' ¿Muertos de risa? ¡Claro que sí! 
Periscopio

¿Muertos de risa? ¡Claro que sí! 

Un filósofo que murió celebrando su propio chiste, una viuda que falleció luego de carcajearse durante más de 24 horas y un hombre que se rio hasta sufrir un infarto mientras miraba televisión. Estas y otras extrañas historias prueban que en ocasiones la risa no es una broma.



Selección del editor

Subir