Cerveza espacial, ¡salud!

Periscopio - 01.06.2021
711-MAG-Periscopio1-2

De unos años a esta parte, existe una competencia que está fuera de este mundo: ser la primera marca reconocida en llevar cerveza al espacio.

En 2006, Sapporo, una marca de cervezas japonesa, creó la Space Barley. Una cerveza elaborada con semillas de cebada germinadas en la Estación Espacial Internacional, EEI, en un proyecto en colaboración con la Universidad de Okayama.

Solo se fabricaron 250 packs de 6 botellines de 33 cl. Cada pack se comercializó por 10 mil yenes (algo menos de 100 euros), y solo podía adquirirse uno por persona. A pesar de que la EEI no permite que sus astronautas tomen bebidas alcohólicas en sus viajes, se les permitió fabricar esta cerveza en condiciones de gravedad cero.

La objeción de la NASA, de llevar cervezas u otras bebidas carbonatadas al espacio ha sido debido a que “en el espacio, con la ausencia de gravedad, las burbujas de dióxido de carbono en las bebidas carbonatadas pasan por el aparato digestivo de un astronauta y pueden causar efectos adversos“, afirma la NASA.

Sin embrago, las cerveceras no pierden la ilusión de llevar su marca más allá de la Tierra. En 2018, la cervecera australiana 4 Pines desarrolló la Vostok Space Beer. Esta cerveza de estilo irlandés, seca, con aroma a café, chocolate y caramelo, contiene 5.1% de alcohol y recibió la medalla de oro en los Australian International Beer Awards.

Para ser bebida en el espacio, desarrollaron una botella con alta tecnología espacial, particularmente para ser empleada en gravedad cero. Este envase utiliza la tensión superficial para evacuar la cerveza desde el fondo de la botella hasta la boquilla, de forma similar a como funciona un tanque de combustible. Esta innovación ofrecería ventajas similares a los empaques tipo squeeze que usan los astronautas para beber sus líquidos.

La cervecera australiana trabajó durante ocho años para conseguir que su cerveza tuviese un buen sabor y estaban satisfechos con el resultado logrado. Sin embargo, no consiguieron el dinero suficiente para llevar a cabo su proyecto.

Ahora la cervecera catalana Moritz acaba de presentar Moritz Space Beer, para ser consumida en el espacio. Aparentemente ha superado los retos para que su cerveza de consumo espacial no haga daño a los astronautas o a futuros turistas espaciales, pero todavía debe esperar la aprobación de la NASA y de la Agencia Espacial Europea.

Aunque a día de hoy siguen sin respuesta por parte de ambas organizaciones, es posible que la española esté un paso más cerca de conseguirlo.

Sección
Periscopio