14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

El 27 de junio


Recientemente he estado escribiendo una serie de artículos de opinión para LA PRENSA sobre la elección presidencial norteamericana del 5 de noviembre de este año. Hasta la fecha las encuestas señalan que Biden y Trump —los probables candidatos de los demócratas y los republicanos respectivamente— están prácticamente empatados en cuanto a respaldo popular.

Sin embargo, a seis meses de los comicios, muchas cosas pueden ocurrir que pudiesen impactar al cuadro electoral. Uno de estos eventos ocurrirá el 27 de junio. Me refiero al primer debate entre los dos candidatos. Lo pasará CNN. Sin embargo —y contrario a lo que ha ocurrido en la época moderna— las reglas del juego han sido acordadas por ambos candidatos y no por la Comisión de Debates Presidenciales, una ONG. Habrá, también, un segundo debate, esta vez el 10 de septiembre.

Ha habido debates en elecciones presidenciales desde mediados del siglo diecinueve, pero estos sólo se daban ocasionalmente y no tenían la incidencia que comenzaron a tener en 1960 cuando los debates se pasaron por primera vez por televisión. Por cierto, ambos candidatos que participaron en el debate de 1960 —John Kennedy por los demócratas y Richard Nixon por los republicanos— llegaron a ser presidentes.

Según los medios de comunicación de ese entonces, Kennedy —un senador poco conocido fuera de Massachussets, su estado natal— ganó el debate. Se proyectó como un hombre inteligente, enérgico, y que dominaba los temas importantes. Gracias al debate, Kennedy logró darse a conocer nacionalmente. Como resultado, ganó la elección, aunque por una mayoría ínfima de los votos populares: ¡equivalente a un voto por precinto electoral estadounidense!

Decenas de millones de norteamericanos suelen ver los debates. En un par de ocasiones —las elecciones de 1980 de Reagan versus Carter y la elección de 2016 de Trump versus Clinton— el número de televidentes superó 80 millones. Por el hecho de que tanto Trump como Biden han sido presidentes y que Trump, en particular, tiene una personalidad inusual para un presidente norteamericano, es probable que el debate del 27 de junio se sumará a los que han tenido más de 80 millones de televidentes. Por eso —y, desde luego, dependiendo del desempeño de los candidatos— este debate y el segundo que ha sido acordado para el 10 de septiembre tendrán un impacto grande en el resultado electoral de 2024.

Los temas que se abordarán en el debate del 27 de junio ya son conocidos. Quizás el que más pasión despierta es el de la inmigración ilegal a los Estados Unidos, principalmente a través de la frontera suroeste norteamericana. Trump acusa a Biden de no haber impedido esta inmigración de personas que, según Trump, son criminales y están convirtiendo a la Unión Americana en una república bananera. Hasta ha alegado que los varones que han cruzado la frontera “mojados” vienen armados y constituyen un ejército cuyo objetivo es conquistar a los EE.UU.

La realidad es que la inmigración ilegal a los Estados Unidos es alta. Aunque no hay un conteo oficial de los ilegales porque suelen vivir en la clandestinidad, se estima que ya hay alrededor de 17 millones de ilegales en los EE.UU. y que más de 3 millones intentaron cruzar la frontera suroeste de EE.UU. en 2023. Es más, el impacto de esta masiva inmigración ilegal ya no se está haciendo sentir sólo en estados fronterizos como Texas y California. Esto se debe a que el gobernador Abbott, de Texas, un republicano, ha enviados a miles de “sus” ilegales a ciudades distantes de la frontera como Washington, Nueva York y Chicago.

El tema de la inmigración es el más tóxico que enfrenta el presidente Biden. Es su talón de Aquiles. Por eso, el 4 de junio firmó un decreto ejecutivo ordenando que no se le continuaría dando pase a los inmigrantes que estaban presentándose en la frontera buscando asilo. Esta acción es similar a lo que estaba en un proyecto de ley que congresistas de ambos partidos habían negociado hace algunos meses. Sin embargo, Trump obligó los republicanos a engavetarlo porque él necesita contar con la crisis migratoria para triunfar en noviembre. Biden también está reduciendo el programa parole que ha permitido que cientos de miles de extranjeros entren a EE.UU. legalmente. Este programa ha favorecido a aproximadamente 71,000 nicaragüenses.

Hay, por supuesto, otros temas que incidirán en esta elección. Estos incluyen la situación económica que debería de favorecer a Biden ya que hay crecimiento económico, el desempleo está bajo y la inflación ha bajado. Temas internacionales que incidirán en los comicios incluyen el estado de relaciones de EE.UU. con China y Rusia, la situación en Ucrania y la guerra entre Israel y Hamás en el Medio Oriente. Por cierto, en los últimos meses ha estallado un rechazo sorprendente entre la juventud norteamericana al apoyo incondicional estadounidense al Estado Judío. Este fenómeno ha resultado en protestas estudiantiles en universidades, y es sorprendente porque tradicionalmente la comunidad judía estadounidense ha sido poderosa tanto en los medios de comunicación como en los centros universitarios.

Cierro con una última reflexión. Tengo décadas de estar dándole seguimiento a la política estadounidense, y nunca he visto tanta pasión entre la ciudadanía como en estos comicios. Tampoco he visto a un partido importante norteamericano tan “controlado” por su líder como lo es el partido republicano por Donald Trump. Llega hasta el punto que los líderes republicanos han cerrado filas alrededor de Trump, a pesar de que él ha sido declarado culpable por el poder judicial de varios delitos graves (felonies en inglés). Esto se debe a que ellos perciben que entre sus bases Trump es tan popular que es ¡intocable!

El autor fue embajador de Nicaragua en Washington y canciller de la República.

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí