Vestidos drapeados: glamorosos, sensuales y estéticos

Tendencias - 03.05.2021

Vestidos drapeados

Los vestidos drapeados son una de las tendencias más marcadas en las pasarelas de primavera-verano 2021 y en casi todas las firmas de moda hay incluida alguna prenda que utiliza esta técnica, pero no es por casualidad.

Los vestidos drapeados fueron un éxito durante los años 90 en su versión mini, pero son tan antiguos como la toga romana. Recuerdan la sensual imagen de una mujer que sale de la cama envuelta tan solo por una sábana, sin embargo cada diseñador le imprime su propio sello de actualidad.

El drapeado crea dobleces y fruncidos en la ropa y otorga una silueta elegante de corte asimétrico que favorece mucho aquellas zonas del cuerpo a las que queremos dar protagonismo o disimular.

No importa el largo del vestido, si es para la noche o para la playa, estampado o liso, ese fruncido, aplicado estratégicamente, ayuda a estilizar la zona media del cuerpo. Además, reduce ópticamente la cintura y las caderas.

El clásico vestido drapeado es envolvente. Éste alarga la figura sin quitarle curvas y este efecto puede ir no solo en vestidos, sino en faldas y tops, incluso en accesorios como fajas y botas.

Pero conviene saber que de acuerdo a la complexión de cada mujer no es adecuado usarlo en ciertas áreas. Por ejemplo, si tiene mucho pecho o es de espalda ancha, es mejor evitar el drapeado en el top. Por el contrario, si es muy delgada y plana, colóquelo ahí sin temor. Lo mismo en la zona de las caderas.

Si lo que se quiere es disimular el vientre, lo mejor es optar por un modelo oscuro que caiga sin problemas y que no llegue hasta la cadera. Tip: un drapeado horizontal crea más volumen que uno diagonal o uno vertical.

Sección
Tendencias