Doctor Pereira

Del editor - 03.08.2020
Doctor-Pereira

Por Fabián Medina

Lo recuerdo locuaz, catrín y servicial. El doctor Alejandro Pereira era pura amabilidad. Salía desde el fondo de su clínica tan pronto uno ponía un pie en ella. “¡Fabián, justo esta mañana te iba a llamar!”, decía mientras echaba la mano sobre el hombro y me llevaba al área de espera. “Mirá, aquí está Magazine”.
Hablaba de política, se quejaba que la muchacha de anuncios de La Prensa no había llegado para renovar contrato, me preguntaba por mis hijos, o comentaba con memoria precisa algunas de mis columnas de los jueves. ¡Ya sabe, a Fabián me le hace un descuento especial!”, ordenaba a sus asistentes. Posiblemente, eso lo hacía con muchos de sus clientes, que era su estilo, pero sea como sea, a uno lo hacía sentir especial y siempre volvía a su clínica.
Pero el doctor Pereira no está en nuestra portada solo por la atención que brindaba en su clínica de optometría. Era un hombre con mucha historia. Representaba las vicisitudes del nicaragüense en estos años de guerras y conflictos.
Fue una víctima del gobierno sandinista de los años 80. Lo echaron preso sin motivo alguno, simularon su fusilamiento, exigieron 50 mil dólares para liberarlo, marchó al exilio, regresó y perdonó a sus agresores y carceleros. Pero no olvidó. Cada vez que podía contaba su historia.
Volvió a levantar su empresa, sus mismos victimarios se volvieron sus clientes, y él los recibió con la misma amabilidad que siempre dispensó a todos. “La semana pasada estuvo Lenín Cerna, por acá”, relataba. “¿Te acordás de cuando me tuviste en el Chipote?”, decía que le preguntó. “Y Lenín solo se reía”.
Por su consultorio pasaron personalidades como doña Violeta Barrios de Chamorro, el general Humberto Ortega, Daniel Ortega, Arnoldo Alemán, Enrique Bolaños, Carlos Pellas, entre otros. Es que no solo era buen narrador de historias, sino también un excelente profesional.
El doctor Pereira fue una de las víctimas tempranas de la Covid-19. Su muerte fue inesperada. Cosa de días. En esta edición presentamos un perfil homenaje que dedica Magazine a este amigo, cuya historia da para una película o una novela. Pase a leerla y verá.

Sección
Del editor