Matrimonios desafiantes

Del editor - 07.02.2022
matrimonio1

Por Fabián Medina

En esta edición les traemos dos historias de matrimonios. Una de ellas es la historia del primer matrimonio civil en Nicaragua. Ahora parecerá poca cosa pararse frente a un juez y firmar un compromiso matrimonial, pero en 1894 representaba todo un desafío a las costumbres de la sociedad y, principalmente, a la iglesia católica que desde la llegada de los españoles a nuestras tierras eran los únicos que podían “oficializar” la unión entre un hombre y una mujer.

El matrimonio civil, como paso previo al casamiento religioso, que era el único que se aceptaba hasta entonces, es una de las reformas que trajo la revolución liberal de José Santos Zelaya. Aunque se aprobó en la ley, no había muchos que quisieran desafiar a la sociedad que veía como una “burla” a uno de los siete sacramentos de la iglesia católica. “Los que se acojan a esta ley para unirse en matrimonio, no solo no habrá tal matrimonio, sino que vivirán en concubinato público autorizado por ella”, fustigaba entonces el vicario general y gobernador del obispado de la iglesia, presbítero Ramón Jesús Chévez.

La ausencia de candidatos que se atrevieran llevó al presidente Zelaya a prometer que celebraría con fanfarria oficial, cañonazos y ceremonia en plaza pública, a los primeros que se atrevieran. Jesús María Saballos y María Jesús Campos dieron el paso adelante, y ahí comenzó una historia de novela que le invitamos a leer en este interesante reportaje.

La otra historia de matrimonio es más reciente. Se trata de los nicaragüenses que han encontrado en Costa Rica el matrimonio igualitario que no existe en Nicaragua. Parejas del mismo sexo que, al igual que Jesús María Saballos y María Jesús Campos hace 128 años, escandalizan a buena parte de la sociedad al romper una tradición. Así es que cambia la sociedad. Es probable que, en algunos años, el matrimonio igualitario sea tan común como lo es ahora el matrimonio civil que en 1894 causó escándalo.

Sección
Del editor