14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

Instalaciones de la extinta Universidad Upoli. LA PRENSA

Estas son las universidades que el régimen de Ortega y Murillo ha confiscado en tres años

Dos grandes universidades que protagonizaron las protestas en contra del régimen han sido confiscadas: la Upoli y la UCA.

Desde el 13 de diciembre de 2021 el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo inició una cacería contra diversas universidades a nivel nacional, cancelando sus personerías jurídicas y “confiscando” sus bienes. Con la confiscación de la Universidad Centroamericana (UCA) la lista de expropiaciones a centros universitarios se alzó a 28 alma maters.

Catedráticos, investigadores, docentes y especialistas universitarios han expresado que el fin de estas acciones, consideradas brutales, es convertir la educación superior en un instrumento político para cercenar el pensamiento crítico del estudiantado nicaragüense.

El catedrático Ernesto Medina mencionó a LA PRENSA que el cierre de la UCA es una tragedia para Nicaragua. Considera que Nicaragua está atravesando uno de los momentos más oscuros de la historia de la educación “y nos obliga a plantearnos compromisos como nicaragüenses y ponerle fin a esta agresión contra la inteligencia”, indicó.

El 16 de agosto, la UCA informó a su comunidad universitaria que había sido acusada del delito de “funcionar como centro de terrorismo organizando grupos delincuenciales” y que suspendían de manera definitiva sus actividades académicas y administrativas.

Tratamos de averiguar sobre estas antiguas universidades privadas, pero los sitios web fueron cerrados y algunos redireccionan al sitio web de la UNAN-Managua.

Primera confiscación

La primera universidad confiscada fue la Hispanoamericana (Uhispam). Esta universidad era propiedad del empresario sandinista Leonardo Torres, casi 4,000 estudiantes fueron afectados con esta medida represiva. Diversos estudiantes de este centro de educación superior expresaron a LA PRENSA sus inquietudes luego del cierre, afirmaron que catedráticos de esta alma mater les recomendaron buscar otras universidades para continuar con sus estudios. 

El régimen le negó la salida del país a Torres, además de quitarle su pasaporte. El CNU posteriormente tomó el control de las sedes de la Uhispam con “involucramiento” de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua).

“El secretario técnico del CNU, Jaime López Lowery, quien intervino en primera instancia, informó sobre el involucramiento de diversos delegados de la UNAN-Managua y funcionarios del Consejo (CNU), para asumir la tarea de continuidad educativa, así como su compromiso de garantizar una educación de calidad a los discentes”, indicó el CNU.

Confiscaciones en 2022

En el año 2022 el régimen canceló 16 universidades en menos de dos meses. El 19 de enero de ese año canceló tres: Fundación Universidad de Mobile Latinoamérica Campus (Fumlac), Asociación Pro-Universidad de Jinotega y Asociación Pro-Universidad Agropecuaria de la Quinta Región.

El 2 de febrero la dictadura dio a conocer las otras seis cancelaciones de centros universitarios: Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli), Universidad Católica del Trópico Seco (Ucatse), Universidad Nicaragüense de Estudios Humanísticos (Uneh), Universidad Popular de Nicaragua (Uponic), Universidad Paulo Freire (UPF), Universidad Católica Agropecuaria del Trópico Seco “Francisco Luis Espinoza Pinedo”.

La antigua Universidad Politécnica de Nicaragua, ahora es conocida como Universidad Nacional Politécnica (UNP). Luego de la estatalización, los estudiantes que forman parte de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN) se reconocieron como simpatizantes del partido sandinista. Los costos presentaron una ligera reducción, los estudiantes continuaron pagando entre 25 y 30 dólares mensuales. “Es una burla y una ofensa, puesto que los propagandistas celebraron que la universidad sería gratis”, mencionaron los estudiantes.

El 3 de febrero el régimen canceló otras más: Universidad Internacional de la Florida, Universidad Estatal de Michigan, Wake Forest University, Corporación Universidad de Mobile, Universidad Particular en Ciencias del Mercado, Asociación Universidad Thomas More (UTM) y Asociación Universidad Centroamericana de Ciencias Empresariales (UCEM).

Un día después de esta noticia, la Universidad Thomas More compartió con su comunidad que se desvinculaba de la asociación que había sido publicada en La Gaceta. El comunicado señalaba que la institución se había creado hace 25 años en Nicaragua y la asociación afectada por el régimen había sido creada 11 años atrás.

Últimas universidades confiscadas

Entre marzo y julio de 2023 el régimen canceló 11 universidades. Las dos primeras confiscadas este año fueron: Universidad Juan Pablo II y Universidad Cristiana Autónoma de Nicaragua (UCAN). Posteriormente, el 14 de marzo canceló la Universidad Panamericana de Nicaragua (UPAN) y Universidad del Pacífico (UNIP). El 23 de marzo a la Universidad Rubén Darío (URD).

Continuó con estas acciones represivas el 24 de abril, confiscando la Fundación Prouniversidad Metropolitana (Unimet), Asociación Universidad del Norte de Nicaragua (UNN) y Asociación Universidad Adventista de Nicaragua (Unadenic). En julio también perjudicó a la Universidad Evangélica Nicaragüense Martin Luther King Jr (Uenic MLK) y Asociación Universidad de Occidente (UDO) y la más reciente en agosto de 2023 la Universidad Centroamericana (UCA).

Nacionales Nicaragua archivo

Puede interesarte

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí