El origen de las gafas

Periscopio - 08.02.2021
El origen de las gafas, un recorrido por cada hito importante de su historia

El invento de las gafas supuso un paso crucial en la historia cultural de la humanidad. Resulta difícil de imaginar, para alguien que sufre problemas de visión, un mundo sin gafas. Sin embargo, antes del siglo XIV, los defectos en la vista, eran una limitación insalvable. El origen de las gafas revolucionó por completo la historia de la humanidad.

La falta de visión era una tragedia para quienes se dedicaban a trabajos de precisión o actividades intelectuales basadas en la lectura y la escritura, como los monjes.

Fue el estudio de la córnea humana y de los efectos de los rayos de luz en espejos y lentes, hecho por el científico árabe, Ibn al-Haytham, lo que sentó las bases para esta invención, en el siglo XI. Los monjes tradujeron sus libros al latín en el siglo XIII y creció el interés por la óptica y por sus aplicaciones.

Dos mojes franciscanos, fueron los precursores del origen de las gafas: Alejandro de la Espina y Roger Bacon, quienes hacia la mitad del siglo XIII comunicaron el secreto de la fabricación de las "piedras de lectura". Estas consistían en unas lentes semiesféricas que se usaban a modo de lupas y que constituyen el precedente de las gafas.
Pero la demanda de lentes no fue masiva sino hasta 1452, cuando Gutemberg inventó la imprenta y se produjo una revolución en la lectura de libros. Las gafas sufrieron los mayores cambios en ese momento, cuando nacieron los primeros talleres para fabricarlas.

Más de un inventor

A finales del siglo XIII, los cristalleri (artesanos que trabajaban el vidrio, considerados los primeros optometristas), esmerilaron dos lentes convexas, montadas cada una de ellas en un círculo de madera con un eje y unidas mediante un remache. ¡Ese fue el primer par de gafas!

Aunque todavía no podían ser sujetadas en la cabeza del usuario, sino que tenía que sostener el "vidrio doble" delante de sus ojos. El estadounidense Benjamín Franklin, fue el responsable de crear las primeras lentes bifocales que permitían ver de cerca y de lejos. Según los expertos, las gafas son el quinto invento más importante desde que la humanidad descubrió el fuego e inventó la rueda.

El primer cuadro de una persona con gafas fue pintado por Tomás de Módena y data del año 1352. El retrato donde aparece el Cardenal Hugo de Provenza leyendo detrás de su escritorio, está en la iglesia de San Nicolás de Treviso en Italia. Podemos decir que Italia, concretamente Murano, fue la cuna de la creación de lentes, donde se dio el origen de las gafas.

Pero hay una anécdota del emperador Nerón que dice que para ver los espectáculos de los gladiatorios, utilizaba una esmeralda para corregir su miopía. Podría ser una esmeralda incolora o un berilo y seguramente lo utilizaba más como gafas de sol que como corrector óptico. A pesar de ello, Séneca nos habla sobre una esfera de vidrio llena de agua que proporcionaba un efecto de lupa para facilitar la lectura de textos. Pero tuvimos que esperar varios siglos para poder tener unas gafas correctoras de visión.

Curiosamente, según un artículo publicado en National Geografic, el método de las patitas (primero apretando las sienes y luego sujetas a las orejas) no se difundió hasta el siglo XVIII. Fue entonces cuando las gafas, cómodas de llevar, relativamente baratas (gracias a su producción industrial) y con lentes cada vez mejor adaptados a las necesidades de cada cual, se convirtieron para muchos en un apéndice insustituible para moverse por el mundo.

Lentes de contacto

Por otra parte, siguiendo con la evolución de los lentes, podría creerse que los lentes de contacto son una creación reciente, pero fue el famoso arquitecto italiano, matemático e inventor Leonardo da Vinci quien en 1508 produjo los primeros bocetos conocidos, que sugerían que la óptica del ojo humano podría ser alterada colocando la córnea directamente en contacto con el agua.

Esta fue la base para que naciera la idea, siglos más tarde. El invento formal de los lentes de contacto modernos se le atribuye a Otto Wichterle, un químico checoslovaco quien creó el polímero HEMA en 1950 dando paso a las primeras lentes de contacto blandas. De ahí en adelante el invento solo ha sufrido mejoras.

Le puede interesar: Nuevas gafas de Oculus.

Pese a la utilidad de las gafas, algunas personas sucumben ante la vanidad y prefieren no usarlas aunque las necesiten. En esos casos, los lentes de contacto son la solución perfecta, pero este adminículo tiene algunos inconvenientes que hay que saber. En algunas personas puede causar escozor, lagrimeo excesivo y visión borrosa, sin hablar de que una mala higiene puede provocar infecciones serias en ele ojo. La pérdida de uno o ambos lentes de contacto debido a una ráfaga de viento o el lagrimeo que hace que se salgan de su lugar, es otro gran problema. No obstante, sigue siendo un gran invento.

Desde el origen de las gafas hasta las que usamos hoy en día, podemos decir que no han cambiado mucho en su forma básica, la diferencia es más una cuestión de estilo y moda. Hoy podemos encontrar infinidad de diseños, colores y formas que van de acuerdo a nuestra personalidad.

Sección
Periscopio