieron cambiarme, lo cual yo lo veo totalmente normal. Así que mi tiempo ahí es fue experiencia valiosa, pero mi concentración tiene que estar en lo que puedo hacer de ahora en adelante. Cada etapa de uno es un aprendizaje y vamos a ver qué viene aún.

¿Qué pensás de Jonathan Loáisiga?

Que es un tremendo lanzador al que todos los equipos quisieran tener, si está saludable, para el octavo o noveno episodio. Lástima que las lesiones le han quitado tiempo de juego, pero cuando tiene salud, es de los mejores relevistas que hay. Es un tipo duro de verdad y muy valiente, no le teme a nadie y tira sus pitcheos de forma agresiva. Es valiente. Es tremendo.

Deportes Jonathan Loáisiga Yanquis de Nueva York archivo

Puede interesarte

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí