14
días
han pasado desde el arresto de nuestro gerente Juan Lorenzo Holmann, y la toma de las instalaciones. Nuestra Redacción está hoy en el exilio. ¿Vas a permitir que la dictadura se salga con la suya?
Periodistas en León, han sufrido el cierre de sus espacios, represión, hostigamientos. LA PRENSA

Periodistas en León, han sufrido el cierre de sus espacios, represión, hostigamientos. LA PRENSA

Así sobrevive el periodismo independiente en León, bajo la sombra de un verdugo

Noticieros cerrados, comunicadores desempleados y exiliados es parte del panorama del periodismo independiente en León desde 2018, cuando estalló la crisis sociopolítica

El periodismo independiente en la ciudad de León no atraviesa su mejor momento. Noticieros cerrados, comunicadores desempleados y exiliados es parte del panorama desde el 2018, cuando estalló la crisis sociopolítica en Nicaragua.

Hacer cobertura periodística en la Ciudad Universitaria y tratar de tener una agenda política y un perfil editorial crítico al régimen representa un peligro real, las consecuencias van desde las amenazas, asedio y detenciones ilegales, hasta el despojo de equipos de trabajo. El comisionado Fidel Domínguez, jefe de la Policía de ese departamento, se encarga de que se cumpla la máxima de no cuestionar o criticar al régimen de Daniel Ortega.

Domínguez ha marcado una gran cicatriz en el tejido periodístico local, donde al menos 12 hombres y mujeres de medios de comunicación abandonaron Nicaragua; algunos directores de medios, otros reporteros locales, locutores informativos y corresponsales nacionales.

El jefe de la Policía ordenó la detención de cuatro periodistas: Álvaro Montalván (Radio Mi Voz), Leo Cárcamo y Henry Blanco, exlocutor de noticias (Radio Darío) y Leonardo Ortiz (Radio Athenas).

Los que quedan se mantienen en la ciudad luchan a diario por mantenerse en la profesión de informar a la población sobre los aspectos de interés local y nacional, pero han debido y sabido reinventarse para sobrevivir a pesar del acoso policial.

Paola Torres, una periodista sin censura 

Paola Torres Gómez ha hecho periodismo desde la radio y televisión local. Junto a otros colegas fundó el noticiero radial Sin Censura, pero el programa tuvo que cerrarse poco después de las protestas de abril 2018.

“Nosotros pagábamos un espacio a una emisora cristiana que no quiso verse afectada con un noticiero que abordaba el tema político. La dirección decidió cerrar el espacio”, cuenta Paola, quien comprendió el temor que enfrentaba el propietario de esa radio porque León también vivió un estado de sitio por la represión policial y parapolicial tras el levantamiento social.

Sin Censura estuvo al aire tres años y emitía desde la radio Metro Stereo Rosa de Sharón. En su agenda estaban las noticias de sucesos, denuncia social, economía y todo aquello que generara interés para la población, incluyendo la política.

Paola Torres, periodista de León. LA PRENSA
Paola Torres, periodista de León. LA PRENSA

“Es muy triste porque muchos periodistas decidieron no seguir abordando este tema y otros hasta dejaron el periodismo por temor. Aquellos que vivían de un anuncio o de una viñeta radial ya no pueden”, dice Paola.

Sin Censura no cerró. Para sobrevivir migró hacia una plataforma de redes sociales, crearon una página en Facebook desde donde ofrecen noticias locales.

“Tenemos más de 100 mil seguidores. Hemos tratado de mantenernos. Cuando publicamos notas locales la gente reacciona al instante, eso nos motiva a continuar porque el leonés siempre busca información”.

El cierre del radioperiódico dejó en el desempleo a sus cuatro fundadores, entre ellas Paola, quien ahora trabaja en una mueblería que se ha convertido en su principal fuente de ingreso.

“Me dedico a un emprendimiento familiar. Con mis hermanos elaboramos y restauramos muebles, es la actividad laboral más sólida que hago desde hace año y medio”, cuenta Torres.

Lea también: Periodistas del mundo exigen libertad de expresión en Nicaragua y demandan más presión contra el régimen 

Pero Paola Torres no ha renunciado al periodismo. Con total naturalidad y destreza pasa de lijar madera a posarse frente a su computadora para publicar una nota en su página de noticias. Anhela que León recupere la fuerza periodística de otros años: “Extrañamos las coberturas, cubrir hechos de corrupción y temas de denuncia. Debemos recuperar la libertad para informar y para obtener información”.

Zoom, el noticiero que desapareció de la radio

Zoom Noticioso es otro espacio radial en León que fue asfixiado económicamente, eso señala una de sus fundadoras, la periodista Tania López.

El noticiero se sostenía gracias a un contrato publicitario con la Universidad Nacional Autónoma de León que pagaba para que los estudiantes de la carrera de Comunicación hicieran sus prácticas profesionales en ese noticiero, pero a raíz de la crisis sociopolítica cambió todo.

“Ellos —la UNAN— creían que en agradecimiento no teníamos que grabar las protestas que se registraron en León y lo vieron como una traición, entonces nos quitaron la publicidad”, narra López. Quedaron sin ingresos y también amenazados.

Tania ejerce periodismo desde hace 8 años. Es la única corresponsal de un medio nacional en León. Sabe de asedios, agresiones físicas y psicológicas, a pesar de ello sigue informando.

“Ahora he podido manejar mis emociones, pero al principio hubo mucho miedo. León es una de las ciudades más peligrosas para informar, pero tenemos que seguir informando”, dice esta joven periodista quien ha decidido continuar a pesar de los riesgos.

Álvaro Montalván y Radio Mi Voz

Antes de 2018 era común escuchar por las noches la voz del periodista Álvaro Montalván. Su timbre y la fuerza de su garganta se habían vuelto particulares en las narraciones de beisbol en su emisora Radio Mi Voz, cuando el equipo de León era uno de los contendientes en el terreno.

Al abordar un taxi, al llegar a un comedor, en un billar o en una casa, las transmisiones deportivas de esa estación de radio acaparaban a una audiencia aficionada al beisbol. En la frecuencia modulada, Mi Voz se sintoniza en los 96.9, desde ahí todas las mañanas Montalván emitía un programa donde la participación ciudadana u opinión pública era la esencia de “Usted tiene la palabra”.

En ese espacio exponía la problemática cotidiana de la ciudad de León, pero ahora es parte de 10 programas de radio que se vieron obligados a cerrar luego del estallido social de abril de 2018. Hasta hoy no ha vuelto al aire.

“En este momento es imposible (regresar) porque los programas de participación ciudadana con líneas abiertas donde la información está en la opinión pública, entre quienes escuchan y quieren compartir su criterio a través de una llamada telefónica, son precisamente esos criterios opuestos a la política gubernamental que han elevado el nivel de alerta del Gobierno para evitar que lo hagás. Es difícil, sobre todo porque arriesgamos la vida y la seguridad de las personas”, expone el periodista.

Lea además: Periodista Wilih Narváez denuncia agresiones y amenazas por parte de fanático orteguista

Radio Mi Voz, al igual que otros medios locales, cerró “temporalmente” en junio de 2018 por veinte días. Pero la emisora permanece cerrada, ahí hace tres años los leoneses esperaban para pasar frente a los micrófonos a hacer públicas sus denuncias.

Las razones —expone el periodista—, fueron un atentado contra su familia, el asesinato de un familiar, la destrucción parcial del medio y su encarcelamiento. Todo ello lo llevó a exiliarse.

Álvaro Montalván fue apresado por la Policía en octubre de 2018. Desde esa fecha cuatro hombres de medios de comunicación en León han sido apresados, todos bajo la orden policial del comisionado Fidel Domínguez.

Ahora el periodista lucha no solo contra el asedio de la Policía y los ataques nocturnos perpetrados por civiles, sino contra la falta de anuncios que antes sostenían los noticieros. “Hacemos el trabajo más porque nos gusta que porque sea rentable, casi perdimos el 95 por ciento de los anunciantes”, dice.

De cuatro programas de corte informativo en esa estación radial, ahora solo funcionan dos que se producen en lugares ajenos y las entradas a la radio son esporádicas por razones de seguridad. La radio de cobertura regional perdió a ocho colaboradores y la mayoría permanece en el exilio.

