14
días
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD! ¡LA DICTADURA NO PUEDE
OCULTAR LA VERDAD!
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. #LibertadParaLosPresosPolíticosdeNicaragua #LibertadParaLosPresos
PolíticosdeNicaragua

“Ni mi familia sabía que iba a huir”

Gerald Hernández Roman, Times, serif”>Fuera del terreno “Ni mi familia sabía que iba a huir” Gerald Hernández Para huir de Cuba, Julio César Villalón no tuvo que abordar una balsa con agujeros, como Orlando “El Duque” Hernández asegura que lo hizo, ni tuvo que intentarlo múltiples veces como Andy Morales, quien la primera vez que […]

Gerald Hernández

Roman, Times, serif”>Fuera del terreno

“Ni mi familia sabía que iba a huir”


Gerald Hernández




Para huir de Cuba, Julio César Villalón no tuvo que abordar una balsa con agujeros, como Orlando “El Duque” Hernández asegura que lo hizo, ni tuvo que intentarlo múltiples veces como Andy Morales, quien la primera vez que escapó de la isla fue devuelto de Miami.

El lanzador derecho de 25 años contratado por los Leones, salió de Cuba hace cinco años sin atravesar tantas dificultades como muchos podrían suponer. La clave fue el silencio, ni siquiera su familia conocía sus intenciones de escapar.

Una vez fuera de la isla, firmó con los Devils Rays de Tampa Bay por la suma de 350 mil dólares y luego pasó a los Cardenales de San Luis, donde logró escalar hasta Doble A. Este año, asegura que por problemas de visa fue dejado en libertad, truncando sus sueños de llegar a las Grandes Ligas, pero se siente feliz por todo lo que ha conseguido.

¿Cómo te fue en Cuba como pelotero?

En Cuba no pude lanzar mucho tiempo, pero desde que empecé fue como abridor. Lancé en cuatro Series Nacionales y dos Copas Revolución, que es un torneo selectivo. Luego salí de Cuba ilegal, me llevaron a República Dominicana, pasé a Jamaica, después a Costa Rica y allí fue donde me firmaron los Devils Rays de Tampa Bay. Estuvo dos años con ellos y después dos más con San Luis.

¿Cómo fue que saliste de Cuba?

Una gente me fue a buscar, no puedo decir nombres para no perjudicarlos, salí junto con Miguel Pérez (compañero de equipo en León) y tres peloteros más.

¿Cómo fue que escaparon?

Unos scouts nos contactaron durante la Serie Nacional de Cuba. Nos dijeron que estaban interesados en nosotros. Luego se dio el contacto con una gente en Dominicana. Ellos tenían todos los instrumentos para sacarnos. Todo fue muy bien hecho, callados porque no se podía decir nada y por eso fue que salió bien. Llegamos rápido a Dominicana, allí nos estaba esperando un avión privado, hicimos escala a Jamaica y después pasamos a Costa Rica.

¿Fue duro tomar esa decisión?

Para mí no fue duro porque en el equipo Holguín eran comunes las deserciones, como las de Oswaldo Fernández y Alberto Hernández. Se dijo que nunca más un holguinero iba a salir. Ese último año gané 10 juegos, tuve una buena efectividad, hicieron la preselección de 120 jugadores y yo no estaba en ella a pesar de mis números. Tampoco estaba Miguel Pérez, que venía de ganar 12 juegos, entonces tomamos la determinación de irnos.

¿Quiénes sabían de tus planes?

Nadie, ni mi familia.

¿Al menos te despediste de tu familia? ¿qué hiciste ese día?

No hubo despedida. Cuando llegué a República Dominicana llamé a mi papá y mi mamá y les dije que estaba fuera, que estaba en Miami. Les tuve que mentir porque no quería que supieran donde estaba, por seguridad, y ellos me dijeron que estaba bromeando, que estaba jugando con ellos. Yo les dije que de verdad estaba en el extranjero y me creyeron cuando mi representante (Gustavo Domínguez, un cubano que vive en Los Ángeles) habló con ellos. Domínguez les explicó que estaba bien, que se despreocuparan, que todo iba a salir bien con la gracia de Dios. Y hasta el momento, me ha ido bien.

¿Qué te hace falta de Cuba?

Sólo mi familia, aunque mis padres ya han tenido la oportunidad de visitarme en Costa Rica. Mis hermanos todavía no, porque son menores.

¿Has encontrado fuera de Cuba lo que buscabas cuando te marchaste?

Hasta el momento sí. Quería jugar beisbol profesional y lo he hecho. No he jugado en Grandes Ligas, pero he estado en entrenamientos de Grandes Ligas. Satisfecho con lo que vine a hacer. Ya tengo una familia en Costa Rica.

¿Qué te ha parecido el beisbol nicaragüense?

Tenía bastante información porque en Costa Rica hay muchos nicas amigos míos que han jugado aquí y me habían hablado del beisbol fuerte que se juega en Nicaragua. También me dijeron que cuando era abierto, hubo muy buena calidad. Los fundamentos del beisbol los manejan muy bien.

×