La tabla de surf que se perdió en Hawái y apareció en Filipinas

Periscopio - 05.10.2020
Red surfboard

Doug Falter es un fotógrafo estadounidense que empezó a surfear a los 20 años en Florida, Estados Unidos, y luego se mudó a Hawái, paraíso del surf. Allí aprendió a surfear olas grandes y en uno de los mayores recuerdos fue que en Waimea Bay sufrió una caída en la que perdió su tabla de surf, la primera que le habían hecho a su medida.

En ese momento, su única esperanza era que algún pescador de la zona la encontrara. Lo que no se imaginaba es que la encontraría dos años después a 8,000 kilómetros de distancia, en el sur de Filipinas. En concreto, en la remota isla de Sarangani.

La historia es la siguiente: seis meses después de perder la tabla de surf en Waimea Bay, un pescador la encontró en Filipinas; 22 meses después de la pérdida, un profesor de primaria y aspirante a surfista, Giovanne Branzuela, se la compraba a su vecino por 2,000 pesos (40 dólares); como el nombre del Shaper, Lyle Carlson, se podía leer todavía en la tabla, que había cambiado el azul por el amarillo, le mandó una foto vía Facebook y este la posteó en Instagram, etiquetando a Falter.

“Cuando vi la foto no me lo podía creer, pensaba que era una broma”, explicaba el propietario original en una conversación en Zoom con medios locales. Además, explicaba que en cuanto se acaben las restricciones de viaje por el nuevo coronavirus, tiene la intención de viajar a la isla de Sarangani —y a la vecina de Balut— para recuperarla y ofrecerle una tabla de principiante a cambio al profesor, además de enseñarle a surfear. “Sería una bonita manera de cerrar la historia”, afirma mientras va publicando videos en YouTube y recaudando dinero para la escuela de Branzuela.

Sección
Periscopio