Lebrón y sus cadenas informantes

Bismark Lebrón, quien ejerció periodismo en radio, es quizá de los mejores ejemplos de cómo desde las redes sociales se crea una marca periodística con amplia referencia a nivel local.

Su situación no es la mejor —reconoce—, dejó el país por amenazas contra él y su familia. Desde el exilio administra una página informativa que lleva su nombre y ahora le siguen más de 100 mil personas. Se le buscó para entrevistarlo, pero se negó a dar declaraciones para no exponer a su familia. El temor y las precauciones son necesarias y comprensibles.

Su página abarca principalmente sucesos y desde el exilio político creó una red de informantes en Nicaragua que le proveen de información e insumos como fotografías, audios y videos. Sus publicaciones siempre encabezan las actualizaciones del muro en Facebook y la publicidad del boca en boca le ha llevado a tener más popularidad. Quien habla de una noticia en un lugar público de León casi siempre refiere “Bismark Lebrón lo publicó”.

LA PRENSA contabilizó 10 páginas de periodistas que informan a través de la red social Facebook. Otras tres marcas periodísticas que antes operaban en radio migraron también a las redes sociales.

Radio Darío volvió a la casa de su fundador

Un día después de la destrucción, Radio Darío no pudo regresar a un mejor lugar, la casa de don Juan Toruño Calderón, fundador de esta emisora en 1949. Aquella casa que ahora es objeto de asedios, al igual que la del periodista y director del medio Aníbal Toruño, conserva la esencia de un hombre que transformó la radio.

Pero entre asedios y allanamientos, también ha habido detenciones a sus periodistas, asalto de equipos de trabajo, ocupación de vehículos y multas de tránsito arbitrarias contra algunos empleados.

Las voces que salen por la frecuencia de esta emisora nacen desde una habitación con paredes forradas con cortinas azules y unas mesas donde descansan los micrófonos, consolas y equipos de computadora.

Entre directores de medios, reporteros locales, locutores informativos y corresponsales nacionales, LA PRENSA contabilizó a 12 personas que dejaron el país por las crecientes amenazas. Solo cinco regresaron a Nicaragua.

Christopher Ramos, el periodista “multioficioso”

Christopher Ramos, de 30 años, ha visto como Telcor cierra medios de comunicación, y no precisamente por la crisis desatada en 2018. Hace unos siete años vio como el ente de las telecomunicaciones procedió al cierre del canal Rey TV, propiedad de un palestino que había cuestionado a un funcionario estatal en Chinandega. Ahí dio sus primeros pasos haciendo periodismo.

En 2018 laborando como asistente clínico en el Hospital Militar en Managua aceptó las corresponsalías en León del canal 100% Noticias y Radio Corporación, pero también vinieron represalias. Su casa fue allanada y la Policía le acusó de vender drogas. Además, su padre y hermana que trabajaban para el Estado fueron despedidos.

Christopher Ramos, apoya a Radio Mi Voz en León. LA PRENSA / CORTESÍA
Christopher Ramos apoya a Radio Mi Voz en León. LA PRENSA / CORTESÍA

Luego de un exilio temporal regresó al país, pero reconoce que haciendo periodismo no logra subsistir, por eso se dedica a otros oficios.

“Tengo conocimientos en enfermería que aprendí en el Hospital Militar, así que me vienen a buscar a la casa para canalizar o poner sueros, también hago manualidades y arreglos para eventos, me buscan para dar clases de inglés, y lengua y literatura, y también sé cosas de belleza”, dice.

Es un hombre multifacético, pero su vocación por informar se impone. Desde su casa apoya los noticieros de Radio Mi Voz, pero dice hay uno que otro día que debido al asedio policial no logran sacar las emisiones.

“Ellos —la Policía— llegan en la noche o madrugada y es difícil entrar a la radio y a veces perdemos las ediciones de los noticieros”, cuenta. Christopher también es de los periodistas que dejó de hacer coberturas fuera por temor a detenciones arbitrarias.

Nacionales Crisis en Nicaragua León Nicaragua periodistas régimen orteguista archivo
×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: