14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

Zanatillo es un joven artista anónimo que protesta contra la dictadura con su arte. TOMADA DE REDES SOCIALES

Zanatillo, el artista anónimo que fustiga a la dictadura con sus canciones

Dice que la dictadura le ha robado mucho. Se presenta con capucha y sin nombre por temor a mayores represalias. El próximo 18 de marzo lanzará su creación más reciente, “Nos Pelaron”, y cuenta a DOMINGO todos los detalles.

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

Escogió el nombre Zanatillo porque se identifica con la picardía de esta ave. “Es algo muy nica”, comenta este joven de 25 años y originario de Managua que prefiere ocultar su identidad para no recibir más represalias por parte de la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, de la que asegura que ya le ha robado mucho.

Zanatillo es un músico anónimo exiliado que este próximo 18 de marzo lanzará su canción “Nos Pelaron”, una creación propia de género pop/rock mezclado con indie, en donde trata de plasmar todo lo que la dictadura le ha quitado a los nicaragüenses en los últimos seis años, desde el estallido de la crisis política en el país.

Desde la libertad, los estudios, las expresiones artísticas, las figuras como Rubén Darío y hasta la nacionalidad. El coro dice:

Ya no hay nada que pelar

No pudieron ni podrán

Pelarnos la dignidad

En el video oficial de la canción aparecen los desterrados políticos Samantha Jirón y Kevin Solís, y este podrá encontrarse en Youtube a partir del próximo lunes. La canción también se podrá oír en Spotify.

En esta entrevista, Zanatillo relata a DOMINGO los detalles sobre su canción. Tiene planeado hacer un disco de seis canciones el cual se titulará Revoluta y hablará sobre la represión, el exilio forzado y demás desgracias que han vivido los nicaragüenses con Daniel Ortega y Rosario Murillo en el poder.

¿Qué te motivó para escribir la canción Nos Pelaron?

Estaba hablando con un grupo de músicos con los que quería hacer un proyecto en ese entonces, de que a uno le habían robado y empezamos a decir: “A mí en Nicaragua me robaron la guitarra”, “a mí me pelaron tal cosa” y la cuestión es que a todos nos habían pelado algo y empezamos a hacer una canción acerca de eso. Pero el proyecto no se dio y la canción tampoco evolucionó mucho. Entonces luego como a los ocho meses retomé la idea de esa canción. Básicamente, retomé varias cosas como eso de la guitarra que casualmente es Gabriel Beteta, a él le robaron su guitarra y lo deportaron. Fue trágico para él. Y así fui retomando varios hechos que nos han pasado a todos los nicaragüenses y se van mencionando en la canción.

¿Cuál es tu intención con esta canción?

La intención sería principalmente desahogarme. Yo hago esta canción únicamente pues por una sensación de desahogo, de catarsis. Me han pasado un montón de cosas y creo que debe quedar algún registro, por lo menos una forma de expresarme.

¿Qué significa esta canción para vos?

Es una canción de resiliencia, contestataria. Estoy diciendo que nos robaron esto y lo otro, pero como buen nica, no nos vamos a quedar de brazos cruzados. Es cierto, nos robaron la guitarra, pero ahora tengo más canciones que escribir. Trata de cómo de las acciones de ellos, le damos la vuelta y es como un mensaje de resiliencia, eso es lo que estoy tratando de plantear en esta canción. En el coro digo: “No pudieron ni podrán pelarnos la dignidad”, y básicamente ese es el mensaje clave.

University students led various protests against the Ortega-Murillo regime in 2018. LA PRENSA/Archive
En 2018, Zanatillo era un joven estudiante que se unió a las protestas contra la dictadura de Daniel Ortega. ARCHIVO

¿Cómo fue el proceso de producción del video y la grabación de la canción?

En Costa Rica me está ayudando un muchacho con la producción musical, grabación, mezcla y todo eso. Lo demás lo estoy haciendo yo, que son las composiciones, los arreglos, las letras. Yo le paso una idea base a él y él hace la magia, digamos.

¿Cómo se dio el acercamiento con Samantha Jirón y Kevin Solís para que participaran en la grabación del video?

Yo vivo en Estados Unidos y aquí los conocí. Nos hicimos cercanos, muy amigos y a veces salimos. En una de las veces que salimos yo les enseñé la canción y me dijeron que querían colaborar con la canción, salir en el video. Ellos se ofrecieron y yo les dije: “creo que les cae como anillo al dedo”. Siento que un ex preso político ha vivido todas las consecuencias más graves que se puedan vivir porque todo lo que les han podido robar, se los han robado.

LEA TAMBIÉN: Bromas que salieron mal, muy mal, en Nicaragua

¿Por qué escogiste Zanatillo como tu nombre artístico?

Porque siempre me ha gustado y creo que la palabra “Zanatillo” es algo muy nica y quería algo que sonara nicaragüense y tuviera que ver con la música. Además, que el zanate es una figura con la que me puedo identificar por su picardía. Me gusta el zanate.

¿Escucharemos más canciones tuyas?

Claro. Tengo una antes de esta que se llama Suzuki Blanco y habla un poco sobre mi situación de exiliado y viene otra que también habla sobre la migración en Costa Rica, y voy a seguir sacando canciones con esta misma temática, sobre cosas que me han pasado y que me ha tocado vivir.

¿Cuándo salió tu primera canción?

El 18 de enero de 2024.

Nos Pelaron saldrá el 18 de marzo, ¿estás ocupando los días 18 de manera intencional?

Sí.

¿Vas a publicar algo para el 18 de abril?

Tendría que ponerme las pilas, pero creo que sí.

¿Qué hacías cuando estallaron las protestas en 2018?

Yo estaba estudiando y me di cuenta de la represión desde el primer momento en la UCA. Es cierto que la cuestión del Seguro Social fue un detonante, pero antes de eso fue la protesta por Indio Maíz. Yo me involucré en las protestas, fui a las marchas, estuve en la UNAN, me quedé varios días ahí y estuve apoyando a como podía. Había días en los que trabajaba y me iba nuevamente a la calle a ver en qué podía apoyar. Casi nunca me perdía una marcha.

Siempre traté de hacer protestas de otra forma, desde el arte siempre. Siempre hice canciones, pero nunca las pude grabar ni montar por el mismo temor y porque no tenía tiempo para eso. Hasta ahora que he podido grabar, producir y sacar estas canciones.

¿Pudiste terminar tus estudios?

No, no pude. Estuve a punto de terminar, pero ya por la situación política no pude. Expulsaron a un grupo de compañeros y en esa expulsión iba yo también. Lógicamente por no ser parte de la alineación sandinista.

Además de la expulsión, ¿sufriste otro tipo de represalia por tu participación en las protestas?

Directamente no. Más bien un familiar cayó preso y toda mi familia se ha visto en riesgo y todos nos hemos tenido que exiliar. Yo estuve dos años en Costa Rica. Me recibió bien el país y también ahí fue donde me junté mucho con otros artistas exiliados y ahí nace pues la idea de este proyecto. Creo que allá se siente como más viva la situación de las protestas, de vivir pensando siempre en cómo mejorar la situación de Nicaragua.

¿Cómo se vive eso en Estados Unidos?

Siento que aquí cada quien anda en su onda, trabajando. Por allá es que me encuentro a muy pocos nicaragüenses. Es diferente a Costa Rica donde la migración nicaragüense está más concentrada. Allá ni siquiera tuve muchos amigos ticos, todos mis amigos eran nicas.

¿Qué te ha robado la dictadura?

Me ha robado tiempo, estudios, familia. Me ha robado mucho. Estar lejos a veces es bueno porque la situación en Nicaragua está bien difícil, pero no de esta forma (exiliado), y sería genial para mí poder ver a mi familia y seguir viajando, conociendo el mundo, pero no es así. Esta es una migración forzada.

La Prensa Domingo Daniel Ortega Nicaragua zanatillo archivo

Puede interesarte

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